Buscar

MUNDIARIO

El Banco Mundial predice que la economía global crecerá un 4% en 2021

Tras haber pasado los peores estragos económicos de la pandemia, el producto interno bruto (PIB) mundial subirá de 87,2 billones a 90,6 billones de dólares al final de 2021.
El Banco Mundial predice que la economía global crecerá un 4% en 2021
Mapa del crecimiento económico mundial en 2021. / Banco Mundial, Bloomberg
Mapa del crecimiento económico mundial en 2021. / Banco Mundial, Bloomberg

Luego de una profunda recesión, viene la recuperación. Ese es el ciclo natural de la economía, que también se enferma, pero hace ya casi un año lo hizo de manera sobrevenida debido al repentino estallido de la que todavía sigue en curso como la tercera pandemia más devastadora de la historia de la humanidad. El bienestar material de la civilización se vio alterado en medio de un rápido auge del desarrollo mundial con una relativa estabilidad económica que ya registraba cuatro años consecutivos de crecimiento. Pero cuando se preveía que el 2020 sería un año de más desarrollo, llegó la covid-19. 

Y es que uno de los organismos multilaterales que controla el sistema financiero internacional ha lanzado una proyección que genera grandes expectativas para la humanidad en este inicio de la tercera década del siglo XXI. El Banco Mundial pronosticó este domingo que la economía global crecerá un 4% este año, lo que elevaría el producto interno bruto (PIB) mundial de 87,2 billones a 90,6 billones de dólares (US$90.600.000.000.000).

Esto implica que un estimado de 3,4 billones de dólares generará el conjunto de todas las economías del planeta, con Estados Unidos, la Unión Europea, China, Alemania, Francia, Canadá, Japón y Reino Unido a la cabeza, para agregar esa inmensa masa de capitales al valor total de la producción de bienes y servicios de la humanidad a lo largo de este año, que es el PIB.

A esa proyección ha tenido acceso MUNDIARIO con un informe difundido por la agencia Bloomberg, citando al Banco Mundial, que como se puede observar en la imagen de este artículo, explica claramente cómo será la dinámica del crecimiento económico global en 2021.


Quizás también te interesa:

Prioridad a la producción estadounidense, otro decreto de Joe Biden


Asia

Si bien el promedio mundial de recuperación será del 4%, hay países que crecerán mucho más. Y como no podía faltar, China es uno de los privilegiados: será el país que mayor crecimiento económico tendrá en todo el planeta al final de 2021 con un 7% adicional a su PIB (por eso está ubicado en el mapa con el azul de tonalidad más oscura).

La tendencia es muy marcada también en el sudeste de Asia, cuyos países como Singapur, India e Indonesia seguirán ganando fuerza como economías emergentes gracias a su potencial para colocar materias primas y bienes muy demandados por las cadenas de producción y suministro global. Ese grupo crecerá entre un 5% y 6,5%. Japón, la tercera mayor economía del mundo, se recuperará solo un 3%. De Australia todavía no hay datos pese a que es otra economía con un buen perfil protagónico a escala mundial para el año 2025.

Europa y Medio Oriente

Al norte de Asia, Rusia tendrá una recuperación del 3%. Algunos países del Medio Oriente crecerán entre 2% y 4%, mientras que la Unión Europea crecerá un 4%, en consonancia con el promedio mundial, lo cual es un buen dato gracias a las medidas de estímulo que implementaron el Banco Central Europeo y los Gobiernos de la región inyectando grandes dosis de liquidez por 700.000 y hasta 750.000 millones de euros. Entretanto, el Reino Unido permanece en suspenso con un posible crecimiento del 4%, aunque no está del todo claro mientras persista la incertidumbre sobre el acuerdo comercial post-Brexit de Londres con la UE.

África

Llama la atención que algunos países del noreste de África crecerán entre 3% y 4%, mientras que otros del suroeste lo harán en un 2%, a excepción de Sudáfrica, que llegará incluso unos decimales por encima del 4%, otra de las grandes economías emergentes, que China busca consolidar como aliados para crear una coalición económica internacional que desplace la hegemonía de las exportaciones occidentales, principalmente las de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. 

América del Norte

Y ahora, pasando al otro lado del mundo, yendo hacia el oeste del Océano Atlántico, el líder del crecimiento económico en América será, por supuesto, Estados Unidos (la economía más grande del mundo) con un notorio 4%. Sobre Canadá aún no hay datos, pero bajando hacia el Sur, en América Latina, también habrá recuperaciones pese a los estragos sociales causados por la pandemia en esa región tan vulnerable, que sufre de extrema pobreza y desigualdad: para sorpresa de muchos, México crecerá un 5%, incluso más que EE UU, pero el grueso de la rentabilidad de las exportaciones de la región seguirá estando dominado por Washington. Sobre los países de Centroamérica, todavía no hay datos. La corrupción, la inseguridad y la migración siguen obstaculizando el crecimiento de esa región.

América del Sur

Brasil y Argentina, las dos economías más grandes de Sudamérica -pese a la crisis de inflación y devaluación que persiste en la segunda- crecerán un 4% y 5%, respectivamente. Hasta el cierre de esta nota, no se tienen datos precisos sobre posibles recuperaciones en Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Paraguay, Bolivia y Uruguay, pero en Venezuela se mantiene la expectativa negativa de una caída por el orden del -11%, aunque otros pronósticos más atrevidos de firmas financieras con sede en Nueva York apuntan a un posible crecimiento económico del 4% en el PIB venezolano, pero solo como un ajuste técnico de corrección, que no será meramente perceptible por la población de ese país, puesto que aún hay hiperinflación (2.500%) -la más alta del mundo- y está en curso una dolarización desordenada (la cual arropa el 70% de las transacciones diarias) que ha destruido el valor de la moneda local; el bolívar. 

Así es como el sistema mediante el cual la humanidad sostiene su dinámica social, de desarrollo, producción, trabajo y subsistencia, que es esa compleja máquina llamada economía mundial, se comportará en un año donde todas las apuestas y las esperanzas están puestas en una recuperación que beneficie a las economías más pujantes del planeta, que a su vez son las responsables de crear el flujo de mercancías que retroalimentan el enorme ciclo de distribución de productos, bienes y servicios a escala global. @mundiario