Balance 2020-2021 en PIB, empleo y déficit público

Industria 4.0. / RR SS
Industria 4.0. / RR SS
La factura en déficit público y deuda pública está siendo muy elevada. En la UE el déficit acumulado en estos dos años casi sextuplica la caída neta del PIB.
Balance 2020-2021 en PIB, empleo y déficit público

Según los últimos datos detallados divulgados por la Comisión Europea –definitivos para 2020 y con previsiones actualizadas para 2021– es posible realizar un balance provisional de la actual salida de la recesión económica provocada por la pandemia en cada país de la UE. Aquí centraré mi atención en evaluar a España en relación al conjunto de la UE.

La producción

En un reciente análisis concluía que la economía española era de las menos resilientes de la UE. No sólo por la magnitud de la caída del PIB del año 2019, a raíz de la pandemia, sino también por el balance negativo del bienio 2020-2021 que esta nos va a dejar a finales de este año (- 4,9 puntos de PIB sin recuperar), solo superado por Grecia y en más del doble que la UE (-1,9 puntos) según los datos desagregados de primavera.

Sin duda la causa hay que buscarla en un modelo productivo hipertrofiado hacia el turismo de no residentes (que compartimos con Grecia), un modelo que además de colocarnos en situaciones de extrema fragilidad ante shocks externos (no resiliencia) nos convierte en voraces depredadores de hidrocarburos para el tráfico aéreo y animadores del colapso climático.

A los ciudadanos les podría ser de tanto o mayor interés conocer si este farolillo rojo en resiliencia del PIB se mantiene o no en otras variables de impacto social directo. Por ejemplo en el empleo.

El empleo

El impacto de la pandemia en el empleo, siendo mucho menos negativo en términos porcentuales que en crisis anteriores en relación al PIB, reproduce la muy escasa resiliencia del modelo productivo español. Pues acabaremos el bienio 2020-2021 (según las previsiones de la Comisión) con una pérdida porcentual de empleo doble que en la media de la UE (- 3,0 puntos frente a -1,5 puntos) como recogemos en el siguiente gráfico.

Bienio 2020-21. / Mundiario

Fuente: elaboración propia con datos de la Comisión Europea

Cierto que la brecha en relación a la caída del PIB se traslada con menor intensidad en España que en la UE. Algo es algo. Lo que sucede es que partíamos en 2019 de niveles estructurales e históricos de desempleo tan elevados que, aun así, una caída neta en el bienio 2020-2021 de tres puntos porcentuales del empleo en cómputo equivalente a tiempo completo nos sitúa en un desequilibrio de casi el 16 % de tasa de paro (solo superada por Grecia en la UE) a finales de este año. Como para ponerse muy serios con la inversión productiva (singularmente pública) en sectores alternativos a los servicios turísticos.

El déficit público

Desde un punto de vista social es muy relevante la traducción de la recesión y posterior recuperación en las deudas contraídas para las próximas generaciones. Pues condicionarán su bienestar a causa de lo que ahora hemos de enfrentar por nuestra escasa resiliencia actual.

De nuevo en un gráfico, con referencia al balance del PIB entre 2020-2021, se observa que la factura en déficit público y deuda pública está siendo muy elevada. Pero en este caso su traducción en España, siendo importante, es en términos relativos menos intensa que en el conjunto de la UE.

Balance bienio 2020-2021. / Mundiario

Fuente: elaboración propia con datos de la Comisión Europea

Pues en el conjunto de la UE el déficit acumulado en estos dos años casi sextuplica la caída neta del PIB, mientras que en España no llega a triplicarla. Un indicador y una asimetría que sugiere que, quizás, en relación al impacto de la recesión en España las medidas paliativas e inversoras (sobre todo en protección de rentas a los hogares y en empleos alternativos) no se mueven en los parámetros de intensidad que lo hace en el conjunto de la UE.

Lo que, de corregirse, sería una buena noticia para concentrar los esfuerzos públicos en superar esos cuatro puntos de balance negativo (de PIB y empleo) que nos alejan del impacto medio de la crisis en el conjunto de la UE. Por ejemplo haciendo que la inversión pública en España deje de estar por debajo de la media de la UE como va a suceder este bienio 2020-2021 (5 puntos de PIB en España y 6,8 en el conjunto de la UE). Algo a tener muy presente en los próximos presupuestos del Estado. @mundiario

Balance 2020-2021 en PIB, empleo y déficit público
Comentarios