Academy Cube: un proyecto europeo de altos vuelos para una formación avanzada

Imagen promocional de Cube / academy-cube.eu
Imagen promocional de Cube / academy-cube.eu

Análisis de las ventajas de una plataforma tecnológica que combate el paro juvenil y amortigua el problema de las 700.00 vacantes que se prevén 2015 en el sector TIC.

Academy Cube: un proyecto europeo de altos vuelos para una formación avanzada

Con las elecciones al Parlamento Europeo a 6 meses vista, muchos ciudadanos se sienten frustrados por la falta de visiones sobre la Europa futura, por ejemplo en el año 2020. Por suerte, la experiencia de las últimas décadas nos demuestra que avances europeos no siempre han sido el resultado de grandes visiones, sino muchas más veces de pequeños e inseguros pasos que se han ido dando en múltiples direcciones. Así, Eurorail fue un primer instrumento para impulsar el afán viajero de nuestra juventud; la moneda única dentro de la Zona Euro, aunque mal planteada y ejecutada, nos hizo la vida económica mucho más fácil; Schengen ha facilitado desplazarse de un lugar a otro sin controles fronterizos; Bolonia y Erasmus son responsables que la comunidad universitaria se sienta siempre más europea…

Si nos paramos un momento en Erasmus, no conozco a ningún europeísta de toda la vida – entre los que me incluyo – que critique este programa porque a jóvenes universitarios se les abran nuevos conocimientos y experiencias en el extranjero que les puedan convertir en ciudadanos mucho más críticos con las realidades de su país de origen. Pero si hablamos de incrementar la movilidad de graduados universitarios que – por las razones que fuesen – quieren irse a trabajar fuera de su país, enseguida se alzan voces que hablan de “brain drain”, de fuga de cerebros o de huida de capital humano y que critican que después de la educación tan cara que han recibido resulte beneficiada de esta “inversión” otra nación.

Intentaré explicar con ayuda de un proyecto europeo con el nombre de Academy Cube que los que argumentan así no tienen en cuenta las ventajas que tiene primero para los graduados universitarios, que por suerte se sienten siempre más europeos, y segundo para la industria europea, como tal más necesitada que nunca que estos expertos se queden en Europa y no se decanten por los Estados Unidos, América Latina o Asia.

Ideado por SAP, una de las empresas líderes mundiales en IT, y apoyada por instituciones públicas y privadas, Academy Cube ha puesto en marcha una plataforma tecnológica europea que contacta a jóvenes graduados en ingeniería, matemáticas y otras ciencias con empresas necesitadas de su talento, en tiempos en que rápidos avances tecnológicos están revolucionando los procesos de producción tanto en la industria como en servicios y en que la formación continua es indispensable para estar a la altura de los retos que se nos avecinan.

Para explicar cómo funciona, algunos ejemplos hipotéticos:

> José Pérez es español, ingeniero civil y tiene 24 años. Con un excelente examen de graduación, no encuentra empleo por el parón en la construcción. Se apunta a Academy Cube y recibe ofertas de trabajo en toda Europa. Siempre muy interesado en coches y su fabricación, se entera que una marca de automóviles alemana busca 200 ingenieros de todo tipo para una planta de producción y ofrece a 1.000 interesados un curso virtual de 6 meses para su formación específica. Al final del semestre pueden pasar dos cosas: o José es uno de los seleccionados por la empresa y comienza una nueva etapa profesional; o él no pasa el corte, pero ha aprendido tanto que su empleabilidad en la industria del automóvil es mucho más factible.

> Maria Oliveira es portuguesa, arquitecto, tiene 29 años y solo encuentra trabajo en prácticas no remuneradas. Está pensando emigrar al Brasil, pero alguien le cuenta que el gobierno de su país ha cerrado un acuerdo con Academy Cube para apoyar a 250 arquitectos encontrar trabajo en Europa. Se apunta al programa que le permite hacer entrevistas con estudios de arquitectos en todo el continente. Al final se decide por un puesto en Dinamarca.

> Peter Müller es alemán, ingeniero industrial y tiene 36 años. Sabe que su empleador actual solo trabaja en el ámbito nacional. Como siempre ha querido conocer otros países, sus gentes y costumbres, entrando en Academy Cube se entera que una empresa de ingeniería española con actividades en todo el mundo necesita 400 ingenieros anualmente, con experiencia profesional entre 5 y 10 años. Se presenta la proceso de selección y es contratado para un proyecto de infraestructuras en Catar.

> Ruth McIlroy es irlandesa, graduada en matemáticas y tiene 31 años. Aunque está contenta en su trabajo dublinense, quiere seguir formándose. Se apunta en Academy Cube a unos cursos especializados (ERP Basics, SAP Software e Industry 4.0). Poco después de finalizarlos, es contratada por la empresa líder en tecnología de la información y comunicación (TIC) para ocupar un puesto directivo.

Expertos coinciden en que si la industria europea quiere seguir siendo competitiva a nivel mundial, necesita siempre más jóvenes graduados en ciencias, con conocimientos avanzados en informática y programación (IT y STEM), procesos de producción y logística, dirección de proyectos sofisticados, etc. Se calcula que en 2015 habrá 700.000 vacantes en el sector TIC europeo por cubrir.

Es por eso que Neelie Kroes, comisaria para la Agenda Digital en la Unión Europea, ha prestado desde un principio su apoyo incondicional a este proyecto, presentado por primera vez el 5 de marzo de 2013 en la CeBIT de Alemania y con el potencial de convertirse en una herramienta muy útil, también para combatir el alto paro juvenil en algunos países europeos, si gobiernos, universidades, empresas y sobre todo los jóvenes aprovechas al máximo las ventajas que ofrece Academy Cube. @mundiario

Academy Cube: un proyecto europeo de altos vuelos para una formación avanzada
Comentarios