Buscar

MUNDIARIO

El 57% de los coches de segunda mano vendidos en España tienen más de 10 años

En 2019, por cada coche nuevo que se matriculaba en territorio español, se transferían 1,7 de segunda mano.
El 57% de los coches de segunda mano vendidos en España tienen más de 10 años
Fábrica del gigante automotriz alemán Mercedes-Benz en España.
Fábrica del gigante automotriz alemán Mercedes-Benz en España.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina.

El mercado de un sector que en otrora aportaba una buena porción del producto interno bruto (PIB) español, se encuentra en recesión, y eso queda evidenciado con la reducción de su capacidad de renovación e innovación industrial. Y es que según un informe de la patronal europea de fabricantes (ACEA, por sus siglas en inglés), en 2018, el parque de automóviles en España se hace cada vez más antiguo y usado hasta llevar a un promedio de 12,4 años la flota de vehículos disponibles en circulación.

La traba de este conflicto que se erige entre el sector y el Gobierno radica en que esa estadística representa un revés muy significativo e impactante para un conglomerado de productores y vendedores de vehículos que buscan renovar la flota actual y envía los autos más viejos al chatarrero. Sin embargo, actualmente no hay estímulos fiscales, financiamiento o algún esfuerzo logístico por parte del Estado a fin de reestructurar la oferta automotriz española.

Los conflictos comerciales transfronterizos y transcontinentales entre algunos países asiáticos, así como Estados Unidos, con la Unión Europea, restringieron esporádicamente el flujo de importaciones europeas de autopartes procedentes de China, pero ante la incertidumbre económica global, las guerras en Medio Oriente que obstaculizan rutas comerciales vitales para el mundo e impactada por la crisis y la caída de capacidad adquisitiva, la edad promedio de vida útil y uso de los vehículos en la Unión Europea (UE) ha crecido en los últimos años.

Alemania ha sido históricamente un ejemplar productor de automóviles junto con Francia, pero una serie de problemas comerciales de calado menor, aunque no menos importantes, hicieron que España sufriera las consecuencias de los obstáculos comerciales y económicos europeos en detrimento del sector automotriz, aun así está lejos de los 10,4 años de antigüedad promedio con que cuenta el conjunto de la UE y se sitúa en ratios más próximos a los países periféricos que a Alemania y Francia, con medias inferiores a los diez años.

Para conseguir esas edades promedio se ayudan de potentes mercados de vehículos de segunda mano, que tienen mucho más peso que el español, donde en 2019 por cada coche nuevo que se matriculaba, se transferían 1,7 de segunda mano. Esto demuestra cómo han venido coexistiendo en paralelo la reducción de la producción de choches nuevos y la inyección en el mercado de vehículos de gama baja ante la pérdida progresiva de calidad mecánica, industrial y tecnológica en la generación de repuestos.

En Alemania, ese multiplicador era de 2,2 y en Reino Unido (ocho años de media), era de 3,5. Por lo tanto, España no es el país europeo con mayor proporción de coches antiguos por cada coche nuevo, pero es un motivo de preocupación para el Estado ante el envejecimiento de una flota automotriz que se deteriora, lo cual también afecta la movilidad urbana de los españoles y el desarrollo del sistema de transporte del país. @mundiario