Adiós a la pesca de bajura en el mar de As Abarracidas

Parque eólico marino. / Windmills en Pixabay
Parque eólico marino. / Windmills en Pixabay

Un sistema de pesca de bajura puede desaparecer si el Ministerio para la Transición Ecológica da el visto bueno a la creación de un macroparque de eólica marina siete veces mayor que A Coruña. 

Adiós a la pesca de bajura en el mar de As Abarracidas

El caladero de As Abarracidas puede morir por intoxicación eólica, una enfermedad que me permito diagnosticar en base al daño que puede -¿debe?- producir la ingesta de gigavatios en un área distante de 30 kilómetros de Ferrol y 60 de A Coruña, con una extensión -publicaba el viernes el diario La Opinión de A Coruña- equivalente a siete veces la extensión que ocupa la capital coruñesa.

La causante de esta "intoxicación eólica" es la empresa Parque Eólico Marino Nordés, SL., sociedad formada por Bluefoat Energy y Sener Renewable Investments, esta última aliada recientemente con el grupo Amper a través de su filial Nervión Naval Offshore para el desarrollo y comercialización de tecnologías eólicas de marina flotante.

La documentación completa (unos 300 folios) del proyecto de construcción de este parque lo expone al público el Ministerio para la Transición Ecológica para información y presentación de alegaciones. El macroparque compuesto por 80 turbina flotantes de 143 metros de altura cada una hasta el rotor- estará situado -si no se ponen objeciones al mismo- frente a la Costa Ártabra. Su ejecución precisa de la construcción de las plataformas flotantes para la cimentación de los aerogeneradores y las subestaciones flotantes. Una vez afirmadas las plataformas, se instalará el conjunto plataforma-generador y la plataforma de la subestación eléctrica en el área de operaciones. A continuación se procederá al cableado submarino y su conexión en tierra a la subestación eléctrica del polígono de Sabón, en el municipio de Arteixo. El espacio marítimo de ocupación real por cada turbina en planta equivale a un círculo aproximado de 730 metros de radio.

La elección de esta zona norte del litoral coruñés se basa, según el documento que obra en poder del citado Ministerio para la Transición Ecológica, en que Galicia, en su "descarbonización", cierra centrales térmicas que provocan la reducción sustancial de su capacidad de generación eléctrica: en 2020, con el final de la producción de la planta de Naturgy (antigua Unión Fenosa) y próximamente, y ya de forma definitiva, la última térmica de carbón (tras la de Sabón-Arteixo) de As Pontes. Con estos cierres se crea un déficit de generación de electricidad que, según las previsiones de Parque Eólico Marino Nordés, solo puede compensar la energía eólica marina, autotitulada fuente renovable "muy atractiva" para el promotor del parque. Todo ello producirá un "fomento del crecimiento económico y del empleo" con la generación de unos 14.000 empleos directos (6.000 de ellos en Galicia) durante la fase de construcción.

SIN DAÑOS PARA LA PESCA

El emplazamiento propuesto se sitúa fuera de las principales áreas naturales protegidas, y permite un tendido viable tanto de los cables submarinos como de la conexión terrestre con una afección mínima a espacios naturales y hábitats protegidos.

Lo dice la empresa, evidentemente. Y añade que la ubicación del parque "no tiene afecciones significativas a la navegación aérea (no afectando a ninguna servidumbre aeronáutica) o marítima (no bloquea las principales  rutas de navegación detectadas) y consigue también minimizar la afección a los principales caladeros explotados actualmente por la flota pesquera asociada a los puertos de A Coruña y Ferrol". 

La "película" del proyecto olvida que los barcos de pesca, en todas y cada una de sus múltiples modalidades, han de aproximarse lo más posible a los bancos de pesca y estos son incontrolables, por lo que los aparejos para su captura se largan allí donde se encuentran las piezas: el espacio marítimo de ocupación efectivo por cada turbina en planta es equivalente -recordemos- a un círculo de aproximadamente 730 metros de radio, que multiplicados por 80 turbinas da un resultado de 58.400 metros en una superficie a la que los pesqueros no podrían acceder. Si a ello se añade la zona obligada de resguardo, el espacio habilitado para la pesca es tan mínimo que ni siquiera valdría la pena alistar los barcos para hacer un viaje en balde.

Lo dicen los propios pescadores de puertos que no son, necesariamente, los de A Coruña y Ferrol: pongamos, por ejemplo, los de Caión, Malpica, Corme, Muxía, Fisterra, Pontedeume, Sada, etc., que extraen de aquí muchos de los peces y mariscos que posteriormente se pueden vender, efectivamente, en las lonjas de A Coruña y Ferrol, las más beneficiadas del trabajo de los buques y sus tripulantes en las aguas de As Abarracidas. 

A CAMBIO DE PESCA

Para la Plataforma en Defensa da Pesca do Caladoiro Cantábrico Noroeste, que tiene como su máximo representante al abogado Torcuato Teixeira Valoria, secretario de FREMMS, la afección del que él denomina "parque industrial eólico marino" no es baladí. Se trata de un parque industrial con todas las consecuencias negativas que este puede tener para el sector pesquero "justo en la Zona NOR 3, de las calificadas como potenciales, habilitadas para la gestión marina. Que la empresa Nordés presente este proyecto antes de que se manifieste el Ministerio, hace pensar que se van a poder instalar en esta zona". Y añade el portavoz de la plataforma: "Dicen que no afecta a la pesca, cuando todos sabemos que no es así Están a punto de superar la línea roja que proponía la Comisión Europea al reconocer esta plataforma que cita como valiosa para la pesca". 

As Abarracidas es un extraordinario referente para la pesca artesanal gallega, especialmente de la cornisa noroeste. Aquí confluyen barcos de distintas artes, que suministran a las lonjas de la zona especies como la sardina (en su época), el bonito (también en su momento), el sargo, el pulpo, la lubina, el jurel, etc.


Quizá también te interesa:

No se trata de doblar el brazo a la industria eólica marina

Proyectos eólicos: todo por aclarar, nada seguro


 

Solicitada por MUNDIARIO a la Xunta de Galicia su opinión al respecto señala que "es el momento de sentar las bases de la eólica marina en Galicia, pero no de hablar de proyectos concretos. Ahora mismo no existe la posibilidad de que un promotor pueda tramitar un parque eólico marino hasta que el Gobierno apruebe las zonas dentro del plan sectorial".

De aquí que Galicia siga a la espera de conocer la propuesta que el Gobierno pondrá sobre la mesa "para garantizar que un futuro desarrollo de la eólica marina sea compatible con la actividad pesquera y la preservación del ecosistema". 

Tanto la Xunta como el Observatorio de la eólica marina, en el que también están representados el sector marítimo-pesquero y la industria, señala la Xunta, "estamos a la expectativa de conocer el documento definitivo de los Planes de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM), que dependen del Ministerio para la Transición Ecológica".

En esta hoja de ruta, aclara el Ejecutivo gallego, deberán establecerse cuáles son las zonas en las que se podrá estudiar la posibilidad de instalar parques, así como las líneas de evacuación. "De hecho, las alegaciones presentadas por la Xunta reflejan claramente cuál es la posición de Galicia, pues defienden que todo desarrollo de eólica marina a futuro tendrá que ser compatible con la actividad marítimo-pesquera.

Por este motivo, dice la Xunta, "creamos en Galicia el Observatorio da la eólica marina, para trabajar en este asunto desde el diálogo, el consenso y la transparencia".

Finaliza la Xunta su información a MUNDIARIO indicando que "tiene que ser un punto de encuentro donde identificar oportunidades y analizar el impacto que supondría la instalación de parques eólicos marinos. Al amparo de este Observatorio ya se han activado los primeros grupos de trabajo sobre análisis normativa y planificación, tecnología e innovación, e impacto social". Una información de la que puede extraerse como importante su compromiso con la defensa de que todo el desarrollo de la eólica marina a futuro "deberá ser compatible con la actividad marítimo-pesquera".

Marineros de Caión (uno de los puertos teóricamente más afectados), o los de Malpica (que podría perder su más importante caladero), así como armadores de embarcaciones de puertos próximos hacen públicos sus temores de que el parque eólico de As Abarracidas sea el fin de la pesca en este rico caladero en el que los constantes y potentes vientos dominantes son los del nordeste y del sur, supuestos atractivos para la empresa Parque Eólico Marino Nordés, SL.

CONCLUSIONES FAVORABLES 

Los estudios realizados por la empresa concluyen con que las calificaciones de esta zona marítimo-pesquera, que a diario navegan decenas de embarcaciones, permiten pensar que el negocio puede hacerse aquí, en As Abarracidas. Y que, muy probablemente, no habrá cortapisas para su puesta a punto reconvirtiendo el mar en una especie de central eólica marina que muy bien podría haberse trasladado a otra zona menos perjudicial para la pesca y los pescadores. Especialmente para el arrastre -segmento de flota en el que va a producir un impacto determinante- pero también para el enmalle, artes menores y cerco.

En el mar de As Abarracidas, el sonido que procede de la costa trae ecos de las campanas que tañen tristemente. A difunto. @mundiario

Adiós a la pesca de bajura en el mar de As Abarracidas
Comentarios