Fire Island: Orgullo y Seducción ¿una cinta LGBT única en su tipo?

Joel Kim Booster aprovecha para mostrar su espectacular figura en Fire Island. / Disney Plus
Joel Kim Booster aprovecha para mostrar su espectacular figura en Fire Island. / Disney Plus

Con desnudos potenciales y alcohol por doquier, el filme de Joel Kim Booster es mucho más que una comedia romántica llena de clichés.

Fire Island: Orgullo y Seducción ¿una cinta LGBT única en su tipo?

Han pasado unos meses desde que Disney Plus añadió Fire Island a su catálogo, anunciando que esta cinta con temática gay tenía todo lo que le gusta a la comunidad: fiestas, drag queens, y muchos hombres atractivos parcialmente desnudos.

Por supuesto, el guión de Joel Kim Booster suena como un cliché, y no vamos a mentir en que lo es; sin embargo, más allá de esa fachada se esconde una película ligeramente profunda, con connotaciones sobre el ciberabuso, e incluso algunos guiños románticos.

Lo más candente de Fire Island

No podemos negar que el principal atractivo de esta historia son los hombres. No importa si son protagonistas o no, Andrew Ahn hizo un estupendo trabajo al conseguir actores que sirven para darnos 'un buen taco de ojo', y eso sumado a que algunos de ellos muestran personalidades complejas y realistas, hace que se vuelvan aún más interesantes.

Zane Phillips interpreta a Dex, el interés amoroso de Noah. / Disney Plus
Zane Phillips interpreta a Dex, el interés amoroso de Noah. / Disney Plus

Dejando eso de lado, la trama cumple con ser divertida e interesante, donde el propio Booster se encarga de dar vida a Noah (el protagonista), cuya actitud es el principal soporte durante los primeros 15 minutos, para después compartir el protagonismo con los actores Bowen Yang (Howie) y Conrad Ricamora (Will), cuyos personajes son los más destacables del filme.

Precisamente, son ambos quienes se encargan de cambiar el rumbo de la narrativa, dejando de lado el tono sexual para paulatinamente transformar a Fire Island en una película romántica bastante sorpresiva, ya que incluso deja ver la discriminación que se vive dentro de la misma comunidad o los casos del acoso cibernético.

El guiño a RuPaul's Drag Race 

Quizás el reality show LGBT más conocido a nivel mundial, RuPaul's Drag Race sirve como inspiración para algunas escenas de esta historia, ya que cuenta con la participación de Peppermint, lip sync assassin y finalista de la novena temporada, y quien luego de haber participado en el show se identificó como una mujer trans. 

Además, hay una escena, bastante memorable, en la que Noah hace un breve guiño y recapitulación a una de las tantas luchas gay que se hicieron en el pasado por los derechos de las personas con orientación sexual distinta a la heterosexual.

Finalmente, durante uno de los momentos más íntimos del filme, el guión se encarga de reiterar una frase constante (dura y cierta) que RuPaul difunde en el programa: como personas queer podemos escoger a nuestra familia; lo que es un reflejo del rechazo que muchas personas sufren por ser LGBT, y de la solidaridad de la comunidad. @mundiario

Fire Island: Orgullo y Seducción ¿una cinta LGBT única en su tipo?
Comentarios