El Real Madrid se quedó frío y en blanco en Pamplona

El Real Madrid no pudo contra la nieve, el frío y el Osasuna. / RR.SS.
El Real Madrid no pudo contra la nieve, el frío y el Osasuna. / RR.SS.

No se puede decir que Filomena fue la protagonista del partido, pero la baja temperatura, la nieve y un Osasuna ordenado en defensa, evitó que el conjunto merengue pudiera llevarse el encuentro.

El Real Madrid se quedó frío y en blanco en Pamplona

El Madrid se dejó dos puntos en El Sadar. El estadio de la capital de Navarra, hogar del Osasuna siempre es un recinto difícil para los equipos visitantes, el Real Madrid tiene un historial de resultados adversos, por supuesto, en condiciones climáticas normales. Pero este sábado la nieve y la baja temperatura hicieron más difícil el encuentro, que probablemente pudo haberse postergado.

Por supuesto la principal culpable del empate sin goles en Pamplona no es Filomena, al Real Madrid se le atragantan los goles ante equipos que saben como cerrarse desde atrás y mantener el orden defensivo, si no, pregúntenle al Cádiz, al Alavés, al Elche y por ende al Osasuna.

Los de Zidane lo intentaron por todas partes, Marino, Benzema, incluso Ramos haciendo las veces de 9, buscaron el gol por distintos costados, pero nunca llegó el ansiado tanto para evitar un empate que sabe a derrota para los blancos y dejó satisfechos a los navarros. Al conjunto visitante le anularon dos tantos por fuera de juego de Benzema y sin derecho a objeción, porque está bien señalada la infracción.

Por supuesto siempre queda el enfado tras un resultado así, pero más aún por las condiciones en las que se jugó el partido, porque si bien el conjunto de casa desplegó un operativo para remover la nieve del césped y dejar el campo lo más apto posible para el encuentro, tras el paso de una máquina quita nieve, la realidad es que comenzó a caer la nieve y bajó la temperatura, el césped se convirtió en una suerte de pista de hielo, era más fácil jugar al Hockey que al fútbol, fue difícil para los 22 jugadores mantenerse en pie y hacer un buen partido, ni el Osasuna ni el Real Madrid se merecían jugar así.

Sin duda los negocios son más importantes que el buen desarrollo de un partido, desde el viernes LaLiga presionó para que el Real Madrid viajara un día antes y no este sábado como es lo habitual, el horario del encuentro se mantuvo a pesar de los pronósticos de nevada y bajas temperaturas, realmente tarjeta roja para los dirigentes de LaLiga.

Desde lo deportivo, gran trabajo del Osasuna por mantener el orden defensivo y evitar que el Real Madrid desplegara su ataque. Para Zidane, una vez más sus cambios y dibujo táctico dejaron evidencia que falta profundidad en la plantilla. Hazard sigue sin alcanzar el nivel esperado, sigue confiando en Isco, Asensio mostró hambre y ganas pero fue sustituido, en la delantera recurrió a Mariano que ha jugado poco o nada.

Para el entrenador francés y su tropa, ahora queda encarar la semifinal de la Supercopa de España ante el Athletic de Bilbao, en caso de avanzar tratar de buscar el primer título en juego de la presente temporada y quizás podría darse un Clásico en la final, pero por lo pronto no hay que adelantarse, que en el camino siempre hay sorpresas.  @mundiario

El Real Madrid se quedó frío y en blanco en Pamplona
Comentarios