Buscar

MUNDIARIO

Administradores de fincas se dedican a cobrar por acreditar pagos de clientes

En el caso de Patmer piden 36 euros más IVA por certificar que un cliente está al corriente de sus pagos. No envían el certificado por e-mail y exigen recogerlo en su sede.

Administradores de fincas se dedican a cobrar por acreditar pagos de clientes
Sede de Patmer, administradora de fincas. / Google
Sede de Patmer, administradora de fincas. / Google

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

En el caso de Patmer piden 36 euros más IVA por certificar que un cliente está al corriente de sus pagos. No envían el certificado por e-mail y exigen recogerlo en su sede.

 

En España hay administradores de fincas que se dedican a cobrar por acreditar pagos de sus clientes. En el caso de Patmer, por ejemplo, piden 36 euros más IVA por certificar que un cliente está al corriente de sus pagos. Y, además, no envían el certificado por e-mail y exigen recogerlo en su sede.

Patmer es una administradora de fincas con sede en la avenida de Ferrol de Santiago de Compostela, que también ofrece servicios de consultoría. El directorio de empresas einforma.com le atribuye a Patmer Galicia SLP un incumplimiento de la obligación de depósito de cuentas.

En el argot del sector ese tipo de acreditación se conoce como "certificado de deudas", a pesar de que lo que certifica realmente son pagos. En España, el transmitente de un inmueble debe declarar hallarse al corriente de los gastos generales de la comunidad de propietarios de su edificio, o expresar lo que adeudase.

Absuelven a un administrador de fincas
El administrador de fincas acusado de apropiarse de 2.155 euros pertenecientes a una comunidad de vecinos de la calle Carlos Marx de Gijón (Asturias) y para quien la fiscalía pedía un año y nueve meses de prisión, fue finalmente absuelto por la titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Gijón. Según informa también el diario El Comercio de Gijón, la magistrada consideró que dadas "las manifestaciones contradictorias de ambas partes y las confusas declaraciones de los testigos, llegando a admitir que dos de los cargos reclamados podían corresponder a los honorarios que el acusado cobraba a través de la cuenta de la comunidad y que otros podrían corresponder al pago de la comunidad de garajes", surgían dudas acerca de la concurrencia de elementos configuradores del delito de apropiación indebida del que se acusaba al administrador.