Buscar

7 de cada 10 personas en todo el mundo ya tienen una cuenta abierta en el banco

La inclusión financiera global ha aumentado en los últimos años, según reflejan los datos del informe trienal del Banco Mundial. Las nuevas tecnologías han tenido un papel fundamental en este auge.

7 de cada 10 personas en todo el mundo ya tienen una cuenta abierta en el banco
En España el 90 % de los adultos está bancarizado
En España el 90 % de los adultos está bancarizado

Firma

HelpMyCash

HelpMyCash

Firma de analistas de productos financieros (cuentas, depósitos, tarjetas, hipotecas...), que colabora en MUNDIARIO.

La inclusión financiera global ha aumentado notablemente en los últimos años, según reflejan los datos del informe trienal del Banco Mundial. Este estudio, que analiza los hábitos financieros de 144 países, muestra que hoy en día el 69 % de adultos del planeta posee, como mínimo, una cuenta bancaria abierta. Una diferencia sustancial respecto al 2011, cuando se impulsó el observatorio y la cifra de bancarizados apenas alcanzaba el 51 %.

En cuanto a España, se encuentra en el top de países más avanzados en este sentido, pues en 2017 más del 90 % de adultos gestionó sus finanzas a través del banco. Una cifra que, según expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, no dejará de crecer con las nuevas generaciones y los avances tecnológicos que continuamente renuevan el sector.

Los países en desarrollo, los más beneficiados por la bancarización

El crecimiento de bancarizados en países en vías de desarrollo permite ver las mejoras que ha supuesto para las economías afectadas respecto a años anteriores. Por un lado, tener una cuenta en el banco permite acumular ahorros y recurrir a ellos en situaciones financieras complicadas. Además, abre la posibilidad de recibir dinero de familiares o amigos que se encuentran lejos, lo cual supone una ayuda considerable en momentos de necesidad.

Por otro lado, supone una reducción considerable de coste y tiempo para aquellos trabajadores que, antes de tener cuenta, tenían que desplazarse durante horas para cobrar su salario en efectivo. Además, el registro de los movimientos del dinero en un país contribuye a que descienda la corrupción y a que los gobiernos puedan controlar en qué manos caen los fondos.

Pero ¿cómo se ha conseguido elevar la tasa de bancarizados?

La adopción de medidas gubernamentales, junto con la digitalización de servicios financieros, entre los que destaca el uso del móvil e Internet, han sido los promotores de estas mejoras.

Muchos gobiernos han cambiado el modo de abonar los pagos públicos y ahora lo hacen a través del banco. De modo que los funcionarios, pensionistas y personas en paro se han visto obligados a abrir una cuenta en el banco para recibir sus abonos. El informe muestra que, si se continúan aplicando estas medidas, podría haber unos 100 millones más de bancarizados en el mundo en poco tiempo.

En cuanto al teléfono móvil, ha cobrado un papel fundamental en el proceso, favoreciendo que todos aquellos que viven lejos de las sucursales bancarias puedan abrir la cuenta a distancia. Además, todo apunta a que seguirá teniendo un rol imprescindible en los próximos años, pues el 50 % de las personas no bancarizadas sí que posee un teléfono móvil.

Retos que todavía quedan para 2020

A pesar de las buenas noticias generales, quedan lagunas que requieren un foco de atención. Por un lado, el efectivo sigue siendo el medio de pago principal en muchos países en proceso de desarrollo, sobre todo en el continente africano. En el sector privado y agrícola la mayoría de los trabajadores todavía reciben su sueldo en metálico. La desigualdad en lo que respecta a la titularidad de las cuentas es otra asignatura pendiente.

La brecha salarial continúa en los mismos niveles que en 2014. Mientras que en los países más desarrollados el 94 % de la población está bancarizada, los que se encuentran en proceso solamente presentan un 63 %. A nivel de sexo también hay diferencias graves, pues el 72 % de hombres tienen cuenta frente al 65 % de mujeres. @mundiario