Inglaterra rompe su maleficio y gracias a un penalti avanza a la final

Harry Kane celebra con sus compañeros el gol que les dio el triunfo. / Twitter
Harry Kane celebra con sus compañeros el gol que les dio el triunfo. / Twitter
El cuadro inglés contó con el apoyo de su público y la suerte de su lado tras un penalti discutible a los 102 minutos, que les permite alcanzar la primera final europea en su historia.
Inglaterra rompe su maleficio y gracias a un penalti avanza a la final

Se rompió la maldición. Por primera vez en su historia la Selección de Inglaterra disputará una final de Eurocopa, la tropa de los tres leones se impuso con marcador de 2-1 frente a su par de Dinamarca en la semifinal del certamen europeo en su edición 2020. La inspiración de jugar en casa, ante su público, en el mítico Estadio de Wembley y un poco de fortuna, permitió a la tropa británica romper una maldición, ya que desde 1996 no había logrado pasar de esta instancia. 

Gareth Southgate, entrenador de la Selección de Inglaterra. / Twitter

Gareth Southgate se convierte en el primer entrenador del combinado inglés en alcanzar una final con la Selección en una Eurocopa, ya que en 1968 la selección inglesa cayó en semifinales, posteriormente volvió a disputar la misma instancia en la edición de 1996 justamente cuando el torneo se disputó en Inglaterra y una vez más se quedaron a las puertas de llegar a la final. Ahora 25 años después se logró el objetivo. 

Quizás la suerte, algo de inspiración y la ayuda arbitral fueron puntos a favor del cuadro inglés, si bien futbolísticamente la tropa de los tres leones lució superior a su rival la dinamita roja, un gol en propia puerta del cuadro escandinavo a los 40 minutos metió de nuevo en el partido a Inglaterra, la jugada decisiva fue ese penalti dudoso a los 102 minutos de la prórroga que dejó en ventaja a los locales. 

Momentos claves 

Se adelantó la dinamita roja en la primera media hora del partido, un tiro libre directo bien ejecutado por el delantero Mikkel Damsgaard, quien la golpeó con la cara externa del pie y la coló casi centrada pero con una rapidez extraordinaria, el portero Pickford la rozó pero no pudo evitar el 1-0 y todo Wembley se quedó en silencio. 

Seguía el sufrimiento inglés y su maldición de las semifinales europeas, pero eso no impidió que la tropa de los tres leones continuara en la búsqueda del empate, a los 39 minutos Raheem Sterling en un claro mano a mano ante Schmeichel disparó sin piedad ante el meta danés, pero este detuvo el balón de forma magistral. 

Pero en esa misma jugada llegó el premio a la insistencia de los ingleses, minuto 40 y Kane filtró un pase espectacular para Sterling, pero Kjaer se anticipa y se desliza para evitar que el balón llegue al jugador inglés pero el balón se incrustó en propia puerta para el 1-1 que devolvía a Inglaterra a la vida. 

Segunda mitad pareja   

No hubo cambios en el marcador durante la segunda mitad, el partido estaba para cualquiera, aunque en desgaste los daneses lucían más cansados, mientras que la selección de los tres leones tenía mejor ritmo, dominio con el balón, pero sin poder encontrar algún espacio en la defensa de la dinamita roja. 

Como era de esperar ya se perfilaba la prórroga en el ambiente y los minutos fueron avanzando sin un claro dominador, los guardametas de ambos conjuntos eran protagonistas evitando cualquier daño, el primer combinado que marcase el gol seguramente tendría asegurado el triunfo. 

El polémico penalti

Comenzó la prórroga, el tiempo de descanso permitió oxigenar a ambas escuadras, aunque más lo necesitaban los daneses, quienes arrancaron el alargue dispuestos a buscar el gol y evitar la fatídica tanda de penaltis, sin embargo cuando el reloj marcaba 102 minutos, Sterling se coló en el área rival y consigue sacar un penalti totalmente discutible, el colegiado estaba atento y justo en el área.

La dinamita roja protesta tras la decisión del árbitro. / Twitter

Harry Kane fue el encargado de lanzar la pena máxima, Schmeichel detuvo el balón, pero el rechace permitió que el capitán inglés disparara de nuevo al arco y esta vez el balón si entró para el 2-1. 

Schmeichel detiene el penalti ejecutado por Harry Kane. / Twitter

Sin duda esta jugada cambió el partido, un golpe para los daneses que si bien ya lucían agotados y claramente dominados por la tropa inglesa, no se esperaban que una decisión arbitral los condenara en el encuentro. @mundiario

Inglaterra rompe su maleficio y gracias a un penalti avanza a la final
Comentarios