Buscar

Abril-Martorell se llevó 1,31 millones de euros de Indra en su primer año como presidente

Y eso que cobró un salario que fue un 22,5% menos de lo que percibió en 2014 su predecesor en el cargo, Javier Monzón. Mientras, Indra sigue envuelta en noticias poco edificantes para una compañía donde el Estado es un socio de referencia.

Abril-Martorell se llevó 1,31 millones de euros de Indra en su primer año como presidente
Fernando Abril Martorell.
Fernando Abril Martorell.

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Fernando Abril-Martorell se llevó 1,31 millones de euros de Indra en su primer año como presidente y eso que cobró un salario que fue un 22,5% menos de lo que percibió en 2014 su predecesor en el cargo, Javier Monzón. Mientras, Indra sigue envuelta en noticias poco edificantes para una compañía donde el Estado es un socio de referencia.

El presidente ejecutivo de Indra percibió en 2015 un salario de 711.000 euros, según consta en el informe anual remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Además, Abril-Martorell recibió 448.000 euros en remuneración variable a corto plazo por la consecuencia de objetivos. Esta cantidad se fijó al haberse alcanzado el 45% de los objetivos cualitativos fijados, que representan el 30% de la retribución variable. Asimismo, el presidente de Indra no recibió retribución variable alguna por los objetivos cuantitativos, que representa el 70% de la retribución variable, datos los resultados del ejercicio 2015. La remuneración total de Abril-Martorell en 2015 ascendió, pues, a 1,31 millones de euros en su primer año como presidente de la compañía, ya que a su sueldo y la retribución variable se sumaron 110.000 euros en concepto de remuneración fija como miembro del consejo de administración, 33.000 euros por pertenencia a comisiones del Consejo y 12.000 euros por otros conceptos.

Por otro lado, dentro de los sistemas de ahorro a largo plazo, Abril-Martorell recibió una aportación de 426.000 euros en el ejercicio 2015, que en el caso de Javier de Andrés fue de 374.000 euros y en el de Javier Monzón de 50.000 euros.

En 2015, Indra se anotó unas pérdidas de 641 millones de euros, siete veces más que las registradas en 2014, pero sus directivos cobran "por objetivos"

Sueldos e indemnizaciones así son toleradas en una empresa participada por el Estado que en 2015 se anotó unas pérdidas de 641 millones de euros, siete veces más que las registradas en 2014. Aún así, sus directivos se embolsan elevadas cantidades "por objetivos".

El consejero delegado del grupo Indra, Javier de Andrés González, percibió un salario de 550.000 euros en 2015, a los que se sumaron 192.000 euros por la consecución del 25% de los objetivos cualitativos fijados para el pasado ejercicio.

Todos los miembros del consejo acordaron rebajar por decisión propia su salario un 20% en 2015, hasta los 80.000 euros anuales, para adaptarse a los estándares internacionales y a las recomendaciones del nuevo código de buen gobierno de las sociedades cotizadas. Además se ha dado más peso a la retribución variable en acciones en vez de en metálico.

Y Javier Monzón se llevó 3,87 millones de indemnización...
La remuneración total de los miembros del consejo de administración de Indra ascendió desde los 3,59 millones de euros hasta los 7,40 millones al incluirse en las cifras la indemnización que percibió el pasado ejercicio el expresidente de Indra Javier Monzón tras abandonar su cargo de presidente ejecutivo. Monzón percibió 3,87 millones de euros en 2015, de los que 3,77 millones corresponden a la categoría denominada otros conceptos. De ellos, 1,02 millones de euros obedecen a la resolución de su relación contractual con la empresa y 2,75 millones de euros al pacto que le blinda por de irse a la competencia en dos años. Asimismo, Javier Monzón recibió en 2015 un total de 83.000 euros en concepto de sueldo, 12.000 en remuneración fija y 4.000 por pertenencia a comisiones del Consejo.
Por otra parte, el informe anual refleja que la remuneración total de los miembros de la alta dirección que no forman parte del consejo en el ejercicio 2015 ascendió a 15,25 millones de euros, una cifra que incluye 9,7 millones de euros correspondientes a la indemnización percibida por Emma Fernández, Juan Carlos Baena, Emilio Díaz y Santiago Roura tras abandonar la empresa.