¿Robert Lewandowski es el mejor delantero contratado por el Barça?

El delantero polaco, Robert Lewandowski. / Rafael Adolfo Vásquez
El delantero polaco, Robert Lewandowski. / Rafael Adolfo Vásquez
A lo largo de más de sesenta años, el FC Barcelona ha tenido a varios delanteros, que fueron considerados los mejores del momento.
¿Robert Lewandowski es el mejor delantero contratado por el Barça?

El FC Barcelona se ha caracterizado a lo largo de su historia, como uno de los clubes que ha contratado a algunos de los mejores futbolistas del mundo, particularmente cuando se trata de delanteros estelares. Sándor Kocsis, Hans Krankl, Enrique Castro "Quini", Gary Lineker, Romario, Ronaldo, Patrick Kluivert, Samuel Eto´o, Thierry Henry, Zlatan Ibrahimovic, Luis Suárez y Pierre Emerick Aubameyang. El verano de 2022 será recordado por el fichaje de Robert Lewandowski, el killer por excelencia de la Budesliga en los últimos ocho años, y que únicamente está a la sombra de los registros goleadores de otra leyenda del club bávaro, el genial Gerd Müller.

En este trabajo especial, MUNDIARIO utilizará como referencia el promedio goleador de cada uno de estos futbolistas, antes de aterrizar en el Camp Nou, única y exclusivamente en clubes, sin incluir sus respectivas participaciones con sus selecciones nacionales, para determinar cuál de todos estos ilustres nombres llega a la entidad azulgrana como el mejor atacante. 

Hay que empezar con uno de los mejores representantes de la selección de Hungría de los años cincuenta. Sándor Kocsis, antes de jugar con los blaugranas se destacó en el ámbito de clubes con el Kőbányai T.C., Ferencváros T. C.,  Budapest Honvéd SE  y Young Fellows Juventus.

Fue medallista olímpico y llegó a la final del Mundial de 1954 en Suiza, sin olvidar que anotó en ese campeonato 11 dianas para convertirse en el máximo artillero de aquel torneo. Aunque no pudo jugar la siguiente edición del Mundial en 1958 celebrado en Suecia, el goleador se mantuvo relativamente activo en Suiza antes de recalar en la Ciudad Condal. Su promedio goleador fue de 0.97 por partido, gracias a 254 tantos en 260 encuentros. 

El matador austríaco 

Uno de los mejores futbolistas de la historia de Austria es sin duda alguna Hans Krankl. El goleador más prolífico de la liga austríaca brilló con luz propia en el Mundial de Argentina 1978. Su selección se benefició de su gran olfato goleador, para llegar hasta la segunda fase del torneo. Aquellos 4 goles en 6 partidos le sirvieron para llamar la atención del presidente Josep Lluis Núñez. 

Krankl llegaba a la capital catalana, para intentar llenar el vacío que dejaría el adiós de Johan Cruyff como jugador ese mismo año. Venía de promediar 0,90 goles por partido,  después de sumar 184 tantos en 204 encuentros. Lamentablemente para todos los involucrados, sólo pudo rendir a plenitud durante su primera temporada.

El Brujo del gol

Enrique Castro "Quini" fue uno de los depredadores del área por excelencia del fútbol español. La gran figura del Sporting de Gijón fue una pieza fundamental para el equipo asturiano en los años setenta hasta el final de su prolífica carrera en 1987. Gracias a sus destacadas actuaciones el club asturiano llegó a rozar la proeza de ganar la liga en la temporada 1978-1979. 

Con semejante currículo y a pesar de ser ya todo un veterano, el ovetense fue fichado por los blaugranas en el verano de 1980. Antes de ese traspaso, sumaba dos trofeos de máximo goleador en Primera División y otros dos en Segunda División. Sus 151 goles en 295 partidos le dejaron un promedio de 0.51. 

El inglés goleador en el Mundial de Maradona

En el Campeonato Mundial de 1986 celebrado en México, no hubo discusión, porque Diego Armando Maradona fue la gran figura del campeonato, con un rendimiento tan brutal, que casi él solo catapultó a su selección hacia el máximo título en el Estadio Azteca. Sin embargo, un futbolista inglés se llevó también el reconocimiento por su destacada actuación: Gary Lineker

El futbolista nacido en Leicester, destacaba como un buen delantero en la liga inglesa, pero la temporada 1985-1986 explotó definitivamente con el Tottenham Hotspur, con 38 goles en 52 partidos entre todas las competiciones. Terry Venables lo recibió con los brazos abiertos, gracias a un promedio de 0.52, después de 141 dianas en 268 partidos.

O Baixinho: el hombre de los goles maravillosos

Romario es una leyenda viviente del balompié. A mediados de los años ochenta fue uno de los mejores talentos de la inagotable cantera brasileña, y gracias a sus destacadas actuaciones con el Vasco Da Gama, fue fichado por el PSV Eindhoven. En los Países Bajos se transformó en una auténtica figura, que le permitió convertirse por derecho propio, en un crack, a quien le quedó chica la liga neerlandesa. 

El antiguo internacional brasileño llegaba con promedio 0.62 goles, después de sumar 181 dianas en 292 partidos. Aquella  época consolidó al amazónico, como un excelso finalizador con exquisita técnica y pasmosa frialdad. 

Un Fenómeno para el recuerdo

Ronaldo Nazário vivió una experiencia muy similar a la de su compatriota Romario. Después de salir de Brasil, también disfrutó de su juego con el PSV Eindhoven, antes de recalar en el primer equipo de la entidad barcelonista, el cual fue dirigido por Sir Bobby Robson. El carioca después de destacarse con el Cruzeiro fue llamado a formar parte de la selección brasileña, que ganó el Mundial de EEUU 1994

Tras el triunfo en la Copa del Mundo, llegó a la liga de los Países Bajos para transformarse en una auténtica pesadilla para las defensas, y aunque una inoportuna lesión limitó su accionar durante su segunda campaña, lo que había hecho fue suficiente para llama la atención del Barça. 0.94 de promedio, que se traducen en 98 dianas en 104 encuentros. 

El goleador del último gran Ajax

Patrick Kluivert fue uno de los mejores futbolistas de la escuela ajacied. Su trabajo en las inferiores le abrió las puertas al primer equipo cuando Louis van Gaal estaba creando al equipo que maravillaría a Europa y al mundo a mediados de los noventa. Su gol en la final en Viena ante el AC Milán, lo impulsó hacia el olimpo con 18 años. 

Después pasó al club milanista, pero en la Serie A no pudo sacar lo mejor de su fútbol para destacarse, y por tal razón desde San Siro le abrieron las puertas para que se fuera al FC Barcelona. La Pantera se viste de azulgrana no sin antes registrar los siguientes números: 0.46 de promedio, 62 goles y 135 juegos. 

Un león indomable para acompañar a Ronaldinho

Samuel Eto´o fue uno de los más peligrosos delanteros de los primeros años del siglo veintiuno. Sus temporadas con el Mallorca fueron sencillamente espectaculares, en especial las dos últimas, en las que se destapó como goleador y gran asistente. Su promedio de goles hasta ese momento fue de 0.36, gracias a a 74 tantos en 203 partidos.

Con esas actuaciones en la memoria, Joan Laporta lo fichó para su proyecto deportivo. El nueve de Camerún se vistió de corto en el Camp Nou, para formar parte de una de las duplas de ataque más importantes del club. 

El símbolo gunner se marcha a la Ciudad Condal

Thierry Henry fichó por el FC Barcelona, en la recta final de su gloriosa carrera. Le faltaba la Champions League y por eso mudó todo su talento, para ponerse a la orden de Frank Rikjaard primero y Josep Guardiola después.

Antes de esos años, el exinternacional francés logró promediar 0.48 goles con 257 dianas en 531 encuentros. Ya no era el crack que decidía partidos por su propia cuenta, pero aún era un puñal gracias a su juego vertical y velocidad. Fue uno de los partícipes del sextete culé en 2009. 

Simplemente Zlatan

El talentoso y siempre polémico Ibrahimovic fue toda una revelación en sus primeros años como profesional. Destacó en su país natal, en el Malmö. Después recaló en el Ajax de Ámsterdam, un club idóneo para pulir sus habilidades y convertirse en un delantero que llamaba la atención de otros grandes de Europa. La Juventus se adelantó a todos, y se lo llevó por 16 millones. 

Después del escándalo del Calciopoli, se fue al Inter de Milán para seguir reinando en el fútbol italiano de la mano de José Mourinho. Hasta ese entonces dejó los siguientes registros: promedio de 0.43, 158 goles y 366 partidos. Esos guarismos le sirvieron para recalar en el equipo de Pep Guardiola.

El pistolero y un tridente para el recuerdo

Luis Suárez es un producto de la cantera del Nacional. Su buen quehacer en el histórico club uruguayo, le permitió jugar en Europa. El Groningen y el Ajax de Ámsterdam fueron los encargados de terminar de moldear su gran talento. El Liverpool tocó a su puerta, para intentar ganar la primera Premier League de los reds, y aunque no lograron ese objetivo, el charrúa se transformó en un implacable goleador.

Desde el Gran Parque Central hasta Anfield Road, Suárez registró un promedio de 0.60 con 220 goles en 364 juegos. El salteño llegó para formar el mejor tridente ofensivo de la historia del FC Barcelona, junto a Lionel Messi y Neymar

El gran sacrificado con la llegada de Lewandowski

Otro gran atacante, que ha estado en la élite en los últimos años. Comenzó su carrera profesional en varios clubes franceses, hasta que recaló en el Borussia Dortmund. En Alemania, Aubameyang se volvió una estrella y certificó que se trataba de un grandísimo delantero, capaz de destruir a las defensas rivales gracias a su endiablada velocidad y capacidad de anticipación. 

Sus buenos años en la Bundesliga, le permitieron irse al  Arsenal y aunque sus últimos días con los gunnersno fueron los mejores, por los problemas extra deportivos, sin duda alguna el gabonés fue la gran figura del conjunto londinense durante un buen tiempo. Desde Francia hasta su llegada a Emirates Stadium totalizó 286 goles y 557 juegos para dejar promedio de 0.51.

¿Quién fue el mejor?

Robert Lewandowski registra 509 dianas en 678 partidos, sin incluir su paso por cuarta y tercera división. A partir de su estancia en la segunda categoría del balompié polaco, comenzamos a sumar los tantos y los encuentros. El promedio del internacional de Polonia es de 0.75 por juego.

Por lo tanto, el ganador sin duda alguna es Sándor Kocsis. El difunto atacante, que perteneció a la mejor generación de futbolistas de Hungría, se monta en lo más alto de este podio gracias a su promedio de 0.97 goles por partido. 

La segunda posición pertenece a Ronaldo, con 0.94 tantos de promedio y en el tercer puesto se ubica el austríaco Hans Krankl, con un promedio de 0.90 goles por encuentro. @mundiario

¿Robert Lewandowski es el mejor delantero contratado por el Barça?
Comentarios