Los 13 billones de euros que explican por qué el inglés manda sobre el español

Dólares y euros en billetes
Los países anglosajones tienen un PIB cuatro veces superior a los hispanos

El número de hablantes no basta para imponer una lengua ni una cultura, sino que el poder y el prestigio que seducen a millones de personas vienen del dinero.

Los 13 billones de euros que explican por qué el inglés manda sobre el español

¿Se imaginan que el futuro presidente del Gobierno de España se pusiera como objetivo arrebatar el liderazgo a Estados Unidos de superpotencia mundial? La inmensa mayoría de las personas pensaría que el jefe del nuevo Ejecutivo no está en su sano juicio. Y con razón. A día de hoy EEUU tiene un PIB anual casi 15 veces superior al español. Para ser más gráficos, la ciudad de Nueva York acumula una riqueza similar a toda la española. Por tanto, ese reto, en el caso de plantearse, sería irrealizable. Se necesitaría un muy largo plazo y al menos varios conflictos armados para destronar a la águila americana.

Lo único que se podría hacer en el horizonte de una legislatura sería sentar las bases para provocar un punto de inflexión y, aun así, no sería nada fácil. Ahora bien, habría que concretar cómo se puede empezar a revertir esa realidad deseada por un futurible e hipotético presidente español. ¿Dónde debería atacar primero? 

Para diseñar la estrategia más eficaz tendría que analizar los puntos fuertes que han hecho de EEUU esa potencia incontestable que es hoy. Al contrario que Roma u otros imperios, los norteamericanos no han tenido que invadir todos los países del mundo para lograr penetrar en ellos y seducirlos. Lo ha hecho de una forma más sutil, como corresponde con la dinámica del siglo XX y XXI. Los ha conquistado a través de su modelo de vida, su cultura y su historia de éxito. 

El idioma, una baza a corto plazo

Ese "American way of life" se ha propagado a través de multitud de empresas estadounidenses, que extrapolaron sus inventos y marcas como si el resto del planeta los necesitase. Y en realidad los necesitaba. Es más, estaban tan necesitados de ellos que se leían los manuales en inglés si hacía falta. Y ahí radica otra de las claves del milagro americano. A través de los negocios extendió su idioma, el inglés, forzando sigilosamente su supremacía como lengua de los negocios. Este hecho no es nada negativo en sí mismo. Todo lo contrario, demuestra la audacia e inteligencia de un país que supo aprovechar la coyuntura surgida durante y después de la Segunda Guerra Mundial para conseguir su sueño. 

La clave de la expansión de EEUU por el mundo está en los negocios, que utilizó para impulsar la supremacía del inglés

Pero indirectamente crea países de "segunda", que no avanzan con el mismo ímpetu que lo hace EEUU. Y su menor dominio del inglés los aboca a una situación de inferioridad. Entre ellos está España, que curiosamente es un país que comparte con otros muchos un idioma nativo común. Y resulta que el español es la lengua nativa más hablada del mundo tras el chino. Y más que el inglés. Esto indica la primera baza que tendría ese supuesto presidente español. Usar el idioma como vehículo de los negocios, algo que la crisis originada en 2008 ha puesto de manifiesto, impulsando más todavía las relaciones comerciales entre los países hispanohablantes.

Billones y seducción

Sin embargo, pese a que hay 21 países que tienen el español con estatus oficial, por encima de los 6 ingleses, su PIB anual es de 5 billones de dólares (4,5 billones de euros), frente a los 19,4 billones de dólares de los anglosajones (17,7 billones de euros). Son 13 billones de euros de diferencia a favor del idioma inglés. Esto explica de forma aplastante por qué el inglés es el idioma que manda y que todas las empresas exigen en el currículum. Es una distancia abrumadora, sobre todo teniendo en cuenta que solo Estados Unidos ya multiplica por tres la riqueza conjunta de las 21 naciones hispanohablantes. 

No es menos cierto que las economías latinoamericanas están creciendo a grandes pasos y de una forma bastante sostenida, como es el caso de Chile, Colombia, México o Perú. En 2045 el español será el idioma más hablado del mundo, por encima incluso del chino y, para entonces, habrá que ver dónde está su nivel económico. ¿Podrá mirar de tú a tú al todopoderoso inglés? 

La distancia económica entre el inglés y español es abrumadora, pero los hispanohablantes ganan posiciones de forma acelerada en EEUU

De producirse un cambio de papeles entre el mundo hispano y anglosajón, parece que la seducción es el camino a seguir, que se verá complementado por otros factores, como la natalidad, el avance del PIB y otros elementos imprevisibles, que siempre se deben considerar. Pero tampoco se puede perder de vista el crecimiento de hispanohablantes en EEUU. Ya es la segunda lengua más hablada en 43 de los 50 estados y también en el distrito de Columbia. Y en Nuevo México tiene carácter oficial. El número de matrículas para estudiar español sigue siendo muy abultado, pero ofrece señales de retroceso, precisamente porque es una lengua menos prestigiosa que el inglés. Porque falla el poder económico y la seducción. Sobre todo, la seducción. 

Los 13 billones de euros que explican por qué el inglés manda sobre el español
Comentarios