Buscar

MUNDIARIO

El Banco de España pide que tener un ERTE pueda ser compatible con otro trabajo

El Banco Central español señala también que “la movilidad de los empleados más perjudicados por la crisis es en general escasa, especialmente en la hostelería y el comercio".
El Banco de España pide que tener un ERTE pueda ser compatible con otro trabajo
El gobernador del Banco de España / hispanidad.com
El gobernador del Banco de España / hispanidad.com

La urgencia socioeconómica crece en España y ahora ha sido focalizado como un problema de seguridad nacional que podría afectar la estabilidad de la población ante el shock económico de la pandemia de coronavirus. Los españoles se han reincorporado poco a poco a sus actividades económicas, comerciales y laborales, pero la incertidumbre no cesa. 

Cada familia y ciudadano trata de diversificar sus ingresos en medio de un contexto de absoluta recesión en la demanda y en las cotizaciones de los servicios y productos que hasta antes de la pandemia sostenían casi la totalidad de la economía nacional. Hoy, los sectores esenciales son los que dominan el mercado; tales como: alimentación, salud, farmacia y telecomunicaciones. 


Quizás también te interese: 

La pandemia económica y social: urge un gran acuerdo nacional


El impacto de la crisis en la industria es innegable y es en ese sector donde más se han registrado casos de ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo). Es por ello que el Banco de España ha manifestado este martes que la política económica debería favorecer la formación de los trabajadores afectados por ese mecanismo que las empresas han implementado para exonerarse de los pagos de salarios y trasladar esa carga fiscal al Estado, que corre con los gastos de las remuneraciones mensuales de cada empleado insertado en ese esquema laboral de contingencia. 

El organismo supervisor monetario ha dejado claro que los ERTE deben, bajo determinadas condiciones, permitir a los trabajadores compaginar sus suspensiones laborales y ese expediente con trabajados simultáneos en otros sectores o empresas. 

De esta forma, el ente posiciona su política de diversificación socioconómica como una estrategia fundamental para solucionar progresivamente la crisis, reanimar el consumo, mantener a flote la economía y acelerar así la entrada en el proceso de recuperación de la tan esperada curva en V que muchos expertos han vaticinado para la economía española durante la era post-pandemia. 

En su informe anual publicado este martes, basado en el análisis de la crisis del coronavirus, el BdE argumenta que existe una “notable incertidumbre” sobre el porcentaje de empleados en el régimen del ERTE (casi 2 millones al cierre de junio) que podrá recuperar su empleo. La realidad es que no se sabe a ciencia cierta si todos los trabajadores insertados en ese esquema podrán volver a formar parte de las nóminas de las empresas que se acogieron al ERTE por contracción financiera, operativa y comercial producto del confinamiento. 

El Banco Central español señala también que “la movilidad de los empleados más perjudicados por la crisis es en general escasa, especialmente en la hostelería y el comercio, y que convendría no retrasar una posible reasignación de trabajadores de previsión de un eventual repunte de la destrucción de empleo en los próximos meses”.

Esto implica que para el organismo es indispensable que se reinserten todos los trabajadores que se pueda para que así ya exista una franja socioeconómica reagrupada en el sistema, de tal forma que la pobreza de ingresos y la austeridad socioeconómica golpee a menos personas, aunque sea un flagelo inevitable del que los grupos más vulnerables no podrán librarse ante la agresividad de la crisis económica desatada por la pandemia. @mundiario