Buscar

MUNDIARIO

El último 'One Club Men'

Fernando Torres: 'Siempre he sido del Atlético de Madrid y siempre he querido jugar en este club. No me marcharía por nada, solo si el club lo necesita para sobrevivir'.

El último 'One Club Men'
Fernando Torres tras marcar su primer gol en La Liga en el Metropolitano.
Fernando Torres tras marcar su primer gol liguero en el Metropolitano. / RRSS

El Cholista

Analista deportivo.

Hace ya mucho tiempo que el fútbol moderno es un negocio puro y duro donde, como en cualquier otro, manda el dinero y los resultados. Por eso, ahora más que nunca, es bueno recordar que no siempre fue así. Y que algunos futbolistas, muy pocos y ya prácticamente extinguidos, eligieron el orgullo de seguir perteneciendo a su club por encima de las grandes firmas contractuales. En Inglaterra se conocen como los 'One Club Men' , los hombres de club. 

En la Premier League, el ejemplo de 'One Club Men' es Le Tissier.

En toda la historia de la Premier League ha habido varios ejemplos pero el caso más flagrante de 'One Club Men' fue el de Matthew Le Tissier. 'Le God' , el apodo por el que le conocían, era un genio dentro y fuera del campo. Fue siempre fiel a los colores del Southampton, algo insólito al tratarse de un equipo humilde que solía jugar todos los años por evitar el descenso. 15 temporadas, 540 partidos y más de 200 goles son los números de 'Le God' con los 'saints'. Números que le valieron para rechazar múltiples ofertas millonarias y para mantener al club de sus amores en la élite del fútbol inglés. Sus mejores compañeros cambiaron de aires pero él se quedó para ser el ídolo de la afición del Southampton. Cuando le preguntaban sobre su permanencia en el equipo respondía ''Jugar en los mejores clubes es un reto bonito, pero hay un reto mucho más difícil: jugar contra ellos y ganarles. Yo me dedico a eso...''

En La Liga española el caso más flagrante de jugador de club es el de Fernando Torres y voy a decirles por qué. El 7 de mayo del año 2000 el Atlético de Madrid bajó a Segunda División y en esos momentos tan difíciles para la afición colchonera, el 27 de mayo del 2001 un chaval rubio y pecoso de 17 años debutó con el primer equipo en el Estadio Vicente Calderón. Una semana más tarde, el Atlético necesitaba ganar en el campo del Albacete en la jornada 40 de la categoría de plata para mantener vivas sus opciones de ascenso. Torres saltó al campo en el minuto 76 y marcó el gol de la victoria en el primer balón que tocó. Ese rubio pecoso de 17 años fue realmente quien volvió a ilusionar a los atléticos.

En los años siguientes hasta el 2007, Fernando Torres se echó el equipo a cuestas y rechazó múltiples ofertas del FC.Barcelona,  Real Madrid, Chelsea y Liverpool que doblaban y triplicaban su sueldo. Cabe decir que hoy en día el Atlético de Madrid es un gran club, con un gran presupuesto y potencial deportivo, por lo que ahora es lógico que muchos de los mejores jugadores del mundo quieran jugar o seguir jugando ahí. Pero Fernando Torres estuvo siete años rechazando ofertas millonarias de los mejores equipos del mundo cuando durante ese tiempo el Atlético ni siquiera pudo clasificarse para jugar la UEFA. No se molesten en buscar un caso similar en la historia del fútbol español porque no existe.

¿Por qué Cerezo y Marín  vendieron a Fernando Torres al Liverpool?

Todavía hay gente que cree que 'El Niño' dejó el Atleti para jugar la Champions con el Liverpool. Y es algo rotundamente falso. A Fernando Torres lo vendieron al Liverpool  el actual presidente Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil Marín porque la situación económica del Atlético de Madrid en el año 2007 después de tanto tiempo sin jugar en Europa era muy precaria. Y le obligaron aceptar la oferta diciéndole que era lo mejor para él y para el club. Obviamente lo mejor para Torres económica y deportivamente hubiera sido irse mucho antes, pero gracias a su compromiso el Atleti pudo mantenerse en primera división en su etapa deportiva más delicada, algo que habría sido mucho más difícil sin 'El Niño'. Y cuando le preguntaban una y otra vez sobre un posible traspaso siempre contestaba lo mismo: 'Siempre he sido del Atlético de Madrid y siempre he querido jugar en este club. No me marcharía por nada, solo si el club lo necesita para sobrevivir'.

El año pasado volvió a su Atleti como prometió cuando se fue, a pesar de tener otra oferta mareante de la liga china que triplicaba lo que percibe ahora en el club rojiblanco. Y ahí está 'El Niño', ahí sigue, con sus virtudes y sus defectos, para cuando el equipo le necesite como ayer frente al Alavés con su gol decisivo. No se sabe cuanto tiempo estará ni si al final conseguirá levantar ese ansiado título con el Atleti que nadie merece más que él. La única certeza es que, en un fútbol moderno donde solo importan los títulos y el dinero, aún resiste el envite un jugador que siempre puso su orgullo y su sentimiento por encima de todo. Un jugador que es todo corazón... como diría Cuba Gooding Junior en Jerry Maguire: ¡este es mi hijo puta!