Buscar

MUNDIARIO

El Banco de España prevé una caída del PIB de hasta 15,1% si hay un rebrote del virus

El organismo regulador afirma que el año que viene la economía debería rebotar a “una tasa bastante “robusta” —entre un 7,7% y un 9,1%.
El Banco de España prevé una caída del PIB de hasta 15,1% si hay un rebrote del virus
Sede del Banco de España / libremercado.com
Sede del Banco de España / libremercado.com

La tendencia de la economía española sigue siendo regresiva y recesiva. La crisis no da tregua. El sistema de vida en el país ha sido completamente trastocado por el impacto del confinamiento en el ritmo cotidiano de la actividad económica y comercial, lo que ha traído consigo una caída histórica del consumo y, por ende, un desplome en la generación de las rentas que alimentan todo el tejido empresarial y socioeconómico nacional, en ese preciso orden. El Banco de España no le teme a la inflación, sino a un rebrote del coronavirus, como el detonante de una recesión mucho mayor que la que ya toca a la puerta.

Y es que la máxima autoridad monetaria ha agregado dígitos a su previsión de hundimiento del PIB (producto interno bruto) en este 2020 marcado por la crisis del coronavirus. Todas las proyecciones indican que no será la escalada de precios, sino la caída del consumo por una nueva ola de contagios, lo que retrotraerá el valor de la economía nacional en un peligroso -15%, que se traduce en una pérdida de 210.000 millones de dólares. Esa contracción llevaría el PIB español de 1,4 billones a 1,19 billones de dólares.

Hace un mes y medio, aún no se preveía el impacto del confinamiento en la economía a largo plazo y tampoco se tenía bosquejado el plan de desescalada. En ese momento, el supervisor proyectaba un desplome económico de entre el 6,6% y el 13,6%, este lunes sus técnicos han reducido el rango a entre el 9% y el 11,6%, aunque con una salvedad: un escenario extremo que llevaría el desplome hasta el 15,1%.

El lado positivo perfila una reducción de la brecha de contracción en 3%, pero un disparo en la propagación de la Covid-19 desactivaría todos los mecanismos de la desescalada y colocaría a España nuevamente en un confinamiento que la haría perder el 15% de su economía, lo que se reflejaría en una pérdida de entre 1.000 y 5.000 millones de euros para el sector empresarial.

Eso significa que la economía retrocederá en un solo ejercicio tanto como en toda la Gran Recesión, cuando en seis años se perdieron nueve puntos y medio del PIB. Es decir, solo un año le tomaría a España perder el 9,5% de su PIB (129.000 millones de euros), cuando en la crisis de 2009 le llevó contraerse al mismo nivel hasta 2015.

El Banco de España afirma que el año que viene la economía debería rebotar a “una tasa bastante “robusta” —entre un 7,7% y un 9,1%, salvo en el escenario de cola, en el que se quedaría en el 6,9%—, con una recuperación completa de todo lo perdido que, en el caso más optimista, se produciría en 2022 y en el más pesimista, como muy pronto, en 2023”.

Aquí se evidencia que la economía española tiene un comportamiento de inflación y deflación, no de sus precios, sino de sus rentas acumuladas como porcentaje del PIB, pues se contrae y se vuelve a expandir en un ciclo de permanente estimulación y debilitamiento.  

“En el mejor de los casos, la persistencia de la crisis será relativamente elevada y la uve de la recuperación, bastante asimétrica”, apuntan desde la Dirección General de Economía y Estadística del supervisor. “La caída va a ser muy grande y es bastante probable que en 2022 ni siquiera hayamos recuperado el nivel previo a la crisis. Nos va a llevar un tiempo”, acota el organismo.

El ente insiste en que se producirá una recuperación en forma de V, tal como lo proyectó la ministra de Economía, Nadia Calviño, la semana pasada. Al menos, esa es la esperanza de todo el país, pues cualquier elemento de volatilidad podría restarle grados de elevación al lado ascendente de la V.

Con las medidas de apoyo a la economía y de sostenimiento del empleo y del tejido empresarial a todo vapor tanto en España como en el resto de la eurozona, la deuda de todas las Administraciones Públicas se irá a un acumulado de entre el 114% y el 119% del PIB este año para bajar levemente hasta entre el 112% y el 116% en 2021. @mundiario