Videojuegos: Una fuente alternativa barata de felicidad

Videojuegos.
Videojuegos.
una de las formas más económicas para entretenerse o mitigar los síntomas como el estrés y la ansiedad son los videojuegos.
Videojuegos: Una fuente alternativa barata de felicidad

Ansiedad, estrés y depresión son algunas de las consecuencias del confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus. Hasta el simple hecho de entretenerse ha sido un problema para los españoles, pero por suerte existen alternativas bastante baratas para despejar la mente.

En ese sentido, una de las formas más económicas para entretenerse o mitigar los síntomas como el estrés y la ansiedad son los videojuegos. Existe una gran variedad de juegos de video que se pueden jugar desde el ordenador o dispositivos móviles de manera gratuita, por ejemplo, las tragaperras y sus giros gratis.

Y aunque muchas personas todavía ven a los videojuegos con recelo, es innegable que cada vez se consolidan más en el mundo. De hecho, la pandemia ayudó a eso: hubo un aumento del 65 % del consumo de videojuegos durante el confinamiento en todo el mundo.

Dicha cifra recoge a los videojuegos comerciales, es decir los que son comprados, y también los juegos gratis.

En la actualidad, hay opiniones divididas en cuanto a los beneficios o no de los videojuegos, sobre todo cuando los niños son los protagonistas. Mientras tanto,  Europa se mantiene en vilo por lo que podría provocar la variante delta del coronavirus.

Los videojuegos como válvula de escape

Nadie estaba preparado para la pandemia, esa es la realidad. Una extraña enfermedad tomó a todo el mundo desprevenido y en un abrir y cerrar de ojos la vida cambió completamente.

Esta situación, por supuesto, generó víctimas mortales y pérdidas económicas, pero también problemas asociados a la ansiedad y angustia de no saber qué está pasando, cuándo va a terminar y qué hacer con tanto tiempo libre en casa.

Ante esto, según reseña el portal Revista Empresarial & Local, los videojuegos durante el confinamiento sirven para mejorar la actividad mental, ser creativos, interactuar con otros usuarios y, sobre todo, genera la sensación de que se es productivo o se está haciendo algo.

Pareja jugando a videojuegos.

Forbes tiene una opinión similar, según la prestigiosa revista, en el caso de los niños los videojuegos contribuyen a la interacción con personas de su edad; interacción que perdieron por el confinamiento y que es fundamental para su desarrollo.

Asimismo, destaca el aporte de los videojuegos en la salud mental de las personas durante la etapa más fuerte del confinamiento, incluso se atrevió a catalogar a los videojuegos online como una “nueva red social”.

Los videojuegos le aportan a las personas algo que los documentales, series, películas y la música no pueden: sentirse parte de algo y que no solo está cruzado de brazos en casa a la espera que todo termine.

Los videojuegos desde la otra acera

Alrededor de los videojuegos siempre ha existido el debate sobre sus aspectos positivos y negativos en los niños o personas adultas.

El mayor temor que existe con respecto a los videojuegos es que los usuarios puedan caer en adicción, sobre todo en los niños si no existe un control que en un contexto pandémico puede ser peor ya que las actividades están limitadas y se les da más libertades con este tipo de entretenimiento.

Entonces, especialistas indican que los videojuegos pueden afectar de distintas maneras dependiendo del tiempo que la persona pase jugando. Además, de la edad de esa persona: si es un adulto puede dejar sus responsabilidades a un lado; mientras que en un niño puede ser más difícil de controlar.

El uso adecuado de los videojuegos durante la pandemia

Las opiniones son divididas, pero en cualquier caso hay que darle un uso adecuado a los videojuegos.

En ese orden de ideas, no debe prevalecer como la única fuente de entretenimiento, debe ser combinado con otras como, por ejemplo, ejercicios en casa. Además, las personas deben mantener una buena dieta y descansar las horas adecuadas.

Por otro lado, se recomienda que los niños jueguen en compañía de un adulto, no solo por supervisión, también por el hecho de compartir juntos y reforzar los lazos familiares.

Videojuegos: Una fuente alternativa barata de felicidad
Comentarios