No renovar a Dembélé podría traerle muchos dolores de cabeza a Laporta

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. / 
jlaportaoficial
El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. / jlaportaoficial
Si finalmente el veloz extremo francés no se queda en Barcelona, el mandatario tendrá que activar las negociaciones con Raphinha, cuyo traspaso rondaría los 70 millones de euros
No renovar a Dembélé podría traerle muchos dolores de cabeza a Laporta

Joan Laporta se encuentra entre la espada y la pared cuando se habla de Ousmane Dembélé. El presidente del FC Barcelona sabe que tiene el tiempo en contra, para cerrar cuanto antes la renovación del francés, porque sabe perfectamente que si lo mantiene en la plantilla, tendrá muchas más oportunidades para fichar al defensa central que desea su técnico. Jules Koundé quiere salir del Sevilla, pero desde las oficinas del Sánchez Pizjuán no se lo pondrán nada fácil; José Castro exige dinero puro y duro, y no quiere saber nada de pagos en cómodas cuotas, ni de futbolistas como parte de la operación.

Con el Chelsea dudando entre Éder Militao y Matthijs de Ligt, el deseo del zaguero se centra en los blaugranas, pero todo dependerá en gran medida de la renovación de su compatriota, y de la venta de Frenkie de Jong que tampoco termina de cuajar. Si Dembélé abandona el Camp Nou, Laporta se vería obligado a buscar a Raphinha, aunque como informó Fabrizio Romano, el Leeds pide unos 70 millones de euros para dar el visto bueno al traspaso. 

Tal y como lo mencionó MUNDIARIO, el club británico ahora mismo no tiene necesidad de vender, pero si soltaron a Kalvin Phillips por poco más de 50 millones, el brasileño que es el buque insignia no saldrá por menos. En tal sentido, las aseveraciones hechas por Romano están alineadas con esa realidad, y por consiguiente Laporta tendría que hacer un esfuerzo económico grande, pero asumible siempre y cuando se activen las palancas económicas. 

¿Cuáles son las consecuencias de esa negociación?

Si finalmente el Barça contrata a Raphinha, esos millones que invirtieron pueden hacer falta para otros para otras operaciones, como la de Koundé y la de Robert Lewandowski, cuyo precio sigue subiendo cada vez que hay novedades. 

Ni hablar de las repercusiones para sacar a Bernardo Silva del Manchester City. Los cerca de 100 millones que pedirán los citizens, sencillamente serían prohibitivos, incluso aunque se selle el adiós de Frenkie hacia Old Trafford. Sin duda, Joan Laporta tendrá que hacer magia para complacer a Xavi Hernández; el barcelonismo debe cruzar los dedos para que Dembélé renueve, aunque eso implique subir un poco más su oferta para que se quede. @mundiario

No renovar a Dembélé podría traerle muchos dolores de cabeza a Laporta
Comentarios