Abanca ganó 323 millones de euros en 2021, con una rentabilidad del 7,8%

Resultados de Abanca en 2021. / Mundiario
Resultados de Abanca en 2021. / Mundiario

El banco de Juan Carlos Escotet anuncia que sus ritmos de producción superan ya los niveles previos a la pandemia: las formalizaciones de crédito con pymes y autónomos superan los 2.400 millones, un 9,5% más que en 2019.

Abanca ganó 323 millones de euros en 2021, con una rentabilidad del 7,8%

Abanca logró un resultado de 323,3 millones de euros en 2021, un año marcado por la mejora de la rentabilidad estructural y los avances en materia de sostenibilidad, todo ello en un entorno de "gran complejidad", según informa la entidad que preside Juan Carlos EscotetAbanca basó su resultado en el incremento de los ingresos recurrentes, con un aumento del 6,2% en el margen básico. Paralelamente, continuó con las medidas de control de gastos y realización de sinergias, que permitieron mejorar el margen recurrente un 33,1% hasta alcanzar los 241 millones de euros. Su resultado duplicó los 160 millones de euros de 2020.

El banco de Escotet no se cierra a más operaciones con otras entidades. "No me gusta especular sobre posibles escenarios y mucho menos cuando no están definidos, pero ese escenario hipotético sería muy complementario", dijo el presidente de Abanca ante un posible interés por IbercajaLa incorporación al Grupo Abanca de Bankoa y el negocio de Novo Banco en España contribuyeron precisamente a mejorar la rentabilidad estructural de la entidad. El éxito de la política de integración llevada a cabo por Abanca en los últimos años se refleja tanto en el crecimiento del negocio (+57,0% respecto a 2018 frente al 9,7% del sector) como en la rentabilidad (los ingresos aumentan un 26,3% mientras que el sector pierde un 5,4%) y los costes control.

El dinamismo comercial de Abanca también se ha beneficiado del lanzamiento de nuevos productos. Los seguros generales de marca propia tuvieron una "muy buena acogida", reflejándose en un importante crecimiento de las ventas (más de 33.800 pólizas desde su lanzamiento a finales de marzo de este año) y un reforzamiento de la satisfacción de los clientes (9,5 puntos sobre 10) en la atención personalizada y agilidad en la resolución de accidentes).

En el conjunto del año, la actividad empresarial recuperó los niveles anteriores a la crisis en las principales líneas de negocio: respecto a 2019, las formalizaciones de hipotecas crecieron un 40,9%, las formalizaciones de créditos con pymes y autónomos un 9,5%, las suscripciones netas a fondos de inversión se triplicaron, y se duplicó en el año el volumen gestionado a través del servicio de gestión discrecional de carteras.

Portugal, clave para Abanca como entidad con vocación ibérica

El vecino país, Portugal, pieza clave para Abanca como entidad con vocación ibérica, registró una evolución positiva en la misma línea, superando las previsiones establecidas para este año: la formalización de hipotecas fue un 58% superior al objetivo, y formalizaciones fuera de balance 26%.

Abanca ha seguido desarrollando su modelo omnicanal para adaptarse a todo tipo de clientes, combinando la proximidad de una red comercial formada por oficinas cada vez más digitales, sostenibles y accesibles, con un servicio de banca a distancia cada vez más potente y avanzado, tanto en el segmento de particulares como así como empresas. La banca móvil superó por primera vez la cota del millón de usuarios a principios de año, llegando a más de 1.100.000 a finales de 2021, y las transacciones digitales ya suponen el 69,6% del total.

Abanca se mantiene entre las entidades más sólidas del mercado español gracias a los altos niveles de cobertura (85,3% en dudosos y ratio Texas del 28,7%), la calidad de sus activos (ratio de morosidad del 2,1% y tipo adjudicado en balance del 0,3 %), a sus robustos niveles de capitalización (ratio total del 16,9% y 1.527 millones de euros de exceso de requerimientos) y una holgada posición de liquidez (ratio LTD minorista del 92,3% y 16.494 millones de euros de activos líquidos).

Otro hito clave de Abanca en 2021 fue el lanzamiento del Plan de Acción de Banca Responsable y Sostenible 2021-2024, a través del cual la entidad logrará la neutralidad en carbono y contará con una alternativa sostenible para sus productos. Los primeros logros de este plan son el lanzamiento de tres fondos sostenibles, la realización de la primera emisión de bonos verdes y, dentro de la estrategia de recuperación y transformación de la economía, el lanzamiento de los primeros productos de financiación vinculados al programa US Next Generation. .

Dentro de este esfuerzo por contribuir al desarrollo de la sociedad, el programa de educación financiera, dirigido a diferentes segmentos de edad, está jugando un papel cada vez más importante. Este programa ha recibido un importante apoyo con el premio 'Finanzas para Todos' del Banco de España y la CNMV al programa Abanca Segura-Mente, que en el último curso alcanzó un total de 123.170 beneficiarios.

Los ingresos recurrentes, el motor de la rentabilidad

Los ingresos recurrentes siguen siendo el pilar de la cuenta de resultados de la entidad. Entre enero y diciembre de 2021, el margen subyacente crece un 6,2%, gracias al buen comportamiento del margen de intereses (+4,9%) y los ingresos por prestación de servicios (+10,0%). Ambas líneas de la cuenta de resultados han crecido de forma continuada en los últimos años, con una aportación cada vez más relevante del mercado portugués, como demuestra el crecimiento del 17,3% del margen de intereses y del 12,3% de los ingresos por prestaciones de servicios.

Abanca consiguió una reducción del 4,3% de sus costes ordinarios mediante la realización de proyectos de racionalización y el aprovechamiento de las sinergias derivadas de las integraciones, lo que se tradujo en una mejora de la eficiencia, que se situó en el 67,4%. Con ello, el margen recurrente (margen básico menos gastos de explotación) registra un incremento del 33,1%, situándose en 240,6 millones de euros.

La institución mantiene una política de cobertura muy conservadora para fortalecer su cartera crediticia ante contingencias derivadas del entorno actual, caracterizado por una alta incertidumbre. A pesar de las buenas perspectivas económicas que presentan los territorios en los que Abanca tiene una mayor presencia en 2022, la entidad sigue manteniendo la mayor cobertura crediticia del sistema: un 85,3% en total dudoso y un 101,4% en dudoso Pymes y grandes empresas. El esfuerzo realizado en 2020 ha permitido contener el coste del riesgo en 2021, que se situó en el 0,30%.

Crecimiento empresarial sostenido

Entre enero y diciembre de 2021 la facturación de Abanca aumentó un 18,8% hasta los 108.682 millones de euros.

Los préstamos y anticipos a la clientela crecen un 17,6% (un 10,6% excluyendo la aportación de Bankoa y Novo Banco España) hasta los 45.982 millones de euros. El crédito a clientes habituales aumenta un 18,8% (un 11,7% sin Bankoa ni Novo Banco España) hasta los 45.558 millones de euros. La financiación a empresas y familias, que supone el 80% del total, es su componente mayoritario.

La entidad gestiona un total de 62.699 millones de euros en recursos de clientes, lo que supone un crecimiento del 19,7% (10,6% sin Bankoa ni Nuevo Banco de España). Los depósitos de clientes crecen un 17,0% (un 10,1% sin Bankoa ni Novo Banco) y ascienden ya a 49.793 millones de euros. Durante el año, Abanca incrementó sus clientes de valor un 9,2%, la flota de tarjetas de crédito y débito un 10,1% y el segmento TPV creció un 16,0%.

El crecimiento de los ingresos por servicios se vio impulsado por el impulso de la comercialización de productos de seguros y fuera de balance. La entidad gestiona 12.906 millones de euros en recursos fuera de balance, un 31,2% más que hace un año (un 12,5% más sin incluir el efecto de Bankoa y Novo Banco España).

Las primas de seguros generales, capítulo en el que Abanca ya cuenta con productos propios, y las primas de vida-riesgo crecieron un 12,8%, con un comportamiento muy homogéneo en los distintos segmentos: automóviles crecieron un 18,0%, pagos protegidos un 16%, vida- riesgo 13% y negocio 12%.

Calidad de cartera y cobertura, uno de los mejores perfiles financieros

Abanca continúa siendo una de las entidades con mejor perfil financiero del sistema, gracias a la mayor cobertura (85,3% sobre dudosos) y el mejor ratio Texas del sector.

La cobertura total de activos improductivos se sitúa en el 76,4%, la más alta del sistema, mientras que la de activos adjudicados y dudosos se sitúa en el 62,5% y el 85,3%, respectivamente. En el caso de empresas y pymes, la cobertura de dudosos es aún mayor, del 101,4%. Abanca es también la entidad con mejor ratio de Texas, con un 28,7%.

La morosidad (2,1%) se mantiene estable y entre las más bajas del sector. Excluyendo el negocio integrado durante el año, para hacer una comparativa homogénea, el índice de morosidad sería del 1,8% con una reducción de los saldos dudosos del 3,6% en 2021. La morosidad de los clientes particulares se mantiene en mínimos una vez superados más del 95% de la morosidad. moratorias otorgadas para ayudar a los clientes a hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia.

Amplios colchones sobre los requisitos establecidos

En términos de solvencia, la ratio de capital de Abanca se sitúa en el 16,9% (13,0% capital de máxima calidad CET1). Gracias a una estructura de capital diversificada, la entidad dispone de amplios colchones sobre los requisitos establecidos: 467 pb (1.527 millones de euros) en capital total y 504 pb (1.648 millones de euros) en CET1. La entidad está cumpliendo con el requisito de MREL fijado para 2022.

Abanca cuenta con una estructura de financiación basada principalmente en depósitos minoristas, que representan el 69% de su base de financiación. La entidad tiene una ratio de préstamo sobre depósitos minoristas (retail LTD) del 92,3% y dispone de 22.720 millones de euros entre patrimonio neto (16.494 millones) y capacidad de emisión de bonos (6.226 millones). Esto cubre 4,4 veces el vencimiento total esperado de sus emisiones.

Los ratios de financiación neta estable NSFR y cobertura de liquidez LCR se sitúan en el 132% y el 257%, respectivamente, niveles que cumplen ampliamente con los requisitos regulatorios de Basilea III.

Mejora en las calificaciones

La fortaleza del negocio de Abanca, junto con la positiva evolución registrada en el año, fue tenido en cuenta por las agencias de rating. Durante 2021 todos mejoraron su rating: un step up de Moody's y una mejora de perspectiva de DBRS, Fitch y Standard & Poor's. A día de hoy, tres de estas cuatro agencias califican a Abanca con grado de inversión. @mundiario

Abanca ganó 323 millones de euros en 2021, con una rentabilidad del 7,8%
Comentarios