Buscar

MUNDIARIO

River Plate vence a Boca y se corona en el Santiago Bernabéu

El equipo de Marcelo Gallardo ha conquistado por cuarta ocasión la Copa Libertadores, el torneo más importante del fútbol sudamericano, tras derrotar 3-1 (5-3 en el resultado global) al eterno rival en el alargue. La Superfinal se tiñó de rojo y blanco.

River Plate vence a Boca y se corona en el Santiago Bernabéu
River Plate, campeón de la Copa Libertadores 2018. / @CONMEBOL
River Plate, campeón de la Copa Libertadores 2018. / @CONMEBOL

El campeón de América se ha decidido en Europa, y otras ironías de la vida y el fútbol. Finalmente, la inédita e interminable Superfinal de la Copa Libertadores tiene un vencedor: River Plate. El equipo dirigido por Marcelo Gallardo ha conquistado por cuarta vez el torneo más importante del fútbol sudamericano, luego de vencer 3-1 (5-3 en el resultado global) al eterno rival, Boca Juniors, en la prórroga. La final se tiñó de rojo y blanco.

Luego de haberse suspendido hasta en dos ocasiones (la primera vez, por fuertes lluvias y la segunda, por violentos incidentes), la final de la Libertadores más aplazada y polémica en la historia de la competición se jugó en España. Y no podía ser en un estadio distinto al mítico recinto del Real Madrid, al que ambos equipos llegaron sin percances.

Una Superfinal de menos a más

Pese a la euforia y la expectación que había generado la Superfinal de la Copa Libertadores, no obstante, se vivió un partido con poco y nada de fútbol, que no estuvo a la altura de lo que fue el encuentro de ida. En líneas generales, el duelo entre los dos titanes del balompié argentino estuvo marcado por disputas entre rivales y balones al aire. Lo mejor quedaría guardado para el final, desde luego. 

En un primer tiempo apagado y bastante difícil de digerir, Boca sacó ventaja de un River igual de dormido y falto de ideas, sobre todo. Al filo del descanso, Darío Benedetto abrió el marcador. El delantero xeneize aprovechó un gran pase en profundidad del uruguayo Nahitan Nández para dejar atrás en velocidad a sus marcadores y definir con clase ante Franco Armani. El fútbol le dio una revancha al ariete bostero, que en la Bombonero había errado una jugada similar que hoy, en el Bernabéu, no perdonó.

En el complemento, se vio una mejor versión de River. El Millonario saltó al césped del Bernabéu con una mejor actitud y eso se vio reflejado en su juego. Los dirigidos por el Muñeco Gallardo tuvieron más llegada tras el descanso y apunto estuvo de anotar tras un disparo de Ignacio Fernández, ligeramente desviado. No fue sino hasta el minuto 68cuando River igualó el marcador gracias a una gran triangulación que culminó en el gol de Lucas Pratto. El ex São Paulo impactó con fuerza para batir a Andrada, al que no le quedó de otra que ir a buscarla al fondo de la red.

De ahí en más el encuentro levantó el nivel y las dos escuadras bregaron para conquistar la red contraria. Sin embargo los 90 minutos terminaron igualados dando entrada así a los 30 minutos del alargue, donde Boca se quedó con 10 tras la expulsión de Barrios en los primeros 15 de adición. El duelo se definió en la segunda mitad del alargue. A los 190 minutos del partido, River empezó a celebrar el título gracias a un testarazo de Juan Fernando Quintero desde la frontal del área. El colombiano recibió y sin pensárselo dos veces, se perfiló y mandó a guardar el esférico en toda la escuadra de Andrada, para anotar el que hasta ahora es el gol de su vida.

Tras el 2-1 de River, el conjunto xeneize se lanzó al ataque, Andrada incluido, quedando expuesto a las contras del Millonario. Y los pupilos de Gallardo finiquitaron el encuentro con el 3-1 definitivo que llegó tras un tiro de esquina repelido por Armani. Gonzalo Martínez se fue solo frente a un arco bostero sin custodia para sentenciar el partido. Título y alegría plena para River tras una prórroga de infarto. @mundiario