TOKIO 2020

¿Por qué no se cancelan los Juegos Olímpicos? La respuesta en cifras

Juegos Olímpicos. Twitter @juegosolimpicos
Juegos Olímpicos. / Twitter @juegosolimpicos
Los Juegos Olímpicos siempre han sido un gran negocio, de hecho, el más importante de la industria deportiva: los números mandan en este evento.
¿Por qué no se cancelan los Juegos Olímpicos? La respuesta en cifras

Los Juegos Olímpicos siempre han sido un gran negocio, de hecho, el más importante de la industria deportiva: los números mandan en este evento. Sin embargo, durante más de un año, un conjunto diferente de cifras ha llegado a dominar las discusiones sobre Tokio 2020: el aumento de los casos de coronavirus y la escalada de los factores de riesgo. 

A pesar de estas preocupaciones, los JJ.OO. siguieron adelante: la última prueba fue el anuncio de que no habrá público. Pero ¿por qué no se suspenden las Olimpiadas por completo? Un informe del observatorio Sport Hub Innovation ofrece cifras que nos ayudarán a entenderlo.

Para empezar, el nuevo estadio nacional de Tokio quedará vacío en la ceremonia de inauguración, con lo que la inversión realizada se irá, literalmente, a la basura. La cifra, un récord incluso para los presupuestos olímpicos, ha aumentado en 4.500 millones de dólares solo en el último año. 

Pero también hay razones más allá de la pasión por el deporte: el daño a la reputación de Japón, además de la pérdida de dinero, será incalculable. Sport Hub Innovation destaca que gran parte de las ventajas que los hoteleros o los restaurantes de Tokio podían esperar por la celebración de los Juegos ya se han evaporado, ya que en marzo los organizadores prohibieron el acceso de extranjeros e incluso de los visitantes olímpicos autorizados para disfrutar los encantos de Tokio.


Quizás también te interese: 

Los Juegos Olímpicos se enfrentan a otra amenaza para la salud pública


 

¿Otra razón? La cantidad potencial de ingresos por derechos de televisión que el Comité Olímpico Internacional (COI), que organiza y dirige los Juegos, tendría que devolver si las Olimpiadas no se celebraban. La cifra representa el 81 por ciento de los ingresos del COI. Las empresas patrocinadoras suponen cientos de millones de dólares más y una cancelación habría significado que esas empresas también podrían solicitar reembolsos.

Asimismo, es preciso tener en cuenta que se han vendido los derechos de retransmisión de los juegos de verano en Estados Unidos y que estos se encuentran entre las propiedades deportivas más valiosas del mundo y que los ingresos publicitarios que producen regularmente los convierten también en los más rentables. 

En marzo de 2020, NBC Universal, que tiene los derechos de transmisión de las Olimpiadas en Estados Unidos, anunció que había vendido 1.450 millones en publicidad para los Juegos Olímpicos de Tokio. Esto superó la cantidad vendida para los Juegos Olímpicos de Río de 2016, que habían generado 1.820 millones de dólares en ingresos totales para la compañía y 450 millones de dólares en beneficios.

Y ni siquiera el retraso de un año puede perjudicar los resultados de la NBC.  Jeff Shell, el director ejecutivo de NBC Universal, dijo en una reciente conferencia de inversores que, dependiendo de las audiencias, los Juegos Olímpicos de Tokio “podrían ser los Juegos Olímpicos más rentables en la historia de la compañía”.
Para muchos comités olímpicos, la generosidad del COI —que paga todo, desde los costos administrativos hasta las subvenciones para la formación y los programas de desarrollo de los jóvenes— es un salvavidas financiero vital. En la isla caribeña de Santa Lucía, por ejemplo, la financiación del COI representa alrededor de una cuarta parte de los 800.000 dólares de ingresos anuales del comité olímpico nacional.

Pero los países más grandes también cuentan con los fondos. A principios de este año, la Asociación Olímpica Británica planteó en su informe anual la posibilidad de un colapso financiero si se cancelaban los JJ.OO., lo que crearía una incertidumbre material que podría arrojar dudas significativas sobre la capacidad de la empresa para continuar como negocio en marcha.

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos obligó a miles de atletas —unos 11.100 para las Olimpiadas y otros 4400 para los Juegos Paralímpicos, que en conjunto representaban a más de 200 países— a poner sus vidas en espera durante 365 días y a volver a comprometerse con otros 12 meses de entrenamiento. 

Para los atletas olímpicos que han dispuesto toda su vida para perseguir sus sueños, los Juegos Olímpicos lo son todo. Pueden abrir la puerta a oportunidades de patrocinio, a dinero de bonificación por medallas, a carreras posteriores a la competición. Para muchos, también ofrecen la rara oportunidad de actuar ante un público mundial. @mundiario 

¿Por qué no se cancelan los Juegos Olímpicos? La respuesta en cifras
Comentarios