Buscar

MUNDIARIO

¿Cómo afectaría la independencia de Cataluña a la economía española?

En las palabras del economista Xavier Sala-i-Martin: "Sin la comunidad más rica, y con una deuda casi insuperable, España podría tener graves problemas."

¿Cómo afectaría la independencia de Cataluña a la economía española?
Xavier Sala-i-Martin.
Xavier Sala-i-Martin.

Redacción

Análisis de @mundiario

Hace solo un año, los mercados de inversión fueron sacudidos ante la posible independencia de Escocia. Los comerciantes observaron con justificado interés y preocupación si una nueva nación estaba a punto de surgir y cuál sería el impacto para la economía mundial.

Para muchos analistas, economistas e inversores financieros, estas últimas semanas han sido similares, dado que Cataluña ha revelado su oferta de independencia. Con los partidos separatistas tomando la mayoría de los escaños parlamentarios regionales, la pregunta en la mente de todos es simple: ¿Qué significa esto para la economía española?

Un equilibrio económico precario

Cataluña ha sido desde hace mucho el anfitrión para las facciones pro-independentistas. La comunidad, quien fuera hostigada durante el gobierno de Francisco Franco, se ha mantenido siempre fiel a su idioma y a sus tradiciones.

A pesar de esta separación cultural con el resto del país, Cataluña es, no obstante, responsable de una gran parte del poder económico de España. En 2013, la comunidad contribuyó a las arcas públicas con la suma impresionante de 203,62 mil millones de euros, representando aproximadamente el 20 por ciento del PIB.  

Esto subraya la importancia financiera de una separación mucho mayor que la oferta de independencia de Escocia, una región que contribuyó con menos del 8 por ciento del PIB del Reino-Unido en el mismo periodo.

Cataluña ofrece más valor a la economía del país como centro principal de exportación e industria. A pesar de que su población representa el 16 por ciento de los residentes del país, como región es el 25 por ciento de la exportación española y el 23 por ciento del mercado en total.

Estas estadísticas resaltan la importancia de la situación, si Cataluña cae de las manos españolas, España tendrá una economía mucho menos importante que la que posee actualmente.

De cara al futuro: deuda española creciente

Un punto interesante planteado por Xavier Sala-i-Martin, consejero económico catalán de nacimiento, es que el grado de trastorno para la economía española seria considerablemente influido por la suma de las deudas que la comunidad llevará con ella. Según este razonamiento, el efecto podría representar un impacto limitado si la comunidad llevara el 19 por ciento de las deudas del país, la misma proporción que su contribución al PIB. Los analistas de mercado de IG han observado recientemente que el riesgo país ha ido en incremento por las incertidumbres del futuro de Cataluña.

Sin embargo, si optan por llevarse el 16 por ciento, basado en el 16 por ciento que la nación representa en cuanto a la población española, o el 11 por ciento basado en los gastos nacionales actualmente realizados por la comunidad, las consecuencias serían mucho más extensas. Efectivamente, no sería exagerado sugerir que esto podría forzar el aumento del ratio de la deuda en relación al PIB llegando a un nivel insostenible.

La situación podría empeorar si Cataluña obtiene su independencia pero rechaza promulgar un acuerdo de transferencia de las deudas. Según el punto de vista de Sala-i-Martin, eso resultaría nefasto para la economía de la nación. El ratio de la deuda en relación con el PIB seria susceptible de acercarse al porcentaje asombroso del 125 por ciento, un desastre para la dinámica de esa economía.

En las palabras de Sala-i-Martin: "Sin la comunidad más rica, y con una deuda casi insuperable, España podría tener graves problemas."