Alemania reduce su dependencia de Rusia para apoyar el nuevo paquete de sanciones de la UE

Balancín de de pozo petrolero. / Archivo.
Balancín de de pozo petrolero. / Archivo.

Berlín busca encontrar un período de transición con sus socios europeos mientras poco a poco logra reducir su dependencia energética de Moscú.

Alemania reduce su dependencia de Rusia para apoyar el nuevo paquete de sanciones de la UE

La Unión Europea (UE) busca embargar el petróleo ruso como máximo castigo por la invasión a Ucrania. Hasta la fecha, Alemania había sido uno de los socios más importantes de la UE que dependía de forma importante de Rusia a nivel energético. Pero parece que Berlín empieza a separarse de su dependencia con Moscú y por tal razón apoyará al resto de sus socios en el sexto paquete de sanciones contra el Kremlin.

Esta misma semana sería aprobado y vendría siendo uno de los más fuertes debido a que tienen la vista puesta en el petróleo ruso. Esta es la respuesta de Bruselas a la última iniciativa de Vladímir Putin de optar por cortar el suministro de gas tanto a Polonia como a Bulgaria, países que se negaron a pagar el gas ruso en rublos.

El acortamiento del petróleo ruso no será inmediato, al parecer, será gradual con un periodo de transición tal como ocurrió con el embargo del carbón. Comenzando abril, los Veintisiete quedaban impactados con las pruebas de la masacre de Bucha, esta cuestión les obligó a lanzar el quinto paquete de sanciones donde por primera vez incluían la energía rusa. Entonces se vieron las primeras inquietudes entre los socios debido a que Alemania exigió unos meses transitorios que les diera tiempo de desengancharse del carbón importado.

Los países que aún resistirán

La guerra económica que plantea la UE contra Rusia amenaza a varios de sus socios dependientes de la mina de oro que tiene el Kremlin en sus manos, hablando figurativamente de su poder energético. Ahora serían Austria, Grecia, Italia, Hungría y Eslovaquia los socios que dificultarían un acuerdo contra el bloqueo al petróleo ruso, no solo por dependencia, también por el miedo a que suban los precios del mismo llegando a afectar los bolsillos de los ciudadanos.

El logro de Alemania se ha basado principalmente en la gestión del ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, que desde el inicio de la invasión hace dos meses, comenzó a recortar la dependencia de Berlín del petróleo ruso de forma gradual. Antes de la guerra, Alemania importaba el 35% del petróleo de Rusia y solo dos meses después este porcentaje ha bajado hasta el 12%.

La Comisión Europea busca presentar el borrador del nuevo acuerdo cuanto antes para asestar un gran golpe contra la economía rusa. Pese a las maniobras de Bruselas para vetar a Rusia, este se ha beneficiado desde la invasión con 63.000 millones de euros por sus exportaciones de hidrocarburos, según las cifras del CREA (Centre for Research on Energy and Clean Air). Esta cifra es gracias a otro de los principales activos de Rusia, el gas, donde países como Alemania o Italia son altamente dependientes. Faltarán años para que dejen de serlo, pero lo que si es posible, es que estos países vayan reduciendo su dependencia de forma gradual hasta dejar a Rusia sin clientes en Europa. @mundiario

Alemania reduce su dependencia de Rusia para apoyar el nuevo paquete de sanciones de la UE
Comentarios