Williams renuncia a la victoria en Silverstone para gozo de Hamilton

Lewis-Hamilton-silverstone_opt
Hamilton celebra la vitoria en la carrera de casa. / theguardian.com

Una nefasta gestión de carrera priva a la escudería de Grove de lograr su primera victoria en una accidentada carrera en la que Alonso logra su primer punto.

Williams renuncia a la victoria en Silverstone para gozo de Hamilton

Una nefasta gestión de carrera priva a la escudería de Grove de lograr su primera victoria en una accidentada carrera en la que Alonso logra su primer punto.

 

“Undercut”, esa es la palabra que resume lo que hemos visto en la carrera de Silverstone. Una maniobra que consiste en parar una vuelta antes en boxes para, aprovechando los neumáticos nuevos, ganar el tiempo suficiente para superar al vehículo precedente cuando salga de boxes en la siguiente vuelta. Hoy Hamilton y Mercedes nos han demostrado que incluso se puede adelantar a dos monoplazas. Y es que los chicos de Williams conocidos por su “habilidad” para gestionar las carreras, han visto como sus dos monoplazas eran superados por el Mercedes con el mencionado “Undercut” cuando iban primero y segundo. Porque sí, aunque suene raro, hasta la vuelta 22 los Williams eran primero y segundo, les cuento…

Los entrenamientos no habían dejado lugar a ninguna sorpresa, con los dos Mercedes delante, seguidos por los Williams a medio mundo y, a un mundo completo, los Ferrari. Sainz daba una grata sorpresa al exprimirle a su Toro Rosso una octava plaza. Por su parte Alonso saldría decimoséptimo y Merhi lastrado por problemas de motor en última plaza.

La salida

Tras lo visto en el fin de semana, todas las expectativas se centraban en ver si Rosberg sería capaz de atar en corto a Hamilton en la salida. Unas expectativas que saltarían por los aires al apagarse el semáforo. En una maniobra propia de vehículos de diferente categoría, los Williams salían como misiles, lo que le servía a Massa para superar a los Mercedes, mientras que Bottas, se quedaba entre ambos. Por detrás las hostilidades se desataban en la curva tres, con una tremenda colisión entre los Lotus, que les dejaba fuera de carrera, y que a su vez, provocaba una colisión entre los McLaren. Como a perro flaco todo son pulgas, Button acababa fuera de carrera y Alonso con el alerón roto.

Dirección de carrera decidía sacar a pista el Safetty Car, una decisión que favorecía a Fernando, ya que le permitiría reparar el McLaren y reintegrarse al grupo. Por delante los nervios estaban a flor de piel, con Hamilton muy contrariado, al tener un monoplaza blanco delante con el que no contaba. Al retirarse el Safetty Lewis se lanzaba al ataque desde la misma línea, sin embargo una pasada de frenada, le hacía salirse de pista y perdía la plaza con Bottas. Y “voliá” en la vuelta 5 los dos Williams lideraban la carrera.

Massa, ya en modo Felipe desde la vuelta uno, era incapaz de abrir hueco con el Mercedes de Hamilton. Bottas, pegado al brasileño, evidenciaba poseer un ritmo superior. Desde el equipo trataban de calmarles afirmando que no luchasen entre ellos, primer error, por detrás Hamilton afilaba con parsimonia el cuchillo.

Undercut

En la vuelta 17 Mercedes le tiraba un amago a Williams, sacando los mecánicos a pit, los de Grove no tragaban el anzuelo, y los de Mercedes se retiraban con el rabo entre las piernas sin hacer el repostaje. Una pírrica victoria para Williams que les impediría ver el nivel de su error. Tres vueltas después, Hamilton que iba pegado al alerón de Botas, tomaba el camino de boxes en el último momento. Una vuelta después Williams llamaba a Massa, que coincidiría con Rosberg en la calle del pit lane. En una tensa maniobra, el brasileño lograba superar al alemán, para observar como Hamilton le había ganado la primera plaza. En la vuelta siguiente Bottas pasaba por el pit, y tras una dura maniobra lograba superar a Rosberg.

Por detrás, los Ferrari muy desdibujados, rodaban octavo y noveno. Sainz por su parte era décimo, hasta que el motor de su Toro Rosso decía basta, y le dejaba parado en la vuelta 31. Alonso, decimotercero y en tierra de nadie, se iba beneficiando de los abandonos de los vehículos precedentes. Por su parte a Merhi, el motor de su Manor no le permitía acercarse a su compañero.

Amenaza de lluvia

Pese a que el día era muy soleado, había leves posibilidades de lluvia. En la vuelta 30 las radios de los equipos empezaban a echar humo, con la posibilidad de que la lluvia llegase durante la carrera. En la vuelta 38 la posibilidad se convertía en certeza, en una parte del circuito estaba lloviendo. Los Manor y Alonso arriesgaban y montaban el neumático intermedio, el resto se mantenían en pista. Con medio circuito seco, las ruedas intermedias se degradaban demasiado rápido, tocaba esperar. En esas condiciones, dos pilotos destacaban sobre el resto, Vettel y Rosberg espoleados por la lluvia comenzaban con su remontada particular.

Vettel empezaba deshaciéndose de Raikkonen, para lanzarse a la caza de todo lo que hubiese por delante. Rosberg espoleado por la lluvia, comenzaba el acoso a Bottas, del que tomaría buena cuenta. Ya en estado de trance, daba alcance a Massa, al que también rebasaba. En la vuelta 43 y ya en segunda plaza, su ritmo era 1,6 segundos más rápido que el de Hamilton. Sin embargo la lluvia empezaba a arreciar de verdad, lo que obligaba a todos los pilotos a montar intermedias en la vuelta 44. Bueno, no a todos…

Siesta final

Y es que en Williams estaban empeñados en demostrar que ven la realidad de una forma diferente al resto de la parrilla. Así, mientras todos los equipos paraban a sus pilotos, ellos decidían mantenerse en pista esperando no se sabe muy bien qué. Dos vueltas después, la evidencia les obligaba a parar ambos monoplazas en un doble pit. A la salida de boxes, observaban como Vettel se hacía con la tercera plaza y sellaba la debacle del equipo Williams.

Sin embargo la emoción no había terminado, la lluvia perdía intensidad con rapidez, lo que hacía que la pista se secase y los neumáticos intermedios se degradasen en exceso. A 5 vueltas del final, Hamilton decidía entrar a montar un nuevo juego en una decisión que no se comprendía. Como si de un gurú se tratase, al reintegrarse a pista, comenzaba a llover con virulencia, obligando al resto a reducir el ritmo, mientras el inglés se encaminaba con tranquilidad hacia la victoria.

Spanish F1

Los resultados de los pilotos españoles en Silverstone son extremadamente engañosos. Así Sainz, octavo en parrilla y con posibilidades de brillar, abandonaba en la vuelta 31. Un duro abandono en una situación de carrera en la que la lluvia habría podido ayudarle a mejorar la décima plaza que ostentaba. Por su parte Alonso lograba la décima plaza y el primer punto de la temporada. Un resultado que no debe desatar ningún tipo de euforia, tras él sólo acabaron los Manor y Nasr, que había hecho cuatro paradas en boxes.

En este punto habría que destacar a Roberto Merhi, con un monoplaza casi indigno de denominarse fórmula 1, ha logrado dejar nuevas muestras de su talento. Y todo ello con un monoplaza inferior en prestaciones al de su compañero, por unos problemas que Manor y Ferrari no son capaces de localizar ni solucionar. En seco, no era capaz de mantener el ritmo de Stevens y rodaba a 20 segundos, pero empezó a llover. En agua el castellonense sacaba las garras y con más de dos segundos por vuelta, cazaba y rebasaba a su compañero de equipo. En el paddock se especula que con una carrera completa en mojado podría doblarlo. En cualquier caso, sigue demostrando por qué Manor confía en él, pese a que no aporte sponsors.

Clasificación del Gran Premio de Inglaterra
1º Lewis Hamilton (Mercedes GP)
2º Nico Rosberg (Mercedes GP)
3º Sebastian Vettel (Ferrari)
4º Felipe Massa (Williams)
5º Valtteri Bottas (Williams)
6º Daniil Kvyat (Red Bull)
7º Nico Hulkemberg (Force India)
8º Kimi Raikkonen (Ferrari)
9º Sergio Pérez (Force India)
10º Fernando Alonso (McLaren)
11º Felipe Nasr (Sauber)
12º Roberto Merhi (Manor)
13º Will Stevens (Manor)

 

Williams renuncia a la victoria en Silverstone para gozo de Hamilton
Comentarios