El Real Madrid se coloca líder en la clasificación de 'equipo más respetuoso' de la liga

Penalty indirecto de Messi y Suárez
Penalty indirecto de Messi y Suárez. / RRSS

Tras la indecente demostración de chulería de la delantera del Barcelona, el Real Madrid se afianza en la primera posición del premio al equipo más respetuoso de la Liga.

El Real Madrid se coloca líder en la clasificación de 'equipo más respetuoso' de la liga

Está feo decirlo pero si algo he aprendido desde la llegada del clan portugués al Real Madrid es que la humildad es de hipócritas. O sea que me lanzo con todo. A lo Mourinho.

Cuándo iba a la escuela siempre fui el más listo de mi clase. Ni el más estudioso, mi el más bueno, pero sí el más listo. La imposibilidad de los profesores de ni siquiera acercar a mis compañeros a mi nivel hacía que algunos de manera consciente y otros sin darse cuenta, intentaran sin éxito todo tipo de medidas para bajarme a la media: hubo quien le recomendó a mis padres que no incentivaran mi curiosidad en casa porque si no sabría más que el resto y me aburriría en la escuela; otros trataban de encorsetarme dentro de un sistema que no era para mi, como el que intenta meter toda el agua del mar en un vaso; y por último, los más envidiosos, me puteaban de manera continuada. 

Los resultados fueron reveladores: pese a sus incesantes intentos nunca me pudieron poner al nivel del resto, pasé por ocho escuelas en diez años y desarrollé un odio incurable por cualquiera que se hiciese llamar ‘profesor’, que se hizo extensivo con el tiempo a cualquier autoridad especialmente cuando viste de negro, pero mis ex-compañeros más o menos exitosos a nivel económico siguen a la zaga.

Sirva este speech inicial para contextualizar la situación actual del fútbol español y en particular de todos esos ‘profesores’ que ponen en peligro el futuro del deporte despreciando el talento de los mejores y equiparándolo al abuso y a la falta de respeto. Esos catedráticos de la mediocridad que putean al alumno talentoso para que su estudiante favorito - incapaz de llegar al nivel de aquel pese a que tiene un padre rico que le paga extra para que lo incentive - no se sienta acomplejado y para equiparar la media al respeto y el talento al insulto.

Los mismos que ven en la excelencia de Messi una humillación al rival, en los regates de Neymar una burla al incapaz y los que exaltan cualidades vulgares, comunes y terrenales mientras envilecen la excepcionalidad de lo nunca visto porque ni ellos ni sus protegidos se encuentran en disposición de subir el nivel o de mantenerlo.

Ya Pío Baroja señalaba hace más de un siglo que: “Hay siete clases de españoles… como los siete pecados capitales. A saber: 1] Los que no saben; 2] Los que no quieren saber; 3] Los que odian el saber; 4] Los que sufren por no saber; 5] Los que aparentan que saben; 6] Los que triunfan sin saber, y 7] Los que viven gracias a que los demás no saben”

Ayer, tras la exhibición de la delantera del Barcelona podemos homologar al apesebrado colaborador/tertuliano madridista a cualquiera de estas siete categorías. Bueno, a todas menos a la cuarta, porque el sufrimiento que alguno pudiera tener derivado de su profunda estupidez se desvanece con los 150 euritos por sesión que les pagan por el show.

Por cierto, también era el más guapo de mi clase. @SirDanielC

>Este artículo también ha sido publicado en la web del autor http://www.bloggol.es

 

El Real Madrid se coloca líder en la clasificación de 'equipo más respetuoso' de la liga
Comentarios