Rüdiger y los dorsales de todos los alemanes que han jugado en el Bernabéu

Antonio Rüdiger con el dorsal 22 del Real Madrid. / @realmadrid
Antonio Rüdiger con el dorsal 22 del Real Madrid. / @realmadrid
El zaguero viene de triunfar en el Chelsea de la Premier League. Prometió que contribuirá con trabajo, lucha y liderazgo dentro del vestuario.
Rüdiger y los dorsales de todos los alemanes que han jugado en el Bernabéu

Antonio Rüdiger ya fue presentado por Florentino Pérez como jugador del Real Madrid. El alemán llega para reforzar la línea defensiva del club, que durante la temporada que recién finalizó, estuvo apuntalada por las grandes exhibiciones de Eder Militao y de David Alaba. El alemán parte como favorito para adueñarse de uno de los puestos, para que el futbolista austríaco se vuelva a trasladar al puesto de lateral izquierdo, donde competirá por un lugar en el once con Ferland Mendy. Rüdiger lucirá el viejo dorsal del español, Isco, que abandona el club tras no renovar su vínculo que finaliza el próximo 30 de junio.

Con el 22 en la espalda, el internacional germano se convierte en un nuevo heredero de Günter Netzer, aquel rubio que se convirtió en madridista en el verano de 1973, cuando aún Santiago Bernabéu era presidente del club. El exfutbolista llegó con la vitola de estrella del Borussia Monchengladbach equipo en el que lucía el número 10, un dorsal que también utilizó hasta 1976 en Concha Espina. Durante su etapa en España, conquistó dos ligas y par de Copas del Rey.

El siguiente fue Paul Breitner. La leyenda del Bayern Múnich y de la selección alemana lo ganó todo antes de fichar por los blancos. Ganó dos ligas y una Copa del Rey entre 1974 y 1977 con el 8 a la espalda, el mismo número que años después se convertiría en el símbolo de otro gran jugador alemán y madridista. 

El tercero en llegar fue Ulie Stielike. Llegó a jugar más de 300 partidos oficiales con el 4 y el 10 a la espalda en la mayoría de ellos. Desde 1977 hasta 1985 se convirtió en uno de los futbolistas favoritos de la hinchada, gracias a la entrega que mostraba en todos los partidos. Ganó 3 ligas, 2 Copas del Rey, una Copa de la Liga y una Copa UEFA. 

Seis años más tarde, el Madrid volvió a fichar a un alemán, esta vez por exigencia de Fabio Capello en 1996, que deseaba tener un portero mucho más alto que Santiago Cañizares. Por eso se trajo desde el Colonia de la Bundesliga al campeón del mundo de 1990, Bodo Illgner. El experimentado guardameta utilizó el número 25, aunque posteriormente utilizó el dorsal 1 hasta el año 2001. Ganó dos ligas, una Copa Intercontinental y dos Champions League.

Christoph Metzelder llegó desde el Borussia Dortmund con el aura de gran defensor pero nunca se pudo adueñar de la posición. Las lesiones  y su mal estado de forma lo lastraron desde que llegó en 2007. Usó el dorsal 21 hasta el 2010 cuando volvió a su país. Ganó una liga y una Supercopa de España.

Mesut Özil es considerado uno de los futbolistas nacidos en Alemania más talentosos de las últimas dos décadas. Su privilegiada visión de juego y su técnica individual, lo hicieron uno de los mimados del coliseo blanco desde que llegó en 2010. Sus asistencias a Cristiano Ronaldo fueron esenciales en sus primeros años, para transformar al portugués en un killer del área. Al principio utilizó el 23 pero más tarde se adueñó del número 10, hasta el final de su trayectoria en la capital española en 2013. Ganó una liga, una Copa del Rey y una Supercopa de España. 

Junto al talentoso Özil también llegó ese mismo año Sami Khedira. José Mourinho pidió que Florentino Pérez lo contratara para darle equilibrio a la medular. Era un trabajador incansable, sin el virtuosismo de su compatriota pero con una capacidad defensiva que le permitía ser un jugador importante tanto con el portugués como con Carlo Ancelotti. En la temporada 2010-2011 jugó con el 24 pero en la campaña siguiente comenzó a utilizar el 6, dorsal que lo acompañó hasta el verano de 2015. Ganó una liga, dos Copas del Rey, una Supercopa de España, una Champions League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes.

Finalmente está Toni Kroos. Sin duda el futbolista alemán más importante de la historia del Real Madrid. Llegó como un auténtico regalo de navidad en verano. Florentino Pérez fue el más listo y se aprovechó de que solo le restaba un año de contrato con el Bayern Múnich, sacándolo del Allianz Arena por tan solo 25 millones de euros.

Llegó en 2014 y desde ese momento utiliza el 8, un dorsal con el que se ha convertido en una leyenda viviente de la institución y uno de los componentes de la medular más ganadora de la Champions junto con Casemiro y Luka Modric. Su historial de títulos como madridista es extenso: Cuatro Champions League, tres ligas, tres Supercopas de España, Mundiales de Clubes y tres Supercopas de Europa. 

El caso de Altintop

Durante el verano de 2011, el Real Madrid contrató a Hamit Altintop, un futbolista que se caracterizaba por su versatilidad. Podía jugar de lateral derecho y en diversos puestos en la medular. Lo llamativo del exfutbolista del Bayern Múnich es que nació en Alemania pero era internacional por Turquía. 

Llegó libre al Bernabéu y se fue con más pena que gloria durante el verano de 2012.Se marchó al Galatasaray que pagó 3.5 millones de euros por sus servicios. El único título que obtuvo vestido de merengue fue LaLiga de la campaña 2011-2012. Utilizó el número 16. @mundiario

Rüdiger y los dorsales de todos los alemanes que han jugado en el Bernabéu
Comentarios