Abanca gana 160 millones de euros en 2020 tras dedicar 273 a reforzar provisiones

Resultados de Abanca en 2020. /  Mundiario
Resultados de Abanca en 2020. / Mundiario

La entidad que preside Juan Carlos Escotet prioriza la anticipación de provisiones y anuncia que lidera el sistema con la máxima calidad del balance y una cobertura de activos dudosos que asciende al 81,2%.

Abanca gana 160 millones de euros en 2020 tras dedicar 273 a reforzar provisiones

Abanca obtuvo en 2020 un beneficio atribuido de 160 millones de euros tras dedicar 273 millones a anticipar provisiones con el objetivo de afrontar el ejercicio 2021 desde una posición de solidez. Se sitúa así con un 2,0 % de morosidad y una cobertura del 81,2% como líder en la calidad de los activos del sector financiero español. La reducción del 22,4% de los activos dudosos en el año situó la tasa de morosidad prácticamente en la mitad de la media española (3,9%) y claramente por debajo de la media europea (2,9%).

Según informa también Abanca, la cuenta de resultados del conjunto del año refleja un robusto crecimiento del margen financiero (+11,9%) y de los ingresos por prestación de servicios (+14,0%), que dan lugar a un aumento del 12,4% del margen básico. Por el contrario, los gastos experimentan un crecimiento muy inferior, del 3,9%, gracias a la implantación de medidas de eficiencia y a las sinergias procedentes de las integraciones de negocios realizadas.

Durante 2020, la entidad siguió incrementando su volumen de negocio, que, considerando la integración de Bankoa, ya se sitúa por encima de los 95.000 millones de euros.

Líder en calidad del activo

Abanca continúa sólidamente posicionada a la cabeza del sector financiero español por calidad de la cartera. La reducción del 22,4% de los activos dudosos en el año situó la tasa de morosidad en el 2,0%, prácticamente la mitad que la media española (3,9%) y claramente por debajo de la media europea (2,9%). A ello ha contribuido la última venta de cartera realizada por la entidad, por importe de unos 250 millones de euros. Esta alta calidad crediticia viene reforzada por dos puntos fuertes adicionales: la diversificación y orientación de la cartera a los sectores con mejor desempeño durante esta crisis, y la resiliencia de la economía gallega, principal mercado de Abanca.

La tasa de cobertura de activos improductivos ha quedado situada en el 72,1%, la más elevada del sector. La cobertura de dudosos es del 81,2% (destacando especialmente la tasa de cobertura del 101,7% en pymes y grandes empresas), mientras que la correspondiente a los adjudicados es del 61,8%. Todo esto posibilita que Abanca se presente como la primera entidad financiera española en cuanto a solidez financiera, tal y como acredita su ratio Texas, que con un 27,7% baja del umbral del 30%.

Apoyo financiero a empresas y familias

La estrategia de apoyo integral de Abanca a la sociedad para hacer frente a los efectos de la Covid-19 se tradujo en la formalización de operaciones de financiación con aval del ICO por importe de 3.128 millones de euros (1.754 millones para pymes y autónomos y 1.374 millones para empresas). Las formalizaciones de operaciones ICO han supuesto el 19,3% del crédito total de Abanca a pymes y gran empresa.

Abanca aplicó además medidas de moratorias de pagos por importe de 1.257 millones de euros, de los cuales 802 millones corresponden a hipotecas y 455 a otras operaciones de financiación. Esto supone que se ha apoyado al 5,6% de la cartera de hipotecas y al 5,8% de la cartera de préstamos al consumo en estos momentos de dificultad.

Capitalización y liquidez

Abanca continúa mostrando una sólida posición de capital. A finales de 2020, la ratio de capital se incrementó hasta el 17,9%, nivel situado 570 p.b. (1.710 millones) por encima de los requisitos de capital total. La ratio de capital de máxima calidad, CET1, se elevó hasta el 13,7%, con un exceso de 572 p.b. (1.716 millones de euros) sobre los requisitos.

En los primeros días de 2021, Abanca realizó una emisión de AT1, primera del año en el sector, con una demanda equivalente a 5,7 veces su oferta y un importe emitido de 375 millones de euros. Tras esta emisión, Abanca ha completado los requerimientos de deuda clasificada como AT1 y Tier2 y ha ampliado su colchón sobre los requisitos regulatorios.

Abanca cuenta con una cómoda posición de liquidez basada en depósitos minoristas, principal componente de su estructura de financiación, de la que supone el 72% del total. La entidad presenta una ratio de créditos sobre depósitos minoristas (LTD minorista) del 91,9% y dispone de 18.750 millones de euros entre capacidad de emisión de cédulas (5.288 millones) y activos líquidos (13.462 millones). Con ello cubre más de cuatro veces sus vencimientos previstos de emisiones.

Las ratios de financiación neta estable NSFR y de cobertura de liquidez LCR están situados, respectivamente, en el 132% y el 291%, niveles que cumplen ampliamente con los requisitos regulatorios de Basilea III.

Ingresos recurrentes y eficiencia

La cuenta de resultados del conjunto del año refleja un robusto crecimiento del margen financiero (+11,9%) y de los ingresos por prestación de servicios (+14,0%), que dan lugar a un aumento del 12,4% del margen básico. Por el contrario, los gastos experimentan un crecimiento muy inferior, del 3,9% gracias a la implantación de medidas de eficiencia y a las sinergias procedentes de las integraciones de negocios realizadas.

Las provisiones de 273 millones realizadas durante el ejercicio sitúan el coste del riesgo en el 0,70%.

El volumen de negocio se incrementó en un 7,5% gracias al crecimiento equilibrado del crédito (6,6% interanual) y de los recursos (8,5%) hasta situarse en los 91.480 millones de euros. Considerando la integración de Bankoa, Abanca ya supera los 95.000 millones de euros de volumen de negocio, un 12,7% más que hace un año.

La cartera de crédito en situación normal, centrada en la financiación a empresas y familias, creció un 6,6%. Los recursos de clientes alcanzan los 52.380 millones de euros tras crecer un 8,5% en el año. Los depósitos de clientes, principal componente de la estructura de financiación del banco, crecieron un 11,3% y alcanzaron los 42.541 millones de euros.

Los seguros y la captación de recursos fuera de balance muestran la misma tendencia al alza. El fuera de balance creció un 10,1%, lo que permitió incrementar las cuotas de mercado en fondos de inversión (16 p.b.), planes de pensiones (11 p.b.) y seguros vida ahorro (4 p.b.).

Las primas de seguros generales y vida riesgo crecieron un 14,4%, con un comportamiento muy homogéneo en los diferentes segmentos: +17% en los ramos de salud y empresas; y +16% en los ramos de hogar y vida riesgo.

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez. / MundiarioEl presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez. / Mundiario

2020, un año de grandes retos

El refuerzo de la infraestructura tecnológica permitió a la plantilla operar en la modalidad de teletrabajo desde el primer momento. Gracias a la potenciación de los canales a distancia y de la contratación en remoto, las empresas y particulares pudieron acceder a los productos y servicios financieros más demandados sin necesidad de desplazarse a las oficinas.

Otros hitos del ejercicio de la entidad que preside Juan Carlos Escotet fueron la integración de Banco Caixa Geral y la adquisición de Bankoa, que dan continuidad a la estrategia de crecimiento de la entidad. Además se produjo el inicio de la actividad de Abanca Seguros Generales, constituida al 50% con Crédit Agricole Assurances para operar en el mercado español de seguros generales, y la adopción de Google Suite como plataforma de trabajo de la plantilla, lo que ha permitido avanzar en la implementación de un modelo más ágil y colaborativo.

Crecimiento y digitalización

La adquisición de Bankoa refuerza el posicionamiento de Abanca en una de las zonas más dinámicas de España en términos económicos, fortalece los segmentos de empresas y gestión de activos, y abre potencial de crecimiento en líneas de negocio como empresas, circulante, crédito al consumo y seguros.

Otra de las prioridades del banco, la digitalización, experimentó el pasado año un fuerte impulso. Las transacciones digitales aumentaron un 50,0% y suponen ya casi dos tercios del total (63,3%). El número de clientes conectados a la banca móvil creció un 22%. Los nuevos hábitos de consumo de los consumidores se reflejan en un descenso del 27% en el uso del efectivo, mientras que los medios de pago digitales ganan protagonismo, tal y como refleja el aumento en el número de tarjetas en circulación y TPVs, que crecieron un 11% y un 13% respectivamente.

Sostenibilidad y compromiso social

El compromiso de Abanca con la sostenibilidad sigue dando lugar a nuevas acciones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG). En 2020 la entidad alcanzó un acuerdo con el sector eléctrico para el uso de energía 100% renovable (de origen solar, eólico o hidráulico), y se convirtió en el primer banco español en adherirse tanto a los Principios de Inversión Responsable como a los Principios para un Océano Sostenible de Naciones Unidas.

Además de las vinculadas directamente a su actividad financiera, el banco acometió en 2020 diversas acciones de tipo social para paliar las consecuencias de la Covid-19, como la donación de material sanitario y de protección (514 equipos sanitarios y 82.000 unidades de protección), el apoyo a los profesionales sanitarios a través de la creación de un seguro colectivo, y el reparto de menús saludables para menores vulnerables (80.000 a través del programa ‘Cubertos’ y otros 16.500 mediante ‘Cubertos Nadal’). @mundiario

Abanca gana 160 millones de euros en 2020 tras dedicar 273 a reforzar provisiones
Comentarios