Buscar

MUNDIARIO

El Banco de España propone un fondo de reconstrucción que permita comprar deuda pública

La UE necesita que haya una acción rápida y suficiente ante la pandemia. Las respuestas hasta ahora han sido efectivas a corto plazo.
El Banco de España propone un fondo de reconstrucción que permita comprar deuda pública
Sede del Banco de España / NTN24.
Sede del Banco de España / NTN24.

La economía europea se mantiene a la expectativa de lo que pueda suceder con el delicado equilibrio de la estructura de capitales de la eurozona. Es por ello que desde España se posiciona la perspectiva de reconstruir el producto interno bruto (PIB) de la UE mediante la compra de activos que respalden la liquidez de los capitales que se mueven en torno al epicentro de generación del financiamiento que se distribuye en todo el bloque; concentrado en el Banco Central Europeo (BCE). El Banco de España ha vuelto a hacer un importante planteamiento para la recuperación de la UE en el período post-pandemia.

Es por ello que el ente administrador monetario español ha entrado de lleno en el debate europeo con la propuesta de un fondo de recuperación. Se compone de dos elementos clave: una de inversiones públicas como el acuerdo francoalemán. Este punto clave implica que se creará un mecanismo de crédito a largo plazo para captar flujos de capital que genere inversión pública interna no solo desde el Gobierno, sino también desde los grandes tenedores de fondos públicos y bonos de deuda en los países potencia de la UE.


Quizás también te interese:

Banco de España: Las condiciones laborales de los jóvenes eran malas antes de la pandemia

La otra consiste, y ahí radica la novedad, en un brazo inversor que pueda hacer compras de deuda pública de países en dificultades durante tiempo. Se trata entonces de una adquisición de la emisión de los títulos de deuda pagadera a largo plazo con los que se financiarán los Estados para inyectar liquidez que reanime el consumo, la actividad empresarial, la recaudación de impuestos y la inversión pública estable. Además, el programa admite que haya una condicionalidad, es decir, que los países tengan que cumplir con reformas a cambio de las ayudas.

Esas reformas podrían basarse en la reestructuración de la deuda externa de esos países, una modificación en sus sistemas fiscales y también en una importante reducción del gasto público para evitar que estallen los déficits fiscales. esas condiciones deberán estar a favor del crecimiento económico general del bloque. El fondo debería estar dotado con una cifra entre uno y 1,5 billones de euros. Ese es el monto inicial que bosquejaban los Estados miembros y sus líderes para construir el proceso de distribución de las rentas mediante un sistema de transferencias directas que brinde liquidez de emergencia.

La UE necesita que haya una acción rápida y suficiente ante la pandemia. Las respuestas hasta ahora han sido efectivas a corto plazo. Sin embargo, la crisis causada por la Covid-19 ha dejado en evidencia que faltan instrumentos comunes con los que hacer frente a los retos que pueden vislumbrarse en un horizonte próximo. “Se encuentran en riesgo sus principales aspiraciones de prosperidad económica y cohesión social”, sostiene el papel del Banco de España.

Esta declaración de la autoridad monetaria deja entrever que el consumo y la estabilidad socioeconómico de las poblaciones de las naciones europeas podría entrar en una nueva fase en la que se resienta de forma prolongada mientras dura el proceso de regeneración de los circuitos de capital.

Una vez se pide el Mede (Mecanismo de Rescate Europeo) y se aplica una condicionalidad, el país puede beneficiarse de estas compras si el consejo del BCE lo aprueba. Por lo tanto, España tendrá la ventaja de ser uno de los primeros Estados en ejecutar adquisiciones con contratos en términos flexibles.

El principal inconveniente de este sistema es que los países quieren evitar que les impongan desde fuera un paquete de ajustes y reformas, puesto que las naciones periféricas del sistema centralizado en el eje Bruselas-París-Berlín no cuentan con la capacidad y solvencia necesarias para implementar el programa de ajustes. @mundiario