Buscar

MUNDIARIO

El Banco de España da por perdidos 60.613 millones del rescate, sin autocrítica

La institución de la que es responsable Luis María Linde pasa de asumir responsabilidades en las pérdidas que ya habían sido anticipadas por el Tribunal de Cuentas.

El Banco de España da por perdidos 60.613 millones del rescate, sin autocrítica
Luis María Linde, gobernador del Banco de España. / Twitter
Luis María Linde, gobernador del Banco de España. / Twitter

España ha estimado que la parte del rescate financiero que no logrará recuperar asciende hasta los 60.613 millones de euros. La cifra es bastante parecida a la compartida por el Tribunal de Cuentas, que recientemente calculaba que la institución perdería unos 60.718 millones de euros, es decir, 105 millones más de lo que al final resultó siendo la cifra. Eso representa que se perderá hasta el 80% del dinero invertido en sanear las Cajas de Ahorros, las cuales recibieron ayudas públicas por un valor de más de 76.410 millones de euros.

El Banco de España presentó un informe que consta de hasta 257 páginas en el que hace una revista no solo del rescate sino de los prolegómenos, lo cual catalizó la quiebra del sistema, y detalla el panorama de hoy en día. El texto intenta aclarar el papel del regulador en el proceso, debido en especial al cuestionamiento al que ha sido sometido y a la apertura de la Comisión de Investigación que promoverá el Congreso.

Como sea, el documento apenas brinda detalles sobre el tipo de intervenciones que llevó a cabo el banco, en el que se refleja un fuerte trabajo regulatorio y en el que se le pone foco a la carencia de instrumentos para proceder de otra forma. El repaso histórico es extendo, por la introducción de continuos cambios regulatorios que se fueron implementando a medida que la crisis aumentaba.

De igual forma, hay varios capítulos relativos al contexto económico, a la imprevisible dureza de la coyuntura y a que la situación se recrudeció superando la previsión de varios organismos internacionales. "Puede plantearse la pregunta de si se podría haber actuado de forma más enérgica", presenta el banco para justificar su proceder, pues no había una regulación que les permitiera actuar de otra forma.

En su balance, el despacho de Luis María Linde, gobernador de este banco, presume que cuando se desató la crisis en 2007, el sistema español funcionó mejor que el de los vecinos gracias al tipo de supervición que ejerció la institución. El recrudecimiento de la crisis, asegura Linda, se debió al deterioro de la solvencia de los bancos. Al momento de valorar el papel de la entidad en cuestiones de supervisión, el banco revela que "los instrumentos supervisores que se habían desarrollado hasta entonces [...]  resultaron insuficientes, evidenciándose, las vulnerabilidades acumuladas. Todo ello, además, en un contexto en el que la arquitectura institucional de la zona del euro era incompleta. En este sentido, la crisis ha revelado importantes enseñanzas en relación con la regulación y la supervisión financieras, que afectan tanto al ámbito internacional, como al nacional", según cita eldiario.es al informe.

En el plano internacional, el equipo de Linde concluye que la regulación estaba incompleta y que se necesitó hacer una aproximación más tranfronteriza.

Respecto a la evaluación de lo sucedido en España, el banco defiende que "la crisis ha puesto de manifiesto la importancia de impulsar un patrón de crecimiento más equilibrado y sostenible a largo plazo", y luego vuelve a pedir reformas estructurales a fin de proteger la economía del país.

Posteriormente, se refiere al tratamiento que se hizo para fusionar a las cajas, que fue el mejor trabajo posible considerando las normativas de la época.

Las estadísticas del banco reflejan intrínsecamente la crisis del sistema financiero, y eso se aclara considerando que el informe se firmó antes de que el Banco Popular fuera intervenido y vendido por un euro.

De 45 organizaciones financieras el número se ha reducido a 9, tras la desaparición del Popular. El sector contaba con 45.667 oficinas y a día de hoy tiene 31.000. De 270.000 empleados se cayó a 197.000 en 2015.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.