¿Por qué apostar por los depósitos a plazo fijo?

Oportunidades para el ahorro. / Mundiario
Oportunidades para el ahorro. / Mundiario

¿Tipos a la baja? Los depósitos a plazo fijo se pueden adaptar a las preferencias de capital y plazo de los ahorradores, según se explica en este análisis para MUNDIARIO.

¿Por qué apostar por los depósitos a plazo fijo?

Ante la reciente bajada de los tipos de interés en el mercado de los productos de ahorro, los inversores conservadores vuelven a plantearse qué producto es el más adecuado para depositar su capital y obtener, a cambio, unos rendimientos lo más elevados posible.

> ¿Por qué los depósitos son el producto perfecto para los ahorradores?

Como es sabido, un depósito a plazo fijo es un producto bancario en el que un particular o empresa cede a una entidad bancaria un capital determinado durante un periodo de tiempo fijo. A cambio, la entidad se compromete a devolver el capital inicial depositado junto a los intereses que se hayan generado una vez llegue la fecha de vencimiento del contrato.

> ¿Cómo funciona este producto financiero?

Cuando el usuario haya recibido toda la información necesaria sobre de las características del depósito (TAE, comisiones, si  exige o no la contratación de productos asociados, tipo de liquidación, etc.) podrá comenzar  a valorar las distintas ofertas disponibles en el mercado y seleccionar aquella que mejor encaje con sus preferencias.

En la actualidad, existen algunas entidades como Banca Farmafactoring y su Depósito Facto que permiten que el usuario sea quien decida cómo configurar su depósito en función de sus preferencias de plazo y capital. Así, el cliente del Depósito Facto seleccionará la fecha exacta de vencimiento de su depósito y en función de esto se determinará la TAE que remunerará a su capital.

Una vez formalizado el contrato, el usuario recibirá los intereses que genere su depósito de manera mensual, trimestral, anual o al vencimiento. Esto dependerá de las condiciones que hayamos acordado con la entidad. En el caso del Depósito Facto, los intereses se abonan trimestralmente. Tras llegar  la fecha de vencimiento del depósito, el usuario recibirá el capital que haya depositado inicialmente junto con los rendimientos generados.

> ¿Es un producto financiero seguro?

Los depósitos están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos, un organismo existente en la mayor parte de los países de la Unión Europea que garantiza a los inversores la recuperación de su capital, en caso de que la entidad financiera pudiera verse afectada por algún problema.

Antes de contratar cualquier depósito, es recomendable que se consulte que esté adherido a algún fondo de garantía. Por ejemplo, el Depósito Facto está cubierto por el FITD (Fondo de Garantía de Depósitos Italiano) que, al igual que el Fondo de Garantía Español, asegura una cantidad de hasta 100.000€ por persona y entidad.

Tres ventajas de los depósitos a plazo fijo
1) Producto Seguro: Como hemos dicho, los depósitos son un producto cubierto por el fondo de garantía de depósitos, que cubren hasta 100.000€ por persona y entidad.
2) Su contratación es sencilla y rápida: No es necesario que el usuario sea un experto inversor ni tener  amplios conocimientos en finanzas para apostar por este producto.
3) Intereses Fijos: Los depósitos nos aseguran recibir unos intereses fijos, no variables, por lo que su rentabilidad no depende de la fluctuación de los mercados, como puede ocurrir en otros productos como las acciones o los fondos de inversión.

 

> ¿Por qué elegir el Depósito Facto?

Además de la liquidación trimestral de intereses, el Depósito Facto ofrece una de las rentabilidades más altas del mercado: 2,10% TAE para las imposiciones a 60 meses o un 1,50% TAE para las imposiciones a 12 meses.  Otra de las ventajas del Depósito Facto es que permite que el cliente decida el tiempo exacto que quiere depositar su dinero. Así, puede configurar varios depósitos en función de las necesidades de capital que prevea, para que el resto de su capital siga generando beneficios.

Por ejemplo, supongamos que un cliente quiere depositar 60.000€ pero sabe que en 1 año va a tener que hacer frente a un desembolso de capital de 20.000€ en concepto de reformas del hogar. Para obtener la máxima rentabilidad, este cliente podría hacer dos imposiciones:

> La primera de 20.000€ a 12 meses.

> La segunda (por el resto de capital) 40.000€ a 60 meses.

De esta manera, el Depósito Facto permite configurar varios depósitos para ofrecer al cliente la mayor rentabilidad.

¿Por qué apostar por los depósitos a plazo fijo?