Buscar

MUNDIARIO

El 50% de las tiendas medianas en centros comerciales cerrará debido a la crisis

El efecto contraproducente de esta situación podría desencadenar una nueva ola de desempleo en el sector comercial hasta el punto de retrasar el avance en la reconstrucción del empleo
El 50% de las tiendas medianas en centros comerciales cerrará debido a la crisis
El centro comercial Gran Vía 2 de Barcelona, España / eldiario.es
El centro comercial Gran Vía 2 de Barcelona, España / eldiario.es

El consumo ha sido la gran víctima, que aún no sale de la Unidad de Cuidados Intensivos, de la pandemia del coronavirus. No se avizora una recuperación ni a corto ni a mediano plazo en el sector comercial español.

Y es que el 50% de los pequeños y medianos comercios ubicados en los locales de centros comerciales se verán obligados a cerrar de aquí a final de año, mientras que uno de cada cinco negocios situados a pie de calle también echarán al cierre si no se reactiva el consumo, según informó este viernes la Confederación Española de Comercio (CEC).


Quizás también te interese:

El Gobierno lanza más créditos y crea un fondo para apoyar a las empresas


El cierre de las tiendas durante más de dos meses debido a la declaración del estado de alarma por la pandemia, generó un contexto de retracción del consumo a gran escala, pues las tendencias socioeconómicas migraron hacia los sectores esenciales y la demanda en las compras de bienes u otros objetos de alto valor no evolucionó, lo que lastró el consumo en un 30% y elevó las pérdidas del sector a niveles de alto déficit por el orden del -3% de sus PIB comerciales, es decir, una brecha de más de 1.000 millones de euros con más gastos que ingresos debido a los pagos de salarios, pasivos laborales y pocas ventas. 

“La caída del tráfico en los centros comerciales que no está peleando las rebajas, con una facturación un 30% inferior a la del año pasado, y el pago de los alquileres de los locales, está asfixiando el comercio”, según indicaron miembros del sector en un comunicado.

Esto implica que los flujos de ingresos se han reducido en un estimado de 100.000 millones de euros para todo el sector, lo que no compensa la balanza deficitaria y el saldo negativo en las cuentas de la red comercial y empresarial, que progresivamente se ha reactivado a medida que se desbloquea la economía y los sectores se adentran en el plan de desescalada, en cuya fase 1 entraron los centros comerciales. 

“Hay una lucha de intereses encontrados, ya que los propietarios de los centros comerciales han cobrado la mayor parte de los alquileres o tienen posibilidad legal de cobrarlos y, por otro lado, los arrendatarios de las tiendas que se tienen que hacer cargo de todos los costes, después de dos meses y medio sin vender nada y actualmente con un consumo bajo”, ha señalado el tesorero de la CEC, Carlos Moreno-Figueroa. 

El efecto contraproducente de esta situación podría desencadenar una nueva ola de desempleo en el sector comercial hasta el punto de retrasar el avance en la reconstrucción del empleo, que sufrió un duro golpe en marzo con la destrucción de más de un millón de puestos de trabajo. 

Moreno-Figueroa ha señalado que “el Gobierno aplicó rápidamente la moratoria en el pago de las rentas de los alquileres pero, en su opinión, ello ha complicado el problema porque ahora se debe pagar todo sin haber vendido nada”.

Esto implica que se ha ralentizado la capacidad de liquidación y reposición de inventarios de las empresas, lo que les da retornos de inversión muy bajos o nulos y obstaculiza el pago de los arriendos de los locales comerciales, dejándolas expuestas a cierres técnicos de mucho impacto para las empresas y los trabajadores. @mundiario