Buscar

MUNDIARIO

El 61% de los españoles buscan mejorar sus viviendas ante la segunda ola de la pandemia

Se trata de un mercado interno que está resurgiendo como una de las actividades más rentables en este contexto de emergencia sanitaria y profunda recesión económica.

El 61% de los españoles buscan mejorar sus viviendas ante la segunda ola de la pandemia
Un trabajador instalando baldosas de cerámicas en una casa / eleconomista.es
Un trabajador instalando baldosas de cerámicas en una casa / eleconomista.es

En vista de un panorama en el que el confinamiento se posiciona como un nuevo retorno al sistema de vida condicionado por el costo de reactivar una economía de forma precipitada, España se enfrenta ahora a una segunda ola de la pandemia de Covid-19 con mucho movimiento en el sector de la restauración de viviendas, que copa las tendencias de una buena parte del tejido socioeconómico como una opción enfocada en que las familias tengan mejores hogares donde pasar la cuarentena ante la inminente nueva expansión del ciclo del coronavirus.

Y es que el sector de las reformas de viviendas se mantiene en España más activo que en otros países europeos debido a que muchos propietarios han aprovechado el verano para hacer obras de mejora y remodelaciones en sus casas a fin de prepararlas para la alarmante segunda ola de la Covid-19.


Quizás también te interese:

Reino Unido lanza un nuevo plan de ayuda al empleo ante la segunda ola de Covid-19


Esto implica que la industria de las remodelaciones de casas y apartamentos en España podría acumular una importante renta de más de 200 millones de euros al final de este trimestre, punto clave en el que la demanda se expande por la urgencia de la población de reforzar las estructuras de sus hogares antes del período de confinamiento que les limitará salir a hacer tareas y diligencias comunes. 

Según datos de la patronal Andimac, que agrupa a distribuidores de cerámica y materiales de construcción, el porcentaje de interesados en mejorar sus viviendas en España alcanza el 61%, lo que supera en diez puntos la media de la Unión Europea.

Entonces, es evidente que los españoles están adoptando una tendencia financiera basada en reorganizar el presupuesto familiar para hacer gastos en un requerimiento tan esencial como ese, lo cual generará un nuevo foco de consumo y actividad en la economía nacional pese a la recesión derivada de la crisis sanitaria.

Este interés masivo, causado por el temor a los rebrotes y a una segunda ola de la pandemia en otoño, también se debe a que los españoles han pasado más tiempo en casa que en circunstancias normales y han podido “percatarse de sus deficiencias”, aseguran los expertos.

El informe de la patronal Andimac precisa que “las obras y reformas no urgentes, que estuvieron prohibidas desde mediados de marzo hasta finales de abril -cuando solo podían hacerse obras de nueva construcción o en inmuebles deshabitados-, se retomaron con restricciones en la desescalada y desde el 25 de mayo están permitidas solo con la limitación de las medidas de seguridad e higiene”.

Se trata de un mercado interno que está resurgiendo como una de las actividades más rentables en este contexto de emergencia sanitaria y profunda recesión económica.

“De esta forma, las caídas continuadas de actividad del 35 % en marzo y del 75 % en abril se suavizaron al 10 % en mayo y ya en junio comenzó la reactivación, con un 8 % más de negocio que en el mismo mes de 2019, lo que en julio ascendió al 22 % y en agosto se moderó al 14 %”, detalla la patronal. @mundiario