La RFEF evade más responsabilidades y mantiene el Clásico para el 18-D

Jugadores del Real Madrid en su última visita al Camp Nou. / Twitter
Jugadores del Real Madrid en su última visita al Camp Nou. / Twitter
La federación comunica que la seguridad en el estadio no le corresponde a ella y deja todo en manos del Barcelona y las autoridades catalanas.
La RFEF evade más responsabilidades y mantiene el Clásico para el 18-D

El Clásico del fútbol español se mantiene en pie para el 18 de diciembre próximo, es decir el miércoles de la semana entrante. Así lo ha ratificado la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que ante las amenazas de algún atentado de parte de la organización Tsunami Democrátic se limitó a asegurar que la seguridad del evento no le corresponde. En un comunicado, los directivos del fútbol nacional explicaron que la Policía catalana no les ha dado ninguna orden de posponer o cancelar el partido, por lo que el mismo sigue en pie. En todo caso, la seguridad de aficionados, jugadores y directivos depende directamente del club que recibe el choque, en este caso el Barcelona y de las autoridades locales, recuerda la RFEF.

El artículo 42.3 de los Estatutos de la federación reza lo siguiente: "Con independencia del ejercicio de las facultades disciplinarias que son propias de los órganos federativos de esta naturaleza, corresponden a la RFEF, por sí o a través del órgano en quien delegue (el Comité de Competición), las siguientes competencias: Suspender, adelantar o retrasar partidos y determinar la fecha y, en su caso, lugar de los que, por causa reglamentaria, razones de fuerza mayor, o disposición de la autoridad competente, no puedan celebrarse el día establecido en el calendario oficial o en las instalaciones deportivas propias". No obstante, As cita a sus fuentes en la federación para explicar que "no se aplicará el artículo 42.3 "salvo que la Policía lo solicite por escrito alegando razones de seguridad o de posibles desórdenes públicos graves".

Con esto, la alta autoridad del fútbol español se desmarca de lo que suceda dentro o fuera del estadio Camp Nou, limitándose únicamente a lo que suceda directamente en el terreno de juego. Si llegara a haber invasión de campo, el árbitro del encuentro, Hernández Hernández, podría suspender el mismo basándose en el artículo 5 del Reglamento. Posteriormente, el Comité de Competición deberá determinar las consecuencias de ello. Dentro de las medidas se contempla incluso cambiar la sede para la reanudación del choque. "Corresponde también a la Federación (a los árbitros o al Comité de Competición) decidir sobre dar un encuentro por concluido, interrumpido o no celebrado, cuando cualquiera circunstancia haya impedido su normal terminación, y, en caso de acordar su continuación o nueva celebración, si lo será o no en terreno neutral y, en cualquiera de los dos casos, a puerta cerrada o con posible acceso de público". @mundiario

La RFEF evade más responsabilidades y mantiene el Clásico para el 18-D
Comentarios