Pablo Torre tendrá que conformarse con un lugar en el filial del Barça

Pablo Torre, centrocampista culé, quien tendrá que jugar en el filial tras no tener sitio en el primer equipo. / @fcbarcelonanoticias
Pablo Torre, centrocampista culé, quien tendrá que jugar en el filial tras no tener sitio en el primer equipo. / @fcbarcelonanoticias
El joven y talentoso centrocampista cántabro no tiene sitio en el primer equipo, por lo que en Can Barça esperan que el futbolista se mantenga activo y no pierda su progresión.
Pablo Torre tendrá que conformarse con un lugar en el filial del Barça

Cuando hay que aplaudir se aplaude y cuando hay que criticar se critica. Así debería hacerse las cosas siempre, pero cuando alguien está acostumbrado al halago y más que todo al halago fácil, cuando ocurre todo lo contrario a veces se siente señalado o aún peor, probablemente cree que la crítica es destructiva. A Joan Laporta y a Mateu Alemany hay que darle las gracias por devolverle la ilusión al socio, por tomar decisiones duras en momentos comprometidos para el club como fue el caso del adiós de Lionel Messi, pero en algo ha patinado el mandatario azulgrana y ese algo es el manejo del caso de Pablo Torre.

El cántabro es un centrocampista muy bueno, de los mejores mirlos surgidos de la cantera del Racing de Santander, un club que ha formado a muy buenos futbolistas, quienes han salido de sus campos para intentar comerse al mundo vistiendo la camiseta blaugrana como: Iván De La Peña, Peru Zaballa, Marcos Alonso (padre del actual lateral del primer equipo), Juan Carlos Pérez.

El chico se nota que tiene ángel y que apunta buenas maneras, pero también como es lógico toda perla necesita ser pulida y ese proceso es poco probable que ocurra en el primer equipo dirigido por Xavi Hernández, justamente cuando el club ha hecho un verano espectacular en materia de fichajes, y que entre otros contrató a Franck Kessié para reforzar a la zona medular, que ya contaba con fenómenos de la categoría de Pedri y Gavi, sin olvidar que además están Sergio Busquets y Frenkie de Jong.

Un canterano blaugrana como Nico González se tuvo que ir para buscar tiempo de juego en el Valencia, una decisión necesaria para que el talento del futbolista gallego no se estancara con muchos partidos viéndolos desde el banquillo o peor aún, desde la grada. Ahora el joven despunta en el equipo de Mestalla dirigido por Gennaro Gattuso y cuando termine su cesión, el Barcelona recibirá a un jugador más hecho, más maduro que le puede ofrecer una sana competencia a los monstruos que están en la plantilla.

Si eso se aplicó con Nico, por qué no se aplicó la misma estrategia con Torre. El Racing estaba dispuesto a abrirle las puertas y si la dirección deportiva conjuntamente con Xavi no quería que jugara en segunda división, no era para nada imposible conseguirle acomodo en un equipo de la Primera División como el Mallorca, Elche, Girona o incluso en el mismo Valencia, pero no lo hicieron y ahora lo máximo que puede hacer es jugar en el filial bajo las órdenes de Rafa Márquez y entrenar con el primer equipo. 

Nico González, jugador culé cedido en el Valencia. / Superdeporte
Nico González, jugador culé cedido en el Valencia. / Superdeporte

Esta decisión lamentablemente perjudica el desarrollo del prometedor futbolista y que dicho sea de paso, a pesar de su juventud y sus ganas de deslumbrar en la capital catalana, no tuvo ningún problema en aceptar una cesión para continuar un año más sumando minutos de juego importantes para su crecimiento deportivo, aunque sea en la Liga Smartbank. @mundiario

Pablo Torre tendrá que conformarse con un lugar en el filial del Barça
Comentarios