Buscar

MUNDIARIO

El Banco de España insta al sector a prestar con flexibilidad por los avales del Estado

El organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco, pide a los bancos españoles que hagan uso de la flexibilidad contable.
El Banco de España insta al sector a prestar con flexibilidad por los avales del Estado
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos / okdiario.com
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos / okdiario.com

El sector financiero español, uno de los que más euros demanda y moviliza en toda la Unión Europea, está en una situación comprometedora, pues la inmovilidad económica y social causada por la pandemia de coronavirus, deja a los bancos sin retornos de capital y captación de dividendos. Y en un momento histórico en el que las empresas del país buscan sobrevivir y mantener sus finanzas a flote sin incurrir en déficits comerciales y financieros que las lleven a la bancarrota, el sector bancario nacional tiene en sus manos la oportunidad de inyectar estímulos al sector privado a partir de una política crediticia flexible en un sistema ganar-ganar tanto para la banca como para el conglomerado empresarial.

Y es que el Banco de España se pronunció este lunes para animar e instar a las entidades financieras a otorgar préstamos aprovechando los avales públicos aprobados por el Gobierno y que los supervisores se muestran más abiertos y liberales en sus exigencias contables, pero advierte que "no debe abandonarse la adecuada identificación del deterioro de las operaciones y la estimación razonable de la cobertura por riesgo de crédito".

Este es un claro mensaje de la máxima autoridad monetaria española, cuyo trasfondo implica que aunque el país se encuentre en una emergencia social y económica, los capitales no deben dirigirse hacia zonas o agentes de alto riesgo por mera premura de mantener activa la maquinaria financiera. La intención del Banco de España es que los bancos inyecten capital proveniente de la liquidez emitida desde el BCE en forma de créditos flexibles, sostenibles y con bajos pagos por primas de riesgo a modo de garantía mínima de una rentabilidad aceptable con porcentajes viables.

El organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco, pide a los bancos españoles que hagan uso de la flexibilidad contable que permite no utilizar "de forma automática los indicadores e hipótesis que, si bien pueden resultar razonables en situaciones normales, pueden no serlo en circunstancias excepcionales" como la provocada por la extensión de la pandemia.

De esta forma, el ente administrador del euro en España exhorta a los bancos a no saturar de deuda privada la economía mediante la formación de una burbuja crediticia que corra el riesgo de explotar en esta pandemia por la alta acumulación de riesgos y pagos de primas con bajos índices de rentabilidad. 

Y especifica también que "se pueden ahorrar provisiones porque no tienen que clasificarse automáticamente en revisión (en vigencia especial, como se denomina técnicamente) las operaciones que estén vencidas en más de 30 días, siempre y cuando no hayan experimentado un incremento significativo en su riesgo de crédito. En situaciones normales, los importes vencidos con más de 30 días son una presunción refutable" para la clasificación de vigencia especial.

Es decir, los bancos podrán otorgar préstamos siempre y cuando las primas de riesgo de las empresas no hayan sobrepasado los límites del 30% y el período de 30 días de facturas sin pagar a proveedores u otros acreedores. @mundiario