El Banco de Inglaterra recorta al 0,25% los tipos de interés ante el 'shock' financiero del Covid-19

banco
Sede del Banco de Inglaterra en Londres.
Esta medida deja entrever que la política económica del gobierno del primer ministro británico Boris Johnson se centrará en inyectar liquidez y estímulos fiscales.
El Banco de Inglaterra recorta al 0,25% los tipos de interés ante el 'shock' financiero del Covid-19

La principal entidad financiera del Reino Unido y que, además, es uno de los filtros y almacenes más importantes en la circulación del capital en Europa, así como el que proviene de otras latitudes, también ha decidido protegerse ante la crisis del coronavirus, y más aun, proteger a la economía británica. 

Y es que el Banco de Inglaterra (BoE, en sus siglas en inglés) ha adoptado este miércoles una medida de emergencia similar a la que ejecutó su homólogo estadounidense, la Reserva Federal, con el objetivo de paliar la crisis financiera desatada por el coronavirus. En una reunión extraordinaria, su Comité de Política Monetaria ha anunciado un recorte de emergencia de medio punto del tipo de interés al que presta al sistema financiero británico, del 0,75% actual al 0,25%. Esta medida implica en que el costo de los préstamos y créditos en libras esterlinas será un 0,50% más barato. De hecho, la banca privada y pública de Inglaterra podrá recibir créditos del Banco Central a esa nueva tasa, lo que le daría un mayor margen de maniobra a las entidades para obtener rentabilidades mucho más amplias con cada crédito otorgado a sus clientes bajo el estímulo de un tipo de interés bajo y accesible.

"Todos ustedes vivieron la pasada crisis. Entonces el sistema financiero era el núcleo del problema, hoy queremos que sea parte de la solución”, ha dicho el actual gobernador, Mark Carney, quien está punto de entregar este mismo mes el mando de la institución monetaria a su sucesor, Andrew Bailey. Ambos han decidido comparecer conjuntamente para explicar el nuevo paquete de medidas del BoE y transmitir una imagen de fortaleza y corresponsabilidad en medio del contexto de incertidumbre que ya venía dominando la escena pública en Reino Unido tras su salida de la Unión Europea, y ahora, con la expansión del coronavirus en su territorio.

“La situación actual debería ser temporal, y queremos asegurarnos de que su impacto en la economía sea también temporal”, ha dicho Carney. Esta situación denota que la política económica del gobierno del primer ministro británico Boris Johnson se centrará en inyectar liquidez y estímulos fiscales en la economía del país para contener a tiempo el efecto expansivo de la recesión causada por pandemia, lo que les daría a las empresas un margen de recuperación mucho más holgado cuando escampe la tormenta. 

El gobernador monetario explicó todas las ayudas que el BoE piensa desplegar para facilitar ayudas y líneas de crédito a las pequeñas y medianas empresas. Estas podrían consistir en planes crediticios a tasas preferenciales y términos de pago flexibles con cláusulas de reestructuración y amortización en los contratos de cada préstamo.

La autoridad monetaria británica ha anunciado un nuevo Term Funding (Financiación Temporal) por un valor de 114.000 millones de euros, similar al que el BoE lanzó en 2016. De esta forma, con ese presupuesto podría ser financiado un nuevo esquema de inyección de capital progresivo a todas las empresas que requieran ayuda urgente para revertir sus déficits financieros originados por la recesión laboral, comercial y económica que ha causado la crisis sanitaria. 

La finalidad de esta medida es proporcionar a las entidades financieras fondos a un interés similar al que aplican a los depósitos de sus clientes, es decir, tasas más bajas con 0,1% o 0,2% menos en el importe total. 

Pero según analistas, el principal problema al que se enfrentan bancos y entidades de ahorro cuando el BoE reduce drásticamente el precio del dinero es la retirada de depósitos, porque el interés que pueden ofrecer ya no compensa a los usuarios y estos se ven motivados a sacar sus ahorros de la banca para no tener que destinar más ingresos al pago de intereses más caros, lo que a su vez afecta su capacidad de ahorro. @mundiario

El Banco de Inglaterra recorta al 0,25% los tipos de interés ante el 'shock' financiero del Covid-19
Comentarios