Buscar

MUNDIARIO

El Real Madrid revive y gana el Clásico en el Camp Nou

Con marcador de 3-1 el conjunto de Zidane se impuso al FC Barcelona, los blancos demostraron que se puede reaccionar a tiempo y que no pueden.

El Real Madrid revive y gana el Clásico en el Camp Nou
El Real Madrid se impuso al FC Barcelona 3-1. / RPC
El Real Madrid se impuso al FC Barcelona 3-1. / RPC

Ante todo pronóstico, incluso con la sombra de dos derrotas consecutivas, una de ellas tan reciente en Liga de Campeones, no impidió que el Real Madrid reviviera en su visita al Camp Nou. Seguramente nadie se esperaba este resultado, pero es real, con autoridad el cuadro blanco se impuso 3-1 ante un FC Barcelona que guerreó y peleó en todo momento, no regaló nada el conjunto de Koeman, pero indudablemente fue más contundente el cuadro de Zidane.

Créanlo o no, llámenlo superstición, cábala, pero indudablemente Sergio Ramos es un talismán para el Real Madrid. Con el capitán en el césped, el juego de los madridistas es otro, se percibe más seguridad en la zaga y el orden en el resto de los jugadores, llegó el camero como salvador de sus compañeros, incluso marcó un gol, de penalti, pero igual vale y mucho, tres puntos de oro que suman los de Chamartín lejos de casa y nada más y nada menos que en un campo minado como lo es el estadio blaugrana.

El Real Madrid se impuso al FC Barcelona en el Camp Nou. / Twitter

El partido fue parejo, con mucha emoción como suele ser un Clásico, había muchas expectativas en la previa, especialmente por el bajo rendimiento que había mostrado el Madrid. El Barça por el contrario llegaba con la emoción del gran juego que disputaron en Liga de Campeones el pasado martes, pero se encontraron con un rival que se creció justamente cuando tenía que hacerlo.

Ronald Koeman ya demuestra que serán titulares aquellos que demuestren que están en forma y cuyo rendimiento sobresalga en cada encuentro, por ello salió con una alienación que quizás no sorprendió mucho: Neto en el arco, ya que aun no se ha recuperado Ter Stegen, en la zaga arrancó como titular Serginho Dest, Piqué, Lenglet y Jordi Alba. En el doble pivote Busquets y De Jong, en el medio Pedri, Coutinho y Ansu Fati, mientras que Messi solo en punta como un centro delantero. Griezmann que sigue sin convecer a Koeman inició desde el banquillo.

Por supuesto Zidane tampoco sorprendió con su tradicional 4-3-3, con Courtois en la portería, Nacho en la derecha de la zaga, Ramos que se recuperó a tiempo para aportar su liderazgo y fortaleza en el centro de la defensa, Varane y Mendy en el lateral derecho. En el medio Kroos, Casemiro y Valverde, dejando en ataque a Asensio y Vinicius por los costados con Benzema en el centro de la delantera.

No hay duda que un Clásico es de alto voltaje desde que se escucha el pitazo inicial,  pero difícilmente alguien habría imaginado que tras cinco minutos de juego el Real Madrid se colocaría delante en el marcador, tras una galopada de Benzema por la derecha, metió un balón al hueco, que le ganó la espalda a Piqué, llegó pajarito Valverde quien cazó el balón a la carrera y disparó sin piedad, Neto no pudo llegar, se adelantaban los blancos 1-0.

Pero la respuesta culé no tardaría, y justamente el jovencito Ansu Fati, la estrella emergente del club blaugrana, igualó las acciones tres minutos después, tras una jugada que comenzó Messi con un pase de cucharita a Jordi Alba, quien avanzó sin piedad por la banda y lanzó un llamado pase de la muerte que llegó a los pies de Ansu Fati quien resolvió con garra para colocar el 1-1.

Si bien ambos equipos iban jugando muy a su estilo, por minutos dominaban los culé, por otro los blancos también jugaba muy bien dominando el balón, incluso hubo opciones para ambos, por supuesto el partido comenzó a tornarse rudo y Martínez Munera comenzó a levantar la mano en varias ocasiones para sacar tarjeta amarilla y calmar las aguas en Camp Nou. Llegó el descanso y el marcador igualado.

Otro Madrid

Para la segunda parte se evidenció que Zidane tuvo una charla contundente con sus jugadores, porque llegaron con más intensidad, por supuesto el Barça seguía dominando más, aunque les faltaba ese gol que les diera más seguridad para mantener controlado a su rival, Coutinho y Messi estaban descontrolados, es decir, nadie podía neutralizar su perfecta combinación buscando los goles, incluso tuvo el brasileño una clara que remató con la cabeza pero sin suerte.

Los de Zidane perdían el balón con facilidad, sin embargo en una de esas llegadas a territorio culé, llegó un balón colgado al área y Sergio Ramos cayó al suelo, si bien Martínez Munera no vio la falta, desde el VAR le llegó el aviso que el capitán blanco fue derribado tras un agarrón de Lenglet y se decretó la pena máxima. ¿Quién cobró el penalti?, sí, adivinaron, fue el propio Ramos, quien no falló a pesar que Neto le adivinó el disparo. Pero se cumplía la teoría, con el camero en juego el Real Madrid es otro, se adelantaron los de Chamartín 2-1. Desde la temporada 2006-2007, no se pitaba un penalti a favor del cuadro merengue en Camp Nou.

Realizó Koeman sus cambios para tratar de contrarrestar el golpe anímico tras el segundo tanto de los blancos. Sorprendió la salida de Ansu Fati quien fue el más incisivo en el ataque blaugrana, entró Griezmann, pero una vez más el francés no aportó nada para su equipo. Zidane también movió al equipo, Valverde se retiró agotado y entró Luka Modric, también salió Nacho lesionado y Lucas Vásquez ocupó su lugar, mientras que Rodrygo sustituyó a Asensio.

Justamente uno de los cambios de Zidane no defraudó, nuevamente Modric respondió al llamado, ya en el ocaso del partido, ya cuando el Barça trataba de buscar el empate, llegó el croata y ya en el minuto 90 dio la estocada final, con un golazo tras una jugada que comenzó con Vinicius, quien disparó y el meta culé repelió el tiro, pero permitió que Rodrygo recuperara el balón, se lo dejó a  Modric, quien burló a Neto con bailecito, enchufó el balón  con el exterior, con muchísima clase y se gritó gol que retumbó en Camp Nou, caía herido de muerte FC Barcelona.

Martínez Munera añadió cinco minutos, pero se quedó corto el Barça, no pudo pelear más contra su archirrival.  Para Zidane una gran bocanada de oxígeno y tranquilidad, tras las dos derrotas que traía consecutiva, ganar el Clásico y en Camp Nou es un logró que le amplía el crédito al técnico blanco. Para Koeman un duro golpe en su primer duelo ante el Real Madrid, sin embargo, esto no deja en duda su excelente trabajo tras su llegada al banquillo del club catalán, pero tendrá que remar fuerte para el resto de los encuentros. Ahora es que queda temporada. @mundiario