Rosberg logra la victoria en Abu Dhabi y un nuevo récord para Mercedes

151129105032-rosberg-celebs-exlarge-169_opt
Rosberg celebra su tercera victoria consecutiva. / cnn.com

La escudería Mercedes GP fija en doce el récord de dobletes en una temporada, en una carrera en la que Rosberg demuestra haberle tomado la medida a Hamilton.

Rosberg logra la victoria en Abu Dhabi y un nuevo récord para Mercedes

La última carrera del año se daba cita en el circuito Yas Marina de Abu Dhabi, una cita fijada en el final del calendario a golpe de petrodólares, en busca de la máxima emoción. Una emoción que este año sería esquiva, con un campeonato más que decidido, en el que sólo quedaba en lucha la honrilla del cuarto puesto. Con la competición prácticamente decidida, quedaba disfrutar de un espectacular circuito en el que las carreras empiezan al anochecer.

Así bajo la espectacular iluminación de Yas Marina y entre el constante paseo de personajes Vip, los rumores añadían picante a la falta de emoción. El sábado saltaban las alarmas ante la posibilidad, sugerida por Ron Dennis, de que Alonso se tomase un año sabático en 2.016. A lo que algún malintencionado añadía, la coletilla de “otro más…”. Un rumor desmentido por el piloto, que sin embargo cada vez parece encontrar menos argumentos para seguir.

La carrera

La carrera venía precedida de una clasificación en la Rosberg parece empeñado en demostrar al mundo que es capaz de batir a Hamilton. Sexta pole consecutiva del alemán, que ha encontrado el camino cuando ya era demasiado tarde para luchar por el campeonato. La sorpresa la daba Vettel, que en un clamoroso error de estrategia por parte de Ferrari, quedaba eliminado en la Q1, saliendo decimoquinto. Y es que en Yas Marina a Ferrari la estrategia casi nunca le funciona, y si no que le pregunten a Alonso.

En la salida, siempre que Hamilton sale tras Rosberg, las expectativas están por todo lo alto, la primera curva suele ser demasiado estrecha. Sin embargo el alemán tras haber perdido el mundial, parece haber equilibrado el Feng Shui de su cockpit. En una salida de manual dejaba clavado a Hamilton, que no era capaz de intimidarle en ningún momento. Como si de dos vasos comunicantes se tratase, la mejora de Rosberg coincide con el bajón de Hamilton. Una curiosa coincidencia, en un equipo alemán, dirigido por alemanes, con un piloto compatriota que estaba en fase depresiva, “cositas”…

Los otros

Por detrás el resto de la parrilla buscaba su parcela de emoción, con un Sainz muy batallador, que pasaba de la décima posición en la primera vuelta. Un bello espejismo que recibía su dosis de realismo en el momento en el que se activaba el uso del DRS. Ese curioso invento que crea una fórmula 1 de dos categorías, los que tienen motor para volar, y los que no. Con las ruedas pegadas al asfalto, sólo queda rezar para que los aviones no te lleven puesto.

Hablábamos antes de la lucha por el cuarto puesto del mundial, no es verdad, no existió. Y no sólo porque Raikkonen mostrase una de sus mejores versiones de la temporada, si no porque Bottas está en Williams. Williams, a saber, ese equipo que lograría que sus pilotos fuesen buenos vasallos si tuviesen buen señor. La escudería de Grove protagonizaba un nuevo despropósito en boxes, al sacar a Bottas cuando entraba Button. Rotura del alerón de Bottas, que le obligaría a parar en la vuelta siguiente, y 5 segundos de sanción de propina. Un final de temporada que resume la condena que supone tener un monoplaza con potencial para ganar alguna carrera, y pegarse tiros en los pies cuando esa oportunidad se presenta.

¿Hammer time?

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que escuchar la expresión “hammer time”, era una invitación a una nueva dimensión. Un bucle espacio-temporal en el que Lewis Hamilton parecía ver pasar la vida más despacio. Un período de éxtasis que le llevaba a enlazar las curvas a un ritmo imposible para el resto de los mortales, mientras las diferencias se diluían como un azucarillo. Un martillo que golpeaba con frenesí cuando el yunque era Rosberg. El alemán ha descubierto que un martillo pierde su efecto cuando no hay yunque, así que ha optado por untarse con plastilina. Una plastilina que permite que la presión de Hamilton se deslice sin causarle daño. Así tras dejar jugar un rato con el martillo a Hamilton, decidía poner las cosas en su sitio a golpe de vueltas rápidas, y fin de la historia.

En ese punto el piloto inglés trataba de hacer algo diferente, algo a lo que no está acostumbrado. Cuidar los neumáticos y ahorrarse una parada, una sugerencia que el equipo acogía con un excepticismo de tal nivel, que le negaban la posibilidad de ni tan siquiera hacer los cálculos. Tras una nueva parada, se lanzaba en una nueva cabalgada que le obligaría a recortar más de un segundo por vuelta. Una temeridad que el equipo alemán trataba de mitigar obligando a ambos pilotos a conservar la mecánica con mapas de inyección más conservadores. Los pilotos, como dos amantes adolescentes que se niegan a colgar el teléfono, se enzarzaban en una estéril discusión, sobre quien debía activar primero la posición 10 de la programación….

Punto final

Así entre discusiones estériles, Mercedes lograba el duodécimo doblete de la temporada, récord de la categoría. Por detrás Raikkonen era el invitado de honor a la fiesta, con una carrera sobria y si errores. Vettel lograba escalar hasta la cuarta plaza, con una gran remontada, que casi se lleva el premio del podium. Tras ellos Sergio Pérez volvía a demostrar que una escudería media puede lograr grandes resultados si plantea las carreras con seriedad.

Del resto poco más que decir, una carrera sin emoción por las plazas de honor, edulcorada con adelantamientos espectaculares premiados con pobres botines. Un retrato de lo que ha sido toda la temporada, en un campeonato que, o mucho cambian las cosas, está abocado a ser protagonista de las siestas en sustitución de los documentales de la 2.

Spanish F1

Quedaría hablar de los pilotos españoles a los que en esta carrera volvería a sumarse Roberto Merhi, al castellonense volverían a darle una ficha “válida por una carrera”. Pobre fin de temporada para un piloto que ha demostrado capacidad para hacer algo más, a poco que le den un monoplaza en lugar de un simulacro. Con evidentes faltas de rendimiento del Manor, y con el hándicap de las últimas carreras en el dique seco, el castellonense no lograba arrasar a su compañero de equipo como era habitual.

Sainz, por su parte, volvía a dejar muestras de su talento, con una décima posición en parrilla, lograba superar a su compañero de equipo en el global de la temporada. En carrera, la evidente falta de prestaciones de su motor, le dejaba a merced de los aviones lo que le impediría traducirlo en el resultado que, desde hace tiempo, lleva mereciendo. Sin embargo su año de debut puede calificarse de excelente, con gran capacidad de mejora a poco que la mala suerte se olvide de su camino.

Ahora toca hablar de Alonso, en una temporada el la que ha descubierto que un monoplaza puede averiarse de formas inéditas, la mala suerte se ha encargado de rematarlo. Así en una carrera en la que el McLaren parecía rodar a un ritmo que rondaba la dignidad, la baraka le ha sido esquiva al asturiano. Un inoportuno pinchazo en clasificación le impediría luchar por posición. Ya en carrera, tras una buena salida, era embestido por Nasr que le empujaba contra Maldonado (otro con “buena” suerte). Rotura de alerón y parada obligada en boxes, de propina un “drive Trough” de sanción por embestir tras ser embestido. Un cúmulo de despropósitos que le llevaba a ser doblado en la vuelta 20, poco más en una temporada de la que no hay nada que decir.

Clasificación del Gran Premio de Abu Dhabi
1º Nico Rosberg (Mercedes GP)
2º Lewis Hamilton (Mercedes GP)
3º Kimi Raikkinen (Ferrari)
4º Sebastian Vettel (Ferrari)
5º Sergio Pérez (Force India)
6º Daniel Ricciardo (Red Bull)
7º Nico Hulkemberg (Force India)
8º Felipe Massa (Ferrari)
9º Romain Grosjean (Lotus)
10º Danill Kvyat (Red Bull)
11º Carlos Sainz (Toro Rosso)
12º Jenson Button (McLaren)
13º Valteri Bottas (Williams)
14º Marcus Ericsson (Sauber)
15º Felipe Nasr (Sauber)
16º Max Verstappen (Toro Rosso)
17º Fernando Alonso (McLaren)
18º Will Stevens (Manor)
19º Roberto Merhi (Manor)

 

Rosberg logra la victoria en Abu Dhabi y un nuevo récord para Mercedes
Comentarios