Buscar

MUNDIARIO

El Banco de España contradice a la banca al ver positivos los tipos de interés bajos

El gobernador Hernández de Cos defiende que los tipos de interés bajos favorecen a las entidades financieras y advierte de que la morosidad desciende por las tasas negativas. En general, los bancos desean trabajar con márgenes más altos para recuperar su negocio tradicional.

El Banco de España contradice a la banca al ver positivos los tipos de interés bajos
Pablo Hernández de Cos. / Mundiario
Pablo Hernández de Cos. / Mundiario

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

El gobernador del Banco de España no se corta y contradice a la banca al ver positivos los tipos de interés bajos. Durante su intervención en el XXXVII Curso de Economía que la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) organiza en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. El gobernador Pablo Hernández de Cos defendió que los tipos de interés bajos favorecen a las entidades financieras y advirtió de que la morosidad desciende por las tasas negativas. En general, los bancos desean trabajar con márgenes más altos para recuperar su negocio tradicional. Son conocidas sus quejas ante los tipos de interés negativos, a los que atribuyen su escasa o a veces nula rentabilidad.

Desde la plaza de Cibeles las cosas se ven justo al revés. "En el Banco Central Europeo -explicó el gobernador del Banco de España- hemos estudiado las consecuencias que tienen los bajos tipos de interés. En su conjunto, el efecto neto es positivo para los bancos. Si bien es cierto que reducen el margen financiero de las entidades, también favorecen que los créditos crezcan más de lo que lo harían en otra situación, algo bueno para los bancos, y mejora la capacidad de pago de los clientes, lo que reduce la morosidad, uno de sus grandes problemas históricos, y permite que puedan vender carteras de activos dañados".

Hernández de Cos también se ha referido a la necesidad de que las entidades refuercen sus criterios de concesión de créditos para moderar el significativo crecimiento de la morosidad que se está observando. Previamente, el gobernador había señalado “el número elevado de procesos judiciales en los que se cuestionaban ciertas condiciones contractuales de sus operaciones hipotecarias”, como una consecuencia no deseada de la fiebre de concesiones de los años anteriores a la crisis, consecuencia que ha dañado la reputación de la banca y contribuido a reducir su margen de beneficio por el alto importe de las indemnizaciones. En ese sentido, Hernández de Cos se ha mostrado optimista ante la aprobación de la nueva ley hipotecaría, ya que mejora la seguridad jurídica de los créditos y “obliga a asegurarnos de que los potenciales clientes conozcan todas las cláusulas que firman”.

También hubo discurso político en la intervención de Hernández de Cos en la UIMP. Los partidos deben aprender a manejarse en el nuevo marco de fragmentación parlamentaria que se ha producido tras las recientes elecciones generales, “para que no conduzca a una parálisis”. Así lo ha advertido el gobernador del Banco de España. En su opinión, esa fragmentación “está aquí para quedarse” y la falta de capacidad para gestionarla que han demostrado los diferentes partidos ha contribuido a frenar las reformas estructurales y la corrección de los desequilibrios que el país necesita. 

Durante su intervención, Hernández de Cos ha señalado la mejora del sistema financiero español con respecto a los años más duros de la crisis, pero ha subrayado también las debilidades que debe continuar superando en los próximos años, como una tasa de paro todavía superior en cinco puntos a la registrada en 2008 o “la posibilidad de que los precios de los activos experimenten un ajuste a la baja como consecuencia de un incremento de las primas de riesgo”, que podría venir determinada por la ralentización económica y la incertidumbre geopolítica, con especial énfasis en algunos países de la zona euro, como Italia o Alemania, sin contar con el riesgo creciente de un Brexit duro. Con todo, el Banco de España confía en que el PIB español “seguirá creciendo por encima de su potencial”, aunque se espera una cierta desaceleración.

A vueltas de nuevo con el salario mínimo

De nuevo, Hernández de Cos ha explicado la postura del Banco de España sobre la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), precisando que el último informe publicado el pasado mes de febrero “analizaba cuál podía haber sido el impacto del SMI de enero de 2017, que fue del 8%. Y los resultados fueron que los efectos habían sido reducidos, porque el conjunto de trabajadores afectados era relativamente limitado, pero con efectos significativos entre algunos colectivos, como los jóvenes y los mayores de 50 años”.

En lo referente a la última subida del SMI, anunció que la institución volverá a hacer un análisis “cuando tengamos los datos que estimamos necesarios”, lo que no ocurrirá antes del año que viene. “Si los efectos han sido más reducidos de lo que estimamos, lo publicaremos con absoluta transparencia”, anunció.

BME considera un error poner un impuesto a las transacciones financieras

Por su parte, el consejero delegado de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Javier Hernani Burzako, cree que "es evidente que es un error poner un impuesto a las transacciones financieras”. La posibilidad de que el nuevo Ejecutivo socialista termine imponiendo un impuesto sobre las transacciones financieras -lo que se conoce como Tasa Tobin- ha sido calificada como “un error evidente” por Javier Hernani durante su intervención el el curso de economía organizado por la APIE con el patrocinio del BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

A juicio de Javier Hernani, dicho impuesto colocaría al mercado español en una posición competitiva peor que la de los países de su entorno, “y no estamos para que ningún sector de la economía española esté así”. Además, Hernani ha apuntado que una tasa de ese tipo sólo tendría sentido si se implantara a nivel europeo, ya que el cobro de operaciones en la que estuvieran implicadas varios países plantearía serias dificultades. @mundiario