Víctor Valdés se despide del fútbol sin pena ni gloria

Valdes
Víctor Valdés, defendiendo los colores del Middlesbrough. /RR SS

Se retira del fúbol a los 34 años tras haber ganado todos los títulos posibles. Atrás quedan 15 años en la élite y casi 600 partidos repartidos entre Barcelona, Manchester United, Standard de Lieja y Middlesbrough.

Víctor Valdés se despide del fútbol sin pena ni gloria

Punto y final para la carrera futbolística de Víctor Valdés. El niño que no le gustaba ser portero e hicieron creer que servía. Lo aceptó y con esfuerzo y disciplina llegó a la cima. Pero no ha sido un camino fácil.

Víctor debutó con el primer equipo del Barça el 14 de agosto de 2002 de la mano de Louis Van Gaal y se hizo con la titularidad en la portería azulgrana para la temporada 2004-05. Primero con Frank Rijkaard y después con Pep Guardiola se convirtió en pieza fundamental del mejor Barça de la historia.

En el culmen de su carrera, Víctor Valdés decidió dar un giro absoluto a su brillante carrera y, para sorpresa de todos, el 17 de enero de 2013 hizo pública su decisión de no renovar su contrato con el club azulgrana, que concluía en junio de ese año, bajo el argumento de que buscaba “un nuevo fútbol”. El Mónaco francés del oligarca ruso Dmitry Rybolovlev era su destino.

El 26 de marzo de 2014, durante un partido ante el Celta, sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Se perdió la posibilidad de jugar el Mundial de Brasil, donde probablemente habría sido titular en detrimento de Iker Casillas. Cumplió su palabra de no renovar su contrato con el Barça y se encontró con la desagradable noticia de que el Mónaco, con los últimos informes sobre su rodilla en la mano, se había retractado: no había fichaje y se quedaba sin equipo.

Sin embargo, un viejo conocido acudió a su amparo. Van Gaal abrió las puertas del Manchester United al portero en octubre de aquel año  para ayudarle en el tramo final de su recuperación. En enero de 2015 firmaría un contrato con los ‘Red Devils’ de 18 meses.

Todo eran sonrisas y fotografías que presagiaban el regreso de Víctor Valdés a la élite. Nada más lejos de la realidad. Aquel que acudió a su rescate cuando más lo necesitaba, se convertiría en la peor de sus pesadillas. El técnico holandés, le dejó fuera de la gira estival por Estados Unidos de 2015 alegando que el guardameta se negó a entrenar con grupo sub’21. El propio Víctor desmintió los hechos. La relación no se recondujo y Van Gaal acabó defenestrándole hasta la humillación: le apartó de la plantilla, trasladó su taquilla al equipo de los reservas, le dejó sin dorsal e incluso le prohibió entrenarse con sus compañeros.

Se quedó en el limbo en Manchester, entrenando en solitario, hasta que meses más tarde, Valdés encontró un nuevo aliado en forma de cesión: el Standard de Lieja. En Bélgica volvió a recuperar la sonrisa e incluso sumó su último título número 22 a su extenso palmarés con la Copa. Una lesión muscular propició que el Standard prescindiese de sus servicios y su vuelta a la fría Manchester. 

En junio de 2016 Víctor llegó a un acuerdo para las dos próximas temporadas con el Middlesbrough inglés tras desvincularse del Manchester United. El rocambolesco periplo del guardameta terminaba en el mismo vestuario que Aitor Karanka, segundo de Jose Mourinho durante su época en el Real Madrid. El Middlesbrough terminaría la temporada descendiendo y tanto club como portero decidieron no seguir con su vinculación. 

Pese a que tenía propuestas para seguir jugando, Valdés ha decidido cerrar su etapa de portero y poner un nuevo rumbo a su vida. El ex guardameta ha montado una productora de televisión, Crazy4fun, con dos socios. Además, Víctor tendrá un programa en el que entrevistará a ex compañeros de profesión.

Triste final para uno de los mejores guardametas de los últimos tiempos que no ha tenido el reconocimiento que se merece. Detrás de la fama, dinero, éxitos, hasta incluso comodidad, el fútbol esconde una cruda realidad. Así lo manifestó el propio Víctor en una emotiva entrevista concedida al presentador colombiano, Marlon Becerra, para la cadena RCN:

Los futbolistas vivimos una vida irreal. Afortunadamente, volví a la vida real, a pagar un café, a tocar monedas… y esa cura de humildad me ha servido ahora que he vuelto a la actividad como futbolista profesional. Yo vengo de tres meses en Augsburgo, de comprar mi billete de tranvía, de ir con muletas, de estar solo. Eso no me lo quitará nadie.

Yo nunca más seré una súper-estrella, porque yo he estado ahí, lesionado de gravedad. Y ya he dicho que el fútbol te aparta. ‘Te has lesionado la rodilla… que pase otro’. ‘Tú ya no vales’. Pero tú vas a valer, si quieres. Y es tu fuerza de voluntad la que te tiene que hacer llegar. Y esa es la mayor enseñanza. 

Gracias y éxitos, Víctor. 

Víctor Valdés se despide del fútbol sin pena ni gloria
Comentarios