5 reglas de oro para que no te clonen la tarjeta por internet

Ciberseguridad. / Pixabay
Ciberseguridad. / Pixabay

Los miniprecios, los descuentos desorbitados o las páginas webs con malas opiniones deben hacernos sospechar.

5 reglas de oro para que no te clonen la tarjeta por internet

Supermercados, aerolíneas, marcas de moda, canales de televisión… Hay pocos sectores a los que hoy en día no se pueda acceder a través de Internet. El comercio electrónico avanza y nadie quiere perderse su parte del pastel: el e-commerce en España alcanzó una facturación de 10.116 millones de euros en el tercer trimestre de 2018, según la CNMC, un aumento interanual del 29,9%.

Cada vez compramos más por Internet, especialmente servicios relacionados con los viajes, prendas de vestir, apuestas o transporte terrestre. Pero Internet no está exento de peligros; si no actuamos adecuadamente, podemos acabar con la tarjeta clonada y la cuenta corriente vacía. No olvidemos que los ciberdelincuentes están al acecho. Durante los tres primeros trimestres de 2017 hubo 592.000 transacciones fraudulentas con tarjetas españolas por un importe de unos 40 millones de euros, de las cuales el 29% se corresponden con operaciones a distancia, por ejemplo, a través de Internet o correo electrónico, de acuerdo con un informe del Banco de España. 

Aunque el volumen de operaciones fraudulentas en España disminuyó ligeramente en 2017 con respecto al año anterior, supuso de media “una operación fraudulenta al año por cada 100 tarjetas, por un importe de 68 euros”, según la última Memoria anual sobre la vigilancia de las infraestructuras de los mercados financieros publicada por el regulador. Una lotería que nadie quiere ganar.

Para evitar ser víctimas de una estafa o que roben los datos de nuestra tarjeta de crédito al comprar por Internet, podemos poner en práctica una serie de trucos que nos ahorrarán sustos y dinero.

1- Comprar solo desde dispositivos seguros

Para empezar, debemos asegurarnos de que nuestro smartphone u ordenador es un dispositivo seguro. Es importante contar con un antivirus, mantener el aparato actualizado y evitar las redes de wifi abiertas y los dispositivos públicos.

2- Comprobar la legitimidad del comercio online

Antes de comprar en un comercio virtual, es importante verificar con quién estamos tratando. Tal y como recomienda la guía Compra Segura en Internet elaborada por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), debemos revisar la información legal del comercio que podremos encontrar en las secciones relativas a los términos y condiciones o en el aviso legal. Incibe señala que “la información legal es fundamental porque ante un posible conflicto, permite saber contra quién debemos reclamar” y, además, nos permite conocer nuestros derechos y saber quiénes son los organismos competentes y qué leyes aplican.

También es fundamental, afirman fuentes del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, comprobar los canales de atención al cliente que ofrece el comercio online, así como su política de devoluciones y los procesos de reclamación

Por otra parte, debemos asegurarnos de que no se trata de una web falsa, cuyo único objetivo sea robar nuestro dinero o clonar los datos de nuestra tarjeta. Por lo general, cuando compramos en este tipo de páginas, el comercio nos hace el cargo del bien adquirido, pero nunca llegamos a recibirlo o bien nos mandan uno de calidad inferior. Para evitar este tipo de estafas, debemos recurrir a páginas webs conocidas, verificar los datos legales de la compañía, tal y como hemos mencionado antes, y aplicar el sentido común. Si el diseño de la página web no nos transmite confianza o el comercio parece que intenta copiar a una marca reconocida, mejor huir. Por otra parte, debemos sospechar de los miniprecios y de los descuentos desorbitados. Incibe incluye una recomendación extra: debemos “descartar la compra si la web anuncia varias formas de pago, pero finalmente solo acepta tarjeta de crédito”.

3- Conocer la experiencia de otros usuarios

Otro método para verificar la fiabilidad de una página web es buscar qué opinan el resto de los internautas sobre ella y leer la experiencia de otros consumidores. Podemos recurrir a foros de Internet o a webs en las que se recolecten opiniones como Trustpilot o al servicio de reseñas de Google.

4- No poner en riesgo los datos de nuestras tarjetas

Es importante comprar solo en aquellos comercios que utilicen protocolos de transferencia de datos seguros, algo que podremos verificar revisando que la URL de la web comience por la expresión https. La clave está en la ese después de http. De esta manera nos aseguraremos de que nuestros datos personales, entre ellos los de nuestra tarjeta de crédito, viajarán encriptados.

Asimismo, Incibe recomienda “revisar que el certificado digital de la web es válido y corresponde con el sitio en el que realmente se quiere hacer la compra”, de esta manera evitaremos caer en páginas webs que son falsas e imitan a la original. El organismo señala que aunque para comprobar este dato los pasos pueden ser distintos en función del navegador que se use, por lo general se puede verificar pinchando sobre el icono del candado que precede a la URL. “Si una tienda online no dispone de certificado o este no es válido, se recomienda no continuar con el proceso de compra y buscar otra web que cumpla con los requisitos mínimos de seguridad recomendados”, añade el organismo en su guía. 

5- Usar tarjetas prepago

Las tarjetas prepago nos protegerán ante los ciberdelincuentes y limitarán los daños en el caso de que alguien clone nuestro plástico. Este tipo de tarjetas no están conectadas con el saldo de una cuenta corriente, sino que funcionan como un monedero: se pueden cargar y descargar y únicamente permiten gastar el saldo que hay en ellas. Lo ideal, para aumentar la seguridad, es mantenerlas siempre vacías y cargarlas cuando se vayan a usar.

Este tipo de tarjetas pueden contratarse tanto con soporte físico como en la modalidad online. En este último caso, no tendremos la tarjeta como tal, pero tendremos acceso a través del móvil o la banca online a los datos de esta: numeración, fecha de caducidad y CVV. Con esta información podremos realizar todas las compras que queramos.

Los expertos del comparador HelpMyCash afirman que es posible conseguir tarjetas prepago totalmente gratis y que antes de contratar una, sea física o virtual, es importante fijarse en las comisiones de emisión y mantenimiento y en los gastos aplicados cada vez que se carga o se descarga la tarjeta. @mundiario

5 reglas de oro para que no te clonen la tarjeta por internet
Comentarios