Buscar

MUNDIARIO

3 consejos a seguir si quieres un préstamo lo más barato posible

Los bancos no ofrecerán su mejor préstamo a la primera, pero hay algunas armas que nos pueden permitir conseguirlo.
3 consejos a seguir si quieres un préstamo lo más barato posible
Estas recomendaciones te harán ahorrar dinero. / Pexels
Estas recomendaciones te harán ahorrar dinero. / Pexels

HelpMyCash

Redacción de HelpMyCash.com

Muchos quieren la mejor financiación disponible, pero pocos saben cómo conseguirla. Con motivo de la inminente celebración del Día de la Educación Financiera (lunes 7 de octubre), qué mejor que repasar algunos consejos que servirán a cualquiera para firmar un préstamo con las mejores condiciones posibles. El comparador financiero HelpMyCash.com presenta tres trucos que toda persona debería tener interiorizados cuando se lanza a la búsqueda de financiación. 

1. Negocia con diferentes entidades

El primer punto nos obliga a dejar la comodidad a un lado. Quien algo quiere, algo le cuesta. Aunque en realidad no tanto, ahora es mucho más sencillo: podemos consultar distintas ofertas de préstamos desde casa a través de Internet. Si eso lo complementamos con alguna visita a oficinas, mejor que mejor. 

¿Por qué es importante manejar varias ofertas? Muy sencillo: es poco probable que nuestro banco nos dé un préstamo insuperable de primeras. Si contrastamos esa oferta con otras, por un lado podremos entender mejor cómo está el sector y, por otro, estaremos en disposición de utilizar ofertas de otras entidades para negociar con nuestro banco y el resto. Quizá así consigamos una rebaja hasta igualar otras o incluso mejorarlas.

2. Opta por un plazo corto

En segundo lugar, debemos tener en cuenta un aspecto clave y que, aunque sea obvio, hay que recordarlo: cuanto más dure un préstamo, más intereses pagaremos. ¿De qué me sirve pagar muy poco cada mes si al final voy a terminar pagando de más? Esa es la oferta que nos plantearán los prestamistas: devolver poco a poco y con total comodidad el dinero prestado. 

Sin embargo, a no ser que nuestra economía esté muy ahogada y una cuota muy baja sea de imperiosa necesidad, lo ideal es incrementar la mensualidad para reducir el plazo del crédito y evitar pagar más en intereses. Por ejemplo, un préstamo de 10.000 euros al 7,5% TIN a devolver en ocho años supondría pagar unos 3.330 euros en intereses. Si ese crédito, en cambio, lo devolviéramos en cinco años, nos ahorraríamos más de 1.300 euros en intereses.

3. Huye de los productos vinculados

Seguros de vida o de protección de pagos, apertura de cuentas, domiciliación de nómina, contratación de tarjetas de crédito… Las entidades bancarias intentarán aumentar nuestro vínculo con ellas mediante distintos productos adicionales. En ocasiones, esas contrataciones extra suponen una rebaja en el interés del préstamo, aunque finalmente su precio puede terminar aumentando su coste tanto que igual hubiera sido más barato aceptar un interés mayor sin pagar por la vinculación.

En esas ocasiones, primero debemos valorar si realmente nos interesan ese tipo de productos y, después, hacer cálculos para ver si vale la pena beneficiarse de sus ventajas. De todas formas, tal y como recuerda HelpMyCash.com, actualmente existen entidades que permiten conseguir sus mejores condiciones sin tener que contratar productos extra. Cofidis o Cetelem son ejemplos de ello, pero no los únicos. De hecho, muchas entidades lo proponen, ya que entienden que es una ventaja interesante para los usuarios.