3 claves para no pagar más de la cuenta por la reforma de tu casa

Los sobrecostes de las reformas se pueden evitar. / Fuente: Pixabay
Los sobrecostes de las reformas se pueden evitar. / Pixabay.

Reformar una vivienda no es barato, pero una buena planificación puede evitarnos muchos sobrecostes imprevistos.

3 claves para no pagar más de la cuenta por la reforma de tu casa

Cuando una familia toma la decisión de ampliar el salón, cambiar las ventanas o abrir la cocina al comedor normalmente ya cuenta con que tendrá que afrontar un gasto muy importante. Sin embargo, eso no significa que no sea posible ahorrarse un dinero en la reforma de la vivienda. En ese sentido, desde el comparador financiero HelpMyCash.com aseguran que los sobrecostes se pueden evitar con un buen control de los presupuestos, una planificación ajustada de las obras y una elección inteligente de la financiación.

1. Planificar bien toda la reforma

Según HelpMyCash.com, podemos empezar a ahorrar desde la misma planificación de la reforma. Y es que si tenemos claro qué queremos reformar y cómo, será más improbable que aparezcan imprevistos que nos hagan afrontar sobrecostes. Por ejemplo, es aconsejable que tomemos medidas para que nos hagan un presupuesto ajustado, que nos aseguremos de que las obras no dañarán ningún aspecto estructural de la vivienda, etc.

Otro aspecto al que tenemos que prestar atención es el puramente burocrático. Si hay que hacer una obra para acometer la reforma, es posible que necesitemos de un permiso municipal por el que tengamos que abonar unas tasas determinadas. Por lo tanto, antes siquiera de pedir el presupuesto debemos acudir a nuestro ayuntamiento para preguntar cuáles serían las licencias requeridas en nuestro caso.

2. Pedir más de un presupuesto

La siguiente clave es el propio presupuesto. Es fundamental que no nos quedemos con la primera factura proforma que nos hagan, pues no tiene por qué ser la más ajustada. Por lo tanto, es recomendable acudir a varios profesionales, pedir precios y valorar con quién saldría más a cuenta reformar la vivienda. En este punto del proceso nos pueden ayudar las páginas web especializadas en comparación de presupuestos.  

Hay que decir, eso sí, que la opción más barata no siempre es la más conveniente. En ese sentido, es importante que analicemos al detalle cada presupuesto y nos fijemos, sobre todo, en la calidad de los materiales utilizados. Y es que, a la larga, utilizar malos materiales puede ser muy perjudicial tanto para nuestros bolsillos como para la propia estabilidad estructural del espacio reformado.  

3. Elegir bien la financiación

Y por último, pero no por ello menos importante, tenemos que elegir bien el modo de financiar la reforma. Si la queremos cubrir con un préstamo personal, el comparador HelpMyCash.com aconseja contratar un producto que tenga una TAE por debajo del 8%, que es la media aproximada del mercado. Por ejemplo, el Crédito Proyecto de Cofidis (desde el 6,11% TAE) o el Préstamo Freedom+ de Banco Mediolanum (desde el 7,23% TAE) pueden ser opciones interesantes.

Pero firmar un préstamo personal no es el único modo de conseguir financiación, pues si tenemos una hipoteca en vigor, podemos pedir una ampliación de capital al banco para cubrir el precio de la reforma con un interés más bajo. Esta operación, sin embargo, tiene asociados varios gastos de formalización, así que es conveniente calcular cuánto costaría para valorar si saldría más a cuenta que contratar un crédito personal. @mundiario

3 claves para no pagar más de la cuenta por la reforma de tu casa
Comentarios