Buscar

MUNDIARIO

El origen del blanco de Alemania, el naranja de Holanda y el azul de Italia

Estas selecciones, contrario a la tradición, no visten con los colores de sus banderas, sino en honor a la realeza, pese a que Alemania e Italia son repúblicas.
El origen del blanco de Alemania, el naranja de Holanda y el azul de Italia
Alemania y Holanda, una de las rivalidades más añejas de selecciones europeas. / Twitter
Alemania y Holanda, una de las rivalidades más añejas de selecciones europeas. / Twitter

Las camisetas de las selecciones nacionales están mayormente basadas en las banderas de los países a los que representan. Por ejemplo, Argentina desprende su diseño de su pabellón albiceleste al igual que Estados Unidos, por mencionar dos ejemplos claros. Sin embargo, algunas selecciones como Alemania, Italia y los Países Bajos usan colores que no tienen nada que ver con su símbolo patrio. ¿Por qué?

Alemania

Alemania siempre ha llevado indumentaria blanca y con ella ha paseado su poderío en Eurocopas y Copas del Mundo. El origen de este color se remonta al siglo pasado. Resulta que la bandera actual del país (negro, rojo y dorado a franjas horizontales) no fue presentada sino hasta 1919, cuando la federación llevaba ya 19 años de haber sido fundada. A la sazón, la identidad del país se asociaba con el Reino de Prusia y la Casa Hohenzollerns. que tenían el blanco como color principal. A continuación la bandera:

Blanco y negro, justo como las camisetas legendarias de la selección. Tras años ya con su nuevo estandarte, la camisola ha variado notablemente e incluye hoy en día decoración con los colores de la bandera en el pecho, pero el blanco tradicional se mantiene.

Italia

Como aficionado a las camisetas y sus diseños, tengo esta máxima de que pase lo que pase, sea el torneo que sea, Italia siempre irá bien vestida. Sus acertados y hermosos diseños en azul son ya conocidos en todo el mundo y con ellos sus leyendas han levantado nada menos que cuatro Copas del Mundo. Sin embargo, ese azul dista mucho del verde, rojo y blanco de su bandera.

La razón es también por motivo de la realeza. Es cierto que hoy en día Italia es una república, pero para principios del siglo pasado, la bota todavía contaba con un rey. Así, la selección adoptó, desde la primera década de los 1900, el color azul del estandarte de la casa real de Saboya, de la que era integrante su rey Víctor Manuel III. Este color resistió incluso a la presión de nada menos que de Benito Mussolini, quien, como parte de su aparato propagandístico, intentó vestirlos de negro.

Estandarte de la casa real de Saboya.

Países Bajos

Y por último, el Reino de los Países Bajos. Para muchos considerada como una de las selecciones con las que el fútbol siempre ha estado en deuda, el equipo viste un imponente y clásico anaranjado por el que han desfilado leyendas del juego como Johan Cruyff, Marco van Basten, Ruud Gullit y un largo etcétera.

Sin dar mayores rodeos, la misma federación confesó a BBC a las puertas del Mundial de Brasil 2014 que el naranja fue elegido a partir del color oficial de la Familia Real.

@bilderjager en @mundiario