5 puntos clave para conseguir financiación y no arruinarse en el intento

Préstamos personales./ Got Credit
Préstamos personales. / Got Credit

Cuando se busca financiación, el tipo de interés suele llevarse todas las miradas, pero no hay que olvidar toda una serie de puntos extra que pueden encarecer mucho el préstamo.

5 puntos clave para conseguir financiación y no arruinarse en el intento

Cuando se busca financiación, el tipo de interés suele llevarse todas las miradas, pero no hay que olvidar toda una serie de puntos extra que pueden encarecer mucho el préstamo.

Las últimas estadísticas del Banco de España reflejan que los préstamos personales se están abaratando en España. El pasado mes de junio, último mes del que se tienen datos oficiales, la TAE media de los créditos al consumo fue de un 8,80 %, una diferencia de 0,65 puntos porcentuales con respecto al mismo período del pasado año. Cabe destacar que junio, a pesar de que la cifra aún es provisional, es el cuarto mes consecutivo en el que la TAE media de los créditos se sitúa por debajo del 9 %, un dato relevante teniendo en cuenta que en 2014 únicamente en diciembre la TAE media bajó por debajo de la barrera de los 9 puntos.

Pero no sólo las estadísticas oficiales confirman un descenso en el precio de los préstamos personales, durante los últimos meses los bancos están potenciando sus catálogos de préstamos incluyendo más productos como préstamos rápidos y abaratando los que ya tienen. Los establecimientos privados de crédito también están haciendo lo propio con sus préstamos y ya es posible conseguir financiación con intereses cercano al 5 % como el Crédito Proyecto de Cofidis que tiene un interés de partida del 4,95 % o el Crédito Consumo de Caixa Guissona con un TIN del 5,60 %.

Pero a la hora de buscar financiación no hay que fijarse únicamente en los tipos de interés. Comisiones, primas de seguros y gastos de terceros pueden encarecer considerablemente el préstamo.

Los 5 puntos en los que fijarse antes de firmar

1. El tipo de interés nominal: el TIN es el interés que el prestamista cobrará por ceder temporalmente su dinero al prestatario. Lógicamente, cuanto menor sea el interés del préstamo, más reducida será la cuota que se tenga que abonar y menor será el total adeudado. Por ejemplo, un préstamo de 10.000 euros a 5 años con cuotas mensuales y un TIN fijo del 5 % generaría en total 1.322,74 euros en concepto de intereses, mientras que un crédito con las mismas características, pero con un TIN del 10 % devengaría 2.748,26 euros de intereses a favor del banco. Actualmente, los mejores préstamos personales tienen intereses de entre el 5 y el 8 % así que no hace falta contratar préstamos con intereses desorbitados.

2. Las comisiones: los gastos asociados a la apertura del préstamo (comisión de apertura), al estudio de la viabilidad de la operación (comisión de estudio) y a la cancelación anticipada del crédito (comisión por amortización anticipada) pueden encarecer considerablemente un préstamo. Las tres comisiones suelen cobrarse en forma de tanto por ciento. Las dos primeras sobre el importe solicitado con un mínimo que puede llegar incluso a los 100 euros. La última se carga sobre el capital amortizado anticipadamente. Lo mejor es contratar un préstamo que no las tenga y son varias las alternativas que hay en el mercado, como el Préstamo Naranja de ING Direct que no tiene ninguna de las tres comisiones anteriores.

3. Los gastos de mantenimiento en la cuenta asociada: cuando se contrata un préstamo personal en un banco la entidad exige que el cliente se abra una cuenta corriente en la que se domiciliarán las cuotas del préstamo. Hay que prestar especial atención a este punto, ya que, si la cuenta corriente tiene comisiones de mantenimiento, el préstamo se puede encarecer. Lo ideal es contratar un préstamo cuya cuenta asociada esté libre de gastos y en caso de que no lo sea, negociar este punto con el banco.

La importancia de la TAE para comparar ofertas

La Tasa Anual Equivalente (TAE), es un tanto por ciento que refleja el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero, en palabras del Banco de España, puesto que incorpora tanto el interés nominal del dinero prestado como los gastos y las comisiones asociados. De ahí la importante de consultar la TAE y utilizarla para comparar distintas ofertas. Pongamos un ejemplo para entender la importancia de la TAE a la hora de comparar préstamos. Un crédito de 10.000 € a 5 años, con cuotas mensuales y un TIN del 5 % tendría una TAE del 5,11 %. Ahora imaginemos que ese mismo préstamo tiene una comisión de apertura del 2,5 % y una comisión de estudio fija de 90 euros, lo que supondría un gasto inicial extra de 340 euros. Además, el cliente debe abonar cada tres meses una comisión de mantenimiento de la cuenta asociada de 20 euros. En este caso, la TAE del préstamo sería del 8,17 %. 

 

4. Notaría: este gasto se cobra cuando la entidad exige que el contrato del préstamo se firme ante notario. No todos los bancos obligan a que los contratos de préstamos se firmen en una notaría. En cualquier caso, si se quiere contratar un préstamo personal en una entidad que sí lo exige, se puede intentar negociar el precio.

5. Los seguros: las primas de los seguros asociados a la contratación de un préstamo pueden suponer un desembolso importante. No todos los bancos obligan a contratarlos, así que si pueden evitarse, mejor. Al fin y al cabo, si el cliente quiere contratar un seguro, puede hacerlo por sí mismo sin que la entidad le obligue.

5 puntos clave para conseguir financiación y no arruinarse en el intento
Comentarios