Buscar

MUNDIARIO

El Banco de España alerta de que una desescalada prematura puede afectar al empleo

La autoridad monetaria señala que "la demanda no repuntará si los consumidores percibieran un nivel elevado de riesgo sanitario".
El Banco de España alerta de que una desescalada prematura puede afectar al empleo
Sede del Banco de España / bancaynegocios.com
Sede del Banco de España / bancaynegocios.com

El desempleo es ahora el mayor enemigo de España. Además de la crisis fiscal, la administración abrupta, desmesurada y liberalizada del plan de reactivación de la economía y la vida nacional, podrían jugar en contra del objetivo del Gobierno de revertir la ola de desempleo que atizó la pandemia de coronavirus al dejar a más de 900.000 españoles sin trabajo y sin ingresos.

Y es que el mercado laboral de las provincias que comenzaron antes a salir del confinamiento ha tenido un comportamiento mejor que el de las que tardaron más. El empleo se ha reactivado con mayor velocidad y un mayor ritmo en el flujo de circulación de rentas en las zonas incluidas en las fases 1 y 2 de la desescalada. Así lo concluye el Banco de España en un artículo divulgado este viernes, en el que, por ejemplo, apunta que en “las provincias que pasaron a la fase uno de la desescalada el 11 de mayo la salida de trabajadores de ERTE ha sido más rápida”.


Quizás también te interese:

Sánchez busca impedir otra ola de desempleo y dice que los ERTE "están para quedarse"


Esto implica que el régimen laboral condicionante con la cobertura del salario por cuenta del gasto público del Estado, tardará más en desactivarse en aquellas regiones más adentradas del país que no hayan sido reinsertadas en la dinámica comercial y empresarial de las reactivaciones contempladas en las primeras fases de la desescalada o desconfinamiento de la economía.  

No obstante, los economistas del regulador se muestran prudentes y advierten en la conclusión final que “no se puede descartar que una desescalada prematura resulte en una menor recuperación del empleo a corto plazo o, incluso, a medio plazo”.

Uno de los motivos por los que señala el Banco de España que “una desescalada con prisas puede acabar teniendo efectos contraproducentes” es que la “demanda no repuntará si los consumidores percibieran un nivel elevado de riesgo sanitario”.

Es decir que, a medida que el temor social y la retracción de la movilización civil por el miedo al contagio se expanden, entonces decae la actividad comercial. El informe del Banco de España añade que “es importante que el ritmo de retirada de las medidas de contención esté acompasado con el cumplimiento de las condiciones sanitarias que se prescriban, lo que incluye no solo el control de la epidemia en el momento presente, sino también la recuperación de la capacidad asistencial necesaria para poder abordar hipotéticos rebrotes o la puesta en pie de la infraestructura requerida para localizar y aislar a los contactos de las personas infectadas”.

La advertencia del estudio se da tras un análisis por parte de la autoridad monetaria sobre lo que ha sucedido en el mercado laboral de las 50 provincias españolas en las primeras etapas de la desescalada. Y señala que, en términos de afiliación total (no solo con los ERTE) “la cifra de cotizantes a la Seguridad Social avanzó un 1,3% por término medio en las provincias que accedieron a la fase 1 en esa fecha, frente al 0,8% observado en las que no lo hicieron”. “De modo análogo, el descenso en el número de trabajadores afectados por ERTE ha sido superior en las provincias que pasaron anticipadamente a la fase 1 (–14,2%), frente al observado en el resto de las provincias (–9,4%)”, continúa. @mundiario