Buscar

Mi pequeño homenaje a Johan Cruyff, que he sido cruyffista antes que futbolero

Cuando Cruyff llegó al FC Barcelona yo tenía ocho años y a partir de ese momento me hice futbolero, culé y cruyffista, y me encargué de transmitir esa pasión.

Mi pequeño homenaje a Johan Cruyff, que he sido cruyffista antes que futbolero
Johan Cruyff. / www.worldofjohancruyff.com/es/
Johan Cruyff. / www.worldofjohancruyff.com/es/

Firma

Alejandro D. Guimaraens

Alejandro D. Guimaraens

El autor, ALEJANDRO D. GUIMARAENS es analista deportivo de MUNDIARIO, donde colabora desde su fundación, en 2013. Coordina el área de Deportes en la edición de GALICIA. @mundiario

Jueves 24 de marzo de 2016. Estoy en mi casa y con apenas cinco minutos de diferencia me entran en el móvil dos mensajes de whatsapp:

13:44: "Se ha muerto Cruyff" (acompañado del emoticono con la carita triste). Mi hijo Alex, que viajaba desde Madrid hacia La Coruña para pasar aquí la Semana Santa se entera de la noticia, para el coche y me escribe.

13:50h: "Ele!!! Día triste, fallece el inventor". Mi sobrino Lucas me escribe prácticamente al mismo tiempo, nada más y nada menos que desde la Sunshine Coast australiana.

Ninguno de los dos vio jugar a Johan Cruyff. Mi hijo Alex, de 31 años, sí conoció al Dream Team entrenado por el holandés. Mi sobrino Lucas - 18 años - no... y le llama el inventor. Yo descubrí el fútbol con ocho años cuando Cruyff llegó al FC Barcelona en 1973. Y a los dos les transmití mi pasión por un genio del balón, el único en la historia que consiguió cambiar el fútbol primero como jugador y después como entrenador. Y los dos se enteran de su fallecimiento antes que yo y son los que me lo comunican al mismo tiempo... como diría el maestro: gallina de piel.

En el prólogo de su libro Fútbol. Mi filosofía Cruyff escribió: "[El fútbol es] un juego maravilloso y simple que debe generar, sobre todo, mucho placer". Gracias a Cruyff he vivido momentos y sensaciones inolvidables, que se los he contado y los he compartido con esos dos locos maravillosos que he mencionado antes. Porque, como yo, son futboleros y culés, pero antes de eso son cruyffistas. Puede que ellos no sepan el motivo, pero yo sí cuando veo sus caras mientras ven jugar al Barça.

En estos días se está debatiendo en el FC Barcelona sobre cuál será el mejor modo de recordar la figura de Johan Cruyff. Se habla de bautizar con su nombre el nuevo estadio, de retirar su camiseta o de levantar una estatua al lado de la de Kubala. En mi opinión, el mejor homenaje que se le podría hacer al inventor - como bien lo denominó mi sobrino - sería que el club siguiese siempre la filosofía de juego de Cruyff... porque con él empezó todo.

loading...