Buscar

MUNDIARIO

Las 3 claves para entender por qué no todo marcha sobre ruedas para la economía china

China ha atemorizado a los mercados, a los empresarios, y a los gobiernos con sus grandes inversiones, pero la enorme carga de su deuda rara vez está en el foco de la atención. 

Las 3 claves para entender por qué no todo marcha sobre ruedas para la economía china
La economía china acumula un gran nivel de deuda. / RRSS
La economía china acumula un gran nivel de deuda. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

La agencia calificadora de riesgo crediticio Moody's bajó la calificación de China esta semana, advirtiendo que la salud financiera del país está sufriendo una deuda creciente y una desaceleración del crecimiento económico. Es la primera vez que la agencia ha reducido la calificación de China en casi tres décadas.

Los temores sobre los niveles de deuda que acumula la segunda economía más grande de todo el mundo han sido señalados antes. El Fondo Monetario Internacional presionó a Beijing para que "abordara urgentemente" la cuestión el año pasado.

1. El problema de la deuda se ha cocinado por años

A medida que el crecimiento en Occidente se derrumbó tras la crisis financiera mundial del 2008, los gobiernos locales y las empresas estatales de China pidieron prestado mucho dinero para construir ciudades y carreteras, y para invertir en negocios que reforzaran los mercados financieros. Esa fiebre de gastos ha resultado en una resaca de la deuda interna, particularmente entre algunas de las empresas estatales ineficientes del país.

La deuda corporativa en China se disparó a alrededor del 170% del PIB en 2016, aproximadamente el doble del promedio de otras economías, según el Banco de Pagos Internacionales. En 2008, la cifra de China se situó en el 100%.

2. El gobierno ha tratado pero no ha podido contener la deuda

El gobierno chino es consciente de que tiene un problema. Las autoridades han introducido toda una serie de medidas en los últimos años para hacer frente a la deuda que contraen los gobiernos locales, así como los malos préstamos bancarios. También han intentado reducir la dependencia de la economía del crédito como una forma de impulsar el crecimiento.

Muchos expertos dicen que hay que hacer más. Pero los esfuerzos de los reguladores en las últimas semanas para frenar la deuda de riesgo en el sistema financiero del país han inquietado a los inversionistas.

3. Un enfoque tibio ante la realidad del problema

China sigue adoptando un enfoque calificado como "suave" para reducir la deuda, ya que intenta mantener cifras de crecimiento económico constante.  Algunos economistas apoyan esa postura, argumentando que al moverse demasiado rápido, las autoridades chinas podrían desencadenar una crisis financiera.

Chi Lo, economista de China en BNP Paribas, dijo que un rápido recorte en la relación deuda del país sería inverosímil. "Esto podría aplastar la economía antes de que los beneficios del desapalancamiento pudieran surgir", dijo en una reciente nota de investigación.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía.