Xavi necesita pólvora para espantar a los fantasmas de Koeman

Xavi posa junto a un cartel donde le dan la bienvenida a casa. / German Parga - fcbarcelona.es
Xavi posa junto a un cartel donde le dan la bienvenida a casa. / German Parga - fcbarcelona.es
Por primera vez en muchos años, ningún futbolista del Barcelona se posicionó entre los mejores goleadores del campeonato local.
Xavi necesita pólvora para espantar a los fantasmas de Koeman

Xavi Hernández cumplió con su misión y llevó al FC Barcelona a la segunda plaza de LaLiga, muy a pesar del mal comienzo de temporada que condenó al despido a Ronald Koeman. 

Sin Messi y solo con los neerlandeses Luuk De Jong y Memphis Depay como refuerzos para el ataque, el legendario exzaguero azulgrana no contó con el arsenal suficiente para comenzar de la mejor manera posible, la era sin el astro argentino. 

Los goles comenzaron a convertirse en un bien escaso. Las buenas sensaciones que daban algunas pinceladas de talento de la medular, se quedaban en nada por la falta de acierto de los delanteros. Cuando Joan Laporta decidió fulminar a su entrenador, para darle la alternativa a Xavi de ponerse al frente de la plantilla, lo único que tenían claro era la imperiosa necesidad de buscar un delantero contrastado, y darle la oportunidad a Ousmane Dembélé para que jugara, a pesar que no había renovado su contrato que vence el 30 de junio.

Llegaron Ferran Torres, Adama Traoré y especialmente un consagrado killer como Pierre Emerick Aubameyang. Entre los tres en todas las competiciones anotaron 20 tantos, un balón de oxígeno que le permitió a los blaugrana ascender en la clasificación, aunque fue insuficiente para disputar seriamente la supremacía el campeonato con el Real Madrid.

A pesar de la ventaja que nunca perdieron los merengues, el Clásico en el Santiago Bernabéu mostró la mejor cara del Barcelona, que venció sin problemas a los rivales de toda la vida con un pletórico 0-4. El resultado le dio alas a Xavi y a sus pupilos, pero los goles empezaron a faltar otra vez, tal y como ocurrió en la jornada 37 con el 0-0 ante el Getafe. 

Lewandowski, Dembélé y Ansu Fati

Robert Lewandowski podría ser la solución, pero hasta que el polaco no tenga el permiso para salir del Bayern Múnich, todo queda a expensas de que Ferran y Aubameyang igualen o mejoren su ritmo goleador y que Dembélé renueve su contrato. La continuidad de Depay está en el aire, porque se puede presentar la oportunidad de venderlo antes que comience el último año de su contrato.

También está la situación de Ansu Fati. El internacional español es un seguro de vida de cara al gol, pero las recurrentes dolencias físicas, que incluso le llevaron al quirófano, generan serias dudas sobre su fiabilidad. Es de vital importancia para la carrera del canterano, que esta venidera temporada transcurran sin problemas de ningún tipo.   

La Champions League está en el horizonte, pero sabe perfectamente que para competir contra los mejores clubes del continente, no puede hacerlo huérfano de gol. @mundiario

Xavi necesita pólvora para espantar a los fantasmas de Koeman
Comentarios