Buscar

MUNDIARIO

3 métodos online para fijar gratis el precio de tu vivienda

Las herramientas online de tasación pueden ayudarnos a formar nuestro criterio para fijar un precio de venta para nuestra vivienda, de manera gratuita.

3 métodos online para fijar gratis el precio de tu vivienda
Tasación de una vivienda online. / Pixabay
Tasación de una vivienda online. / Pixabay

Firma

HelpMyCash

HelpMyCash

HELPMYCASH es una firma de analistas de productos financieros (cuentas, depósitos, tarjetas, hipotecas...) que colabora en @mundiario

Dos de los métodos más conocidos para conocer el precio de nuestra vivienda son pedir el asesoramiento de agencias inmobiliarias del barrio y contratar a una tasadora homologada. Antes de dar estos pasos podemos hacer valoraciones online gratis a través de herramientas web de tasadoras, como Tinsa y Euroval, portales inmobiliarios online como Idealista o Trovimap, bancos como BBVA o Bankia y, recientemente, inmobiliarias online, como Housfy y Housell. Los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com nos explican cómo usar estos valores orientativos para empezar a averiguar el precio de la vivienda de manera gratis y sin movernos de casa.

1. Haz alrededor de seis valoraciones online gratis

Aunque seis nos puedan parecer muchas, cabe destacar que podemos hacer una tasación online gratis en menos de dos minutos y obtener resultados instantáneos. Algunas herramientas nos pedirán la referencia catastral de nuestra vivienda, otras nos pedirán solamente la dirección. También podrían pedirnos más características del inmueble, así como el número de habitaciones, superficie, estado de conservación, existencia de balcones y ascensores.

Los criterios usados, nivel de precisión y fuentes de referencia van a cambiar dependiendo de la entidad. Así pues, podemos llegar a conseguir resultados muy dispares de un mismo inmueble, lo cual quiere decir que debemos usar nuestro ojo crítico. Pongamos por ejemplo que una valoración usa como criterio el precio medio del metro cuadrado de la ciudad. Si el inmueble tasado se encuentra en una zona alta, el resultado será demasiado bajo respecto al barrio. Si, en cambio, está en una zona más barata que el precio medio de la ciudad, entonces el resultado seguramente será muy alto en relación. 

Teniendo todo esto en cuenta y habiendo observado estos seis precios, eliminaremos los más extremos, quedándonos con los resultados del medio que tengan menores variaciones entre sí. Por ejemplo, si tenemos dos precios extremos de 540.000 euros y 118.000 euros, y muchos precios más moderados que rondan los 260.000 euros y los 310.000 euros, tomaremos los que se queden alrededor de los 300.000 euros como punto de referencia.

2. Compara estos resultados con otras fuentes

Para seguir añadiendo información y ampliando nuestro criterio, podemos comparar estos precios con los de seis inmuebles similares al nuestro en portales inmobiliarios online como Fotocasa o Habitaclia. Estos precios acostumbran a estar inflados, así que pueden darnos una idea de los precios máximos de mercado de la zona. Usaremos filtros de búsqueda para ajustar los resultados según la superficie de nuestra vivienda, número de habitaciones, si tiene terraza y otras características relevantes. 

Si queremos añadir otro método de comparación, podríamos calcular el precio de nuestra vivienda usando el precio del metro cuadrado de nuestra ciudad. Por ejemplo, el precio medio del metro cuadrado de Barcelona en el cuarto cuatrimestre del 2019 según Tinsa fue de 3.353 euros. Así pues, si nuestra vivienda es de 90m2 construidos, 301.770 euros es otro precio que podríamos usar de referencia. Como podemos observar, también se encuentra dentro de la horquilla de los 300.000 euros del ejercicio anterior. 

Vale la pena reiterar que un cálculo basado en el precio del metro cuadrado de una ciudad va a darnos un resultado orientativo, y vamos a usarlo solamente como punto de referencia. Esto cambiará en función del tamaño de la ciudad, ya que en algunas ciudades más grandes, el precio del metro cuadrado cambia mucho de un barrio a otro, mientras que en otras no hay mucha variación. 

3. No tener miedo a llamar por teléfono

Habiendo adquirido un criterio más amplio sobre el precio de nuestra vivienda, es hora de coger el teléfono y llamar a profesionales inmobiliarios. Aunque a veces puede parecer un poco intimidante pedir explicaciones a un comercial, debemos recordar que estamos a punto de mover grandes sumas de dinero. Así pues, se recomienda llamar a un mínimo de tres inmobiliarias online y hacer tantas preguntas como nos sea necesario. 

Al igual que las inmobiliarias tradicionales, las inmobiliarias online o proptech ofrecen tasaciones presenciales gratis, durante las cuales van a evaluar las características y estado del inmueble para darnos un precio más ajustado a su realidad física. Esta también puede ser una buena manera de evaluar a profesionales con quien trabajar para vender. Aunque este servicio se ofrece con el fin de captar clientes, está libre de compromiso y podemos usarlo simplemente para información. 

Por último, podemos contactar con iBuyers, que son compañías online que compran nuestra vivienda directamente en menos de siete días si nos urge vender. Al tratarse de ventas muy rápidas, van a ofrecernos precios ajustados a dicha necesidad. Así pues, esto va a servirnos para conocer los precios mínimos para ponerlos en contraste con nuestra mediana sacada del ejercicio de tasación online de la vivienda. @mundiario